El activismo es más que alinearse con una causa, es crear un impacto en las vidas de aquellos que más lo necesitan. Al crecer en el sur del Bronx, el Sr. Dominguez desarrolló una aguda percepción de los ciclos sistemáticos que evitan que las comunidades puedan disfrutar de un ambiente sano en donde prosperar y criar a sus hijos. Impulsado por sus experiencias del pasado y motivado por su deseo de hacer justicia, él superó las circunstancias difíciles y trabajo sin descanso para convertirse en la voz de quienes no tienen voz.

El Sr. Dominguez comenzó su carrera como trabajador social ayudando a las personas con enfermedades mentales y a las personas sin hogar acá en Atlanta. Luego de la Escuela de Derecho, él comenzó su carrera legal como asistente legal de la jueza superior Anne Elizabeth Barnes del Tribunal de Apelaciones de Georgia. Más tarde, él se convirtió en un defensor criminal, antes de abandonar su práctica y ejercer como fiscal del estado. Como fiscal, él adquirió mucha experiencia en los juicios con jurado. A pesar de su gran éxito enjuiciando y condenando a los individuos que atemorizaban a la comunidad, él adquirió una reputación por ser un fiscal consciente, distinguiendo la creación de oportunidades para aquellos que necesitaban una segunda oportunidad. Su trabajo como fiscal se extiende por diferentes condados metropolitanos de Atlanta, incluyendo Rockdale, DeKalb, y Clayton; brindándole el honor y la distinción de ser el primer fiscal latino en la historia de estos circuitos judiciales.

El Sr. Dominguez hizo luego la transición al derecho civil como un abogado defensor para varias grandes corporaciones y compañías aseguradoras. Hoy, como un abogado demandante se especializa en casos de lesiones personales, negligencia en seguridad y derechos civiles, en donde él está en condiciones de utilizar su conocimiento previo para el bien de sus clientes. A Miguel lo apasiona más su trabajo luchando a favor de las víctimas de crímenes violentos, quienes han sido gravemente heridas o asesinadas en vecindarios atestados de crímenes, mientras que los dueños de los complejos de apartamentos y los moteles se lucran.

El Sr. Dominguez indiscutiblemente ha cambiado las reglas de juego en las cortes, pero también ha sido igual de feroz afuera en la comunidad. Siempre teniendo presente sus propios orígenes humildes, el proporciona servicios legales pro bono a los delincuentes juveniles, utilizando su experiencia como fiscal con el fin de proporcionarles a los jóvenes en situación de riesgo una segunda oportunidad para que se vuelvan miembros productivos y exitosos de la sociedad, logrando que se supriman sus registros criminales. A Miguel también se le solicita frecuentemente dar conferencias en escuelas, centros de detención para jóvenes y reuniones de pandilleros, en donde ha compartido su experiencia como un joven vulnerable que se convirtió en abogado, líder de la comunidad y padre; retando constantemente a los jóvenes para que sueñen más allá de sus circunstancias inmediatas. El Sr. Dominguez también trabaja estrechamente con la Fundación de Abogados Voluntarios DeKalb, proporcionando servicios legales pro bono para las víctimas de violencia doméstica.

El Sr. Dominguez ha sido admitido para ejercer frente a la Corte Suprema de los Estados Unidos de América. Él ha ejercido como presidente en el pasado en la Asociación de Abogados DeKalb y ha sido designado para ejercer en el comité para promover la inclusión en la profesión del Colegio de Abogados de Georgia. También ha sido reconocido como uno de los “Mejores abogados de la nación: 40 abogados menores de 40 años” por el Colegio de Abogados Nacional, ha sido honrado por Georgia Trend como uno de los “40 mejores y brillantes de menos de 40 años,” ha recibido el “Premio de Guerrero Legal” por su trabajo en la comunidad por la Asociación de Abogados DeKalb, y ha sido catalogado como una “estrella en ascenso” por Super Lawyers. Pero por encima de todo esto, Miguel es un amigo dedicado y un hombre de familia.