Nuestros abogados tienen décadas de experiencia manejando casos de maltrato de personas mayores. Tenemos los recursos para ayudar a los residentes de hogares geriátricos y a sus familias con cualquier reclamación. Aunque cada caso es diferente, nuestros abogados han conseguido liquidaciones significativas. Nuestro objetivo no sólo es recuperar compensación para los residentes de asilos abusivos, sino también disuadir a otros asilos en el país de funcionar así.

¿Sospecha que su ser querido está siendo abusado o descuidado? Complete nuestro formulario y le haremos una evaluación inicial del caso, en forma gratuita, sin que esto implique una obligación de su parte.

¿Cómo podemos ayudar a hacer justicia en un asilo?

Nuestros abogados pueden denunciar el abuso en asilo a las autoridades competentes y dar los pasos apropriados para asegurar que sus derechos sean protegidos en caso de que el reporte de abuso se pierda o cambie. Es importante documentar toda la información pertinente al incidente porque los reportes detallados motivan investigaciones más frecuentemente.

Después de que un abogado le informa al asilo de las alegaciones pendientes, la mayoría de las veces el asilo intenta llegar a un acuerdo para no llevar el caso ante un tribunal. Cuando se llega a un acuerdo, la parte perjudicada puede recuperar compensación por sus daños, mientras la residencia ahorra tiempo y recursos. Sin embargo, nuestros abogados se sienten orgullosos de llevar hasta a las corporaciones más grandes a los tribunales. También tenemos acceso a expertos médicos que pueden testificar si es necesario, y explicar cómo las lesiones de nuestros clientes están conectadas a la negligencia del asilo.

Bases para casos de abuso en asilo

  • Contratación negligente: Los asilos tienen una obligación de contratar personal que es calificado, que tenga las licenciaturas necesarias para los puestos para los cuales fueron contratados, y que no tenga antecedentes de abuso en un asilo. Cuando un asilo no cumple con la revisión de antecedentes obligatoria de sus empleados y los residentes sufren como resultado de ello, el asilo puede ser sujeto a una demanda.
  • Falta de personal suficiente: El riesgo de abuso en asilo y negligencia es mucho mayor cuando no hay personal suficiente en un asilo. Los residentes son vulnerables a la negligencia porque los empleados no pueden pasar un periodo de tiempo adecuado con cada residente.
  • Capacitación deficiente: En algunos casos, los empleados de un asilo no son capacitados adecuadamente para trabajar con residentes incapacitados o rebeldes, y entonces no proveen el nivel de cuidado requerido por la ley y la familia.

¿Quien es responsable por el descuido de un residente?

Los asilos tienen la obligación de proteger sus residentes y por eso pueden ser responsables por las acciones de terceros dentro de la residencia. Por ejemplo, si un residente es lastimado por otro residente, o un invitado de otro residente, es posible que un tribunal encuentre al asilo responsable si no brindaron la seguridad adecuada para prevenir ese tipo de incidente.

Si se puede mostrar que un asilo o sus empleados han sido negligentes, ellos pueden ser hechos responsables por cualquier daño resultante. Los daños y perjuicios incluyen gastos médicos, dolor y sufrimiento, desfiguramiento e incapacidad. Algunos estados también permiten penalidades por daños para disuadir al acusado y a otros de actuar en la misma manera, pero ésto es excepcional.

Los residentes de asilos tienen derecho a autonomía, dignidad y privacidad. Cuando un empleado del asilo viola uno de estos derechos, el asilo puede ser responsable.

Las residencias y los asilos con asistencia médica están obligadas a asegurar que las medicinas y dosis adecuadas sean administradas a los residentes según indicadas. Cuando hay un error de medicamento que lastima a un paciente, esto quiere decir que la víctima y su familia tienen derecho a demandar a la parte negligente. Los culpables pueden ser el médico que escribió la receta, la farmacia o el farmacista, o el asilo.

Casos de abuso que investigamos:

Abuso físico:

El abuso en asilo físico no se limita a la violencia o contacto físico; también incluye la alimentación forzada, la falta o tardanza en alimentación, la sobremedicación, y el uso excesivo de restricciones químicas o físicas.

Abuso emocional:

Abuso mental o emocional en un asilo se refiere a degradación verbal o amenazas, aislamiento, comentarios sarcásticos o insultos. También se refiere a manipulación emocional, que ocurre cuando un empleado influye a un residente engañosamente para su propio beneficio. Por ejemplo, residentes pueden ser manipulados a ignorar ciertas formas de abuso en asilo porque tienen miedo de que no serán alimentados, bañados o acicalados. Además, los residentes pueden ser manipulados a actuar de manera que no creen “dificultades” para los empleados, pero que pueden ser dañinas para ellos mismos. Por ejemplo, un residente de un asilo puede temer preguntar por un vaso de agua porque no quiere ser regañado o golpeado. Como resultado, pueden deshidratarse o desnutrirse. Residentes también pueden ser amenazados a quedarse callados sobre el abuso en asilo. Las señales de advertencia en los residentes sufriendo de abuso emocional son menos obvias, pero incluyen recogimiento, altibajos emocionales, baja autoestima, aislamiento involuntario, confusión inexplicable, ansiedad, depresión, y conductas extrañas como chupar, morder o mecer.

Abuso sexual:

Cuando un residente es forzado o engañado a participar en contacto sexual no deseado o cuando el individuo es demasiado débil o enfermo para dar consentimiento, esto es abuso en asilo sexual. Un residente puede ser abusado sexualmente por un empleado, otro residente, un visitante, un desconocido, o un miembro de la familia.

Abuso financiero:

El abuso en asilo financiero ocurre cuando la persona responsable por monitorear las finanzas de una persona mayor abusa de este poder y comete malversación (robo) de fondos, propiedad o otros activos. Algunos ejemplos son el pago retrasado de facturas, el uso personal de fondos, el cobro de cheques sin permiso del residente, y la falsificación de firma para ganar acceso a fondos o posesiones. También cuentan como abuso en asilo aprovecharse del poder de representación para promoción personal y engañar al residente para que firme un testamento, contrato, u otro documento legal.

Negligencia:

Cuando el cuidador de un anciano falla en tomar el nivel de cuidado esperado de una persona en su puesto, esto es abuso en asilo; la definicion de negligencia. Algunas de las clases de negligencia en asilo más comunes son: la falla de asistir con higiene personal, falla de proveer comida, ropa o cobijo suficiente, falla en proveer tratamiento médico adecuado y fallo de resolver riesgos de salud y seguridad.