Lina M. López se convirtió en abogada para ayudar a la gente. Siente que hay muchas personas que no tienen voz para hacer sus reclamos. Al igual que sus padres, Lina es una inmigrante. Sus padres fueron tratados diferente por no saber hablar inglés. No recibían pago por horas extra de trabajo y fueron engañados frecuentemente por vendedores. Lopéz creció entonces con la firme creencia que cada persona, no importa el color, el credo o la cultura, tiene derecho a expresarse y ser escuchado, y esa es la razón por la que se convirtió en abogada.

Nacida en Bogotá, Colombia, su familia emigró a los Estados Unidos en 1975. Creció en Tampa, Florida, y asistió a la Universidad del Sur de Florida, donde obtuvo su grado en criminología. Después de graduarse, Lina trabajó para el Departamento de Niños y Familias como investigadora en casos de abuso infantil, y luego continuó sus estudios. En 1999, Lina empezó a estudiar en la Escuela de Derecho de la Universidad de St. Thomas, donde obtuvo su doctorado en el 2001.

Lina López empezó su carrera en una firma de abogados de demandas con base en Lakeland, en Tampa. Ejerció en el área de demandas de trabajadores por compensación y seguro social, y luego pasó a demandas por daños personales. Ella ha estado ejerciendo el derecho por 12 años como fiscal de compensaciones para la región Central de Florida. Lina López ha sido admitida para ejercer ante los Tribunales Estatales de Florida y la Corte de los Estados Unidos en el Distrito del Centro de Florida.

Lina está muy entusiasmada de ser parte del equipo de abogados hispanos de Morgan & Morgan, abogados.com y de poder servir a hispanos como ella. Especialmente hoy en día, que el tema de inmigración es tan importante en este país, ella piensa que las personas de habla hispana deben tener una voz legal.