Los abogados para un caso Marítimo y Almirantazgo de Morgan & Morgan saben muy bien que los trabajadores del mar suelen enfrentar condiciones muy peligrosas de trabajo. Por tanto, a menudo también están en riesgo de sufrir lesiones. Las lesiones sufridas en alta mar, o a bordo de un buque, pueden ser graves. Estas pueden ocasionarle enormes cargas emocionales y financieras tanto la parte lesionada como a su familia.

Nuestros abogados se dedican a ayudarle a aliviar esta carga al adherirse a todas las vías posibles de compensación. Manejamos reclamos que involucran lo siguiente: violaciones de la Ley Jones y violaciones de la Ley de Compensación de Trabajadores de Longshore and Harbor (LHWCA por sus siglas en inglés). Así como también, negación de compensación legítima, negación de beneficios por lesiones, problemas de mantenimiento y cura y muerte injusta.

Si usted o un ser querido resultó herido mientras estaba en el mar, o a bordo de un barco, es posible que pueda valerse de un recurso legal para cobrar una indemnización por sus pérdidas. Ello en virtud de las leyes marítimas estatales, federales o internacionales. Si usted cree que puede iniciar un reclamo por lesiones marítimas, o si está listo para presentar otro reclamo por lesiones personales, complete nuestro formulario gratuito de evaluación de casos. Revisaremos su reclamo sin costo y sin obligación para ver si nuestros abogados pueden ayudarlo.

¿Quién puede presentar un reclamo por lesiones marítimas?

Una persona que sufre una lesión mientras trabaja en alta mar, o mientras está a bordo de un buque, puede presentar un reclamo de compensación laboral o un reclamo por negligencia.

Reclamaciones de compensación para trabajadores. Una persona lesionada puede presentar una reclamación de compensación para trabajadores bajo la ley estatal o federal para recibir beneficios. Incluyendo el tratamiento médico.

Reclamos de negligencia. Alternativamente, el agraviado puede presentar un reclamo contra un empleador, un tercero o una compañía de seguros de navegación. Para prevalecer, el demandante tiene que demostrar que el acto de negligencia realizado por un tercero le provocó sus lesiones. En ciertos estados, para probar negligencia, el demandante debe demostrar que:

  • El acusado debía velar por el cuidado del demandante.
  • Ese deber de cuidado fue violado.
  • La negligencia de la persona acusada fue la causa del accidente.
  • Las lesiones fueron el resultado de ese accidente.

La evidencia que puede ser útil para probar negligencia incluye: fotografías de la lesión o daño a la propiedad. Así como también, videos o fotografías de la escena del accidente. Y, en caso de tenerlas, declaraciones o testimonios de testigos oculares e informes policiales. Ponerse en contacto con un abogado con experiencia en asuntos de casos marítimo y almirantazgo también puede ayudar a las personas a comprender sus derechos bajo las leyes marítimas federales, estatales e internacionales, al igual que el recopilar la documentación necesaria para presentar un reclamo exitoso.

¿Qué es la Ley Jones y cómo puede un abogado ayudarme a presentar un reclamo?

Antes de que se promulgara la Ley Jones, los marineros y marinos tenían recursos limitados para atender las lesiones sufridas en el mar. En respuesta a la preocupación nacional sobre la salud de los marineros y miembros de tripulación, la Ley Jones amplió las cláusulas de protección existentes en virtud del derecho marítimo y almirantazgo. Ahora proporciona una causa de acción por negligencia para “cualquier marinero” herido “en el curso de su empleo”. Nótese que esta ley aplica siempre y cuando el buque haya estado navegando en el momento de la lesión.

Según la Ley Jones, los marineros tienen derecho a un tratamiento médico inmediato como resultado de una lesión o enfermedad. Así como también al mantenimiento y a la cura, independientemente de quién haya tenido la culpa. La ayuda y los beneficios de la Ley Jones están disponibles para cualquier marino que pase al menos el 30% de su tiempo a bordo de una embarcación de la Marina Mercante.

Según la Ley Jones, los marineros tienen derecho a un tratamiento médico inmediato como resultado de una lesión o enfermedad.

Los trabajadores pueden presentar un reclamo contra un empleador negligente, o contra el propietario del barco alegando que la embarcación no estaba en condiciones de navegar. Las reclamaciones que pudiesen no estar cubiertas por la Ley Jones pueden presentarse contra un tercero que haya contribuido a una lesión o enfermedad.

Por ley, las reclamaciones presentadas en virtud de la Ley Jones deben hacerse dentro de un cierto período de tiempo después de la lesión. La persona lesionada debe probar que la otra parte tuvo la culpa de la lesión. Los daños por pérdidas económicas y no económicas, pasadas y futuras, pueden recuperarse como resultado de la falta de navegabilidad del buque.

Solicitar la ayuda de un abogado experimentado que esté bien familiarizado con la Ley Jones puede hacer que el proceso de presentar un reclamo sea menos estresante. Especialmente cuando la lesión requiere una cantidad sustancial de tiempo y atención del reclamante. Recopilar pruebas, tomar declaraciones de testigos y preparar un reclamo puede ser una tarea difícil. Tener un abogado que esté familiarizado con el almirantazgo y la ley marítima puede marcar la diferencia en el resultado final del caso.

Ley de Base de Defensa

La Ley de Base de Defensa le brinda protección y compensación a los empleados civiles que trabajan en bases militares fuera de los Estados Unidos. La ley somete a militares y contratistas en el extranjero a las mismas reglas de compensación para trabajadores, requisitos de seguro y beneficios que la Ley de Compensación para Trabajadores de Longshore y Harbor.

Bajo la Ley de Base de Defensa los siguientes empleados están cubiertos:

  • Empleados que trabajan en bases militares, aéreas o navales de Estados Unidos, fuera de los Estados Unidos. Incluidas las bases ubicadas en territorios estadounidenses.
  • Empleados que trabajan en proyectos de obras públicas fuera de los Estados Unidos bajo contrato con cualquier agencia federal.
  • Empleados que trabajan fuera de los Estados Unidos en proyectos financiados por el Gobierno Federal en virtud de las disposiciones de la Ley de Seguridad Mutua de 1954. La cual prevé la venta de equipos o servicios militares a los aliados estadounidenses.
  • Empleados que trabajan para empresas estadounidenses que brindan asistencia moral o social. Así como también servicios similares a las fuerzas armadas fuera de los Estados Unidos.

Reclamación de lesiones por cruceros

Nadie espera sufrir una lesión mientras está en un crucero. Sin embargo, los accidentes pueden ocurrir, y, de hecho, ocurren. En general, los cruceros se consideran “transportistas comunes”. Lo que significa que están obligados a ejercer un “deber especial” más allá del cuidado razonable de sus pasajeros. Los cruceros deben tener el mayor cuidado posible para proteger a sus pasajeros de daños físicos.

También tienen la obligación de garantizar que sus pasajeros lleguen al puerto de manera segura. Cuando el crucero no cumple con este deber y un pasajero resulta lesionado, este puede ser responsable de los daños resultantes. Si usted se lesionó en un crucero es posible que pueda presentar un reclamo contra el propietario del barco o de la compañía del crucero.

¿Qué es la inseguridad en el mar?

El propietario de un buque tiene el deber absoluto de proporcionar un buque que esté en buenas condiciones para navegar. Un barco está en condiciones para navegar si “está razonablemente en forma para el uso previsto. Si está equipado adecuadamente, si posee un equipo de seguridad, si tiene una tripulación competente y si es un lugar seguro para vivir y trabajar”.

Un barco en condiciones de navegar puede volverse no apto si se desarrolla una situación peligrosa en alta mar. Los propietarios de la embarcación pueden ser considerados responsables de las lesiones resultantes de la navegabilidad de la embarcación. Viendo estas diferencias se puede notar la gran diferencia que seria tener de su lado un abogado con experiencia en casos de tipo Marítimo y Almirantazgo.

Mantenimiento y cura

El mantenimiento y la cura están legalmente disponibles para quienes sufren accidentes marítimo y almirantazgo. Todos los marineros heridos en embarcaciones durante el curso de su empleo.

El mantenimiento requiere que el empleador proporcione una asignación diaria que cubra los gastos de manutención incurridos mientras el marino esté en tierra y no pueda trabajar. Los tribunales han declarado que la asignación debe ser suficiente para cubrir los costos de las necesidades básicas para la supervivencia. Incluyendo “alquiler, servicios públicos, costo de transporte, alimentos y más”. Es deber de los empleadores proporcionar este subsidio hasta que el trabajador esté en condiciones de cumplir con su deber. O, hasta que haya alcanzado la máxima mejoría médica. Si un empleador no proporciona una asignación adecuada, el marino herido puede apelar a un recurso legal.

El mantenimiento requiere que el empleador proporcione el pago por la atención médica adecuada. Tal como hospitalización, medicamentos, pruebas de diagnóstico, fisioterapia, rehabilitación. Además de todas las demás necesidades médicas razonables y necesarias hasta que el marino se recupere por completo. Los empleadores que no brinden el tratamiento médico adecuado pueden ser considerados como responsables si la lesión o la enfermedad empeora.

A menudo, las reclamaciones de mantenimiento y cura se presentan junto con las reclamaciones de la Ley Jones.

Ley de Compensación de Trabajadores Portuarios

La Ley de Compensación de Trabajadores Portuarios, también conocida como Ley de Compensación de Trabajadores Longshore y Harbor (LHWCA por sus siglas en inglés), es un programa federal de compensación de trabajadores. El cual les brinda protección por lesiones laborales y enfermedades ocupacionales a todos los estibadores y trabajadores de puerto calificados. Si un trabajador marítimo se lesiona en el trabajo, o si las lesiones tenían una “relación tradicional con el empleo marítimo y almirantazgo”, pueden ser elegibles para recibir ayuda.

Cobertura

Protegidos por la ley encontramos a:

  • Los trabajadores marítimos que participan en operaciones en la costa,
  • Trabajadores que realizan trabajos en el puerto,
  • Aquellos quienes cargan y descargan embarcaciones,
  • Quienes trabajan en la construcción o reparación de embarcaciones, o en la construcción marítima en general.

Sin embargo, no están cubiertos por la ley quienes:

  • Los trabajadores marítimos que participan en la carga, descarga o reparación de un buque de menos de 18 toneladas,
  • Los empleados del Gobierno, e
  • Personal administrativo y empleados de la marina que no están involucrados en la construcción o expansión de la marina.

Beneficios por Lesiones Marítimo y Almirantazgo

Al sufrir un accidente de tipo Marítimo y Almirantazgo usted podría recibir los siguientes beneficios.

  • Atención médica. Los empleados lesionados tienen derecho a un tratamiento médico. Así como a suministros y servicios relacionados con la lesión y rehabilitación vocacional. Al igual que los gastos de viaje incurridos por dicho tratamiento. Según la LHWCA, los trabajadores lesionados pueden recibir tratamiento con el médico de su elección.
  • Compensación por discapacidad. La compensación otorgada a un trabajador discapacitado está determinada por varios factores. La discapacidad puede clasificarse en: discapacidad total permanente y temporal total, discapacidad total permanente y total temporal, discapacidad parcial permanente, discapacidad parcial permanente y no programada, y discapacidad parcial permanente para los jubilados. Cada clasificación tiene sus propias regulaciones con respecto a la compensación.
  • Beneficios por fallecimiento. Los miembros de la familia pueden recibir costos funerarios de hasta $3,000. Las viudas pueden recibir el 50% del salario semanal del empleado hasta su muerte, o hasta su nuevo matrimonio. Si es el único sobreviviente, el primogénito puede recibir el 50% del salario semanal del empleado. Otros niños recibirán 66% y dos tercios del salario semanal del trabajador dividido en partes iguales.

¿Cómo puede un abogado ayudarme a presentar un reclamo a largo plazo?

Determinar sus derechos bajo la LHWCA puede ser un proceso difícil. Nuestros abogados con experiencia en lesiones marítimas pueden ayudarlo investigando el incidente. Recolectando declaraciones de testigos y cualquier documento o informe relevante para ayudar a fundamentar su reclamo.

Además, hay pasos obligatorios que un trabajador marítimo y almirantazgo lesionado debe tomar en las etapas iniciales de la presentación de un reclamo. Nuestros abogados pueden ayudarlo a agilizar el proceso y también ayudarlo con cualquier papeleo que deba completarse.

Pasos a seguir si se lesiona en el trabajo

  1. Notifíquele al empleador que se ha lesionado inmediatamente y solicite un Formulario LS-1 si requiere un tratamiento médico.
  2. Visite al médico de su elección para que evalúe su lesión.
  3. De aviso por escrito de la lesión o muerte dentro de los 30 días posteriores al accidente o lesión. Se otorga un tiempo adicional en aquellos casos en que se producen ciertos tipos de pérdida de audición y reclamos de enfermedades ocupacionales.
  4. El trabajador o beneficiario debe presentar un reclamo de compensación por escrito dentro de un año después de la fecha de la lesión. O, del último pago de la compensación. Las reclamaciones por enfermedades profesionales pueden presentarse dentro de los dos años.

Si usted es un trabajador marítimo y almirantazgo y ha resultado lesionado en el trabajo puede tener derecho a una indemnización por sus lesiones. Nuestros abogados marítimos pueden ayudarlo. Estamos aquí para ayudarle con una variedad de reclamos. Incluidos los accidentes automovilísticos, la negligencia médica, la compensación laboral y más. Complete nuestro formulario sin costo alguno y sin compromiso para obtener más información.