Un resbalón y caída es un asunto que debe ser tomado muy en serio, ya que puede resultar en graves lesiones, costosas facturas médicas, y complicaciones que podrían afectar nuestras vidas para siempre. Cuando estos siniestros ocurren como consecuencia del descuido del propietario o encargado de un sitio abierto al público, las leyes de los Estados Unidos protegen a la víctima, y un abogado será su mejor aliado para defender sus derechos y ganar compensación.

Los propietarios y encargados de los lugares abiertos al público tienen la obligación legal de mantener ciertos criterios de seguridad en sus espacios, a fin de evitar accidentes. Una superficie resbalosa, un hoyo, una alfombra en mal estado o un derrame de líquido son peligros latentes que deben ser remediados de inmediato, sin excepciones.

Cuando los responsables de un centro comercial, sala de cine, parque o edificio gubernamental, por citar algunos ejemplos, fallan en tomar estas precauciones y ocurre un accidente, la víctima o víctimas podrían ser compensadas teniendo en cuenta las facturas médicas, pérdida de ingresos, dolor, sufrimiento, y otros daños derivados del accidente.

¿Se ha lastimado en algún local abierto o centro comercial?

Si sufrió una caída tras un resbalón o tropiezo en un sitio público, es recomendable buscar un abogado inmediatamente, ya que es posible que tenga un caso legal para presentar una demanda de responsabilidad contra los encargados o propietarios del local y ganar compensación. Complete hoy nuestro formulario online para recibir una evaluación gratuita de su reclamo, sin obligación económica de su parte. Existe un límite de plazo para presentar una reclamo de este tipo, luego del cual será más difícil recuperar lo perdido, así que lo más recomendable es no esperar para averiguar cómo nuestros abogados le pueden ayudar.

Bases para una demanda por resbalones y caídas

A fin de preparar una estrategia legal que asegure una compensación que cubra todos sus daños, el abogado necesita comprobar que su accidente de resbalón y caída fue causado por condiciones peligrosas en la propiedad y que el propietario sabía de ellas. Las condiciones peligrosas deben constituir un riesgo inaceptable para las personas en la propiedad y deben ser condiciones que una persona sensata no hubiera podido anticipar. Esto quiere decir que la gente necesita tomar en cuenta y evitar los peligros que son obvios, como sostener las puertas de un ascensor o hacer uso indebido de las escaleras eléctricas.

Para comprobar que el propietario tenía previo conocimiento de las condiciones peligrosas, su abogado tendrá que demostrar lo siguiente:

  • El propietario creó las condiciones peligrosas.
  • El propietario sabía sobre estas condiciones y fue negligente al no repararlas.
  • La condición existió por un periodo de tiempo suficientemente largo para que un propietario sensato las descubra y corrija.

Para hacer a un propietario responsable por un accidente, debe ser predecible que su negligencia crearía el peligro en cuestión. En algunos casos, puede ser que su abogado logre comprobar negligencia demostrando que el acusado violó un estatuto relevante, como algún código de construcción.

¿Fue un descuido suyo?

Antes de iniciar acciones legales contra los encargados de un lugar, debemos asegurarnos de que el siniestro no fue provocado por un descuido de la persona afectada y que el motivo fue realmente una negligencia por parte de los encargados.

Estas son las preguntas que debemos hacernos:

  • ¿Había alguna advertencia, cartel o señal de que el lugar presentaba peligros?
  • ¿Una persona cuidadosa se habría percatado del peligro y lo habría evitado, o caminado más cuidadosamente para no resbalarse ni tropezar?
  • ¿Estaba usted distraído con algo, sin prestar atención hacia dónde iba?
  • ¿Estuvo saltando, corriendo o jugando de forma imprudente que hizo más probable la caída o tropezón?
  • ¿Tenía usted una razón legítima para estar en la zona peligrosa? ¿Era esta razón legítima algo que el encargado pudo anticipar?

No es necesario que usted demuestre a la compañía de seguros que fue cuidadoso, pero deberá reflexionar lo que pasó y explicarlo con claridad, de manera que la compañía de seguros entienda que usted no fue negligente.

Demostrando responsabilidades

Para poder hacer a alguien legalmente responsable por un resbalón, tropiezo o caída dentro de su propiedad, debemos demostrar una de las siguientes situaciones:

  1. El dueño del lugar o uno de sus empleados ocasionó el derrame, hoyo, obstáculo, o superficie peligrosa para andar a pie.
  2. El dueño del lugar y/o un empleado estuvieron enterados de la existencia de una situación peligrosa y no tomaron las medidas necesarias para remediar el problema.
  3. El dueño del lugar o un empleado debería haber sabido que había una superficie peligrosa porque una persona “razonable” a cargo de la propiedad la descubrió y reparó.

Una demanda por negligencia en la toma de precauciones por lo general busca establecer qué tan razonable fue el procedimiento seguido por el responsable y qué tan evitable pudo ser el accidente de haberse tomado otro tipo de medidas. Tras evaluar si las acciones tomadas por el dueño o persona a cargo fueron o no medidas razonables, las autoridades decidirán quién es el culpable.

Algunas preguntas que las autoridades tratarán de responder en base a las evidencias y declaraciones de testigos del incidente, son:

  • Si el accidente se dio porque usted tropezó o resbaló debido a un objeto colocado o dejado en el suelo, ¿había una razón válida para que dicho objeto esté allí?
  • Si usted se resbaló al pasar por una área mojada o se tropezó debido a un suelo o alfombra con huecos, ¿estuvieron las condiciones peligrosas allí por tiempo suficiente como para que el dueño supiera de ellas?
  • ¿Cuenta el dueño del lugar un procedimiento periódico para examinar, limpiar o reparar problemas en sus instalaciones? De ser el caso, ¿puede el dueño probar que este mantenimiento se dio?
  • ¿Existe un lugar más seguro donde el objeto que causó el accidente podría haber sido ubicado?  ¿O podría haber sido ubicado de manera más segura sin causar mayores inconvenientes o gastos al dueño o encargado de la propiedad?
  • ¿Pudo haberse prevenido el accidente colocando una advertencia o barrera?
  • Si antes hubo una razón válida para colocar el objeto en el lugar peligroso, pero aquella razón ya no aplica, ¿podría haberse retirado, cubierto o hecho más seguro?
  • ¿La mala iluminación contribuyó para que ocurra el accidente?

Si la respuesta es sí, y se cuenta con pruebas, es muy posible que las autoridades ordenen el pago de una compensación por daños para usted. ¡No espere más! Complete hoy nuestro formulario en línea y un miembro de nuestro equipo estará encantado de escuchar todos los detalles de su caso para evaluar sus opciones y caminos legales completamente gratis. En abogados.com hablamos español y sabemos cómo ganar.