Me lastimé en una piscina, ¿puedo reclamar compensación?

slip and fall

Bañarse en una piscina es una de las actividades más populares durante los meses de verano. En los Estados Unidos, es muy común que las ciudades y condados cuenten con piscinas públicas, abiertas al público en general. Existen también parques de diversiones privados que cuentan con piscinas y juegos de agua como toboganes y piletas, a los que toda familia puede acceder tras el pago de una entrada.

En todas las piscinas, la diversión y frescura están aseguradas, pero como casi todo en la vida, existen también riesgos de sufrir accidentes y lesiones. Primero que nada, los resbalones y caídas son comunes en los alrededores de toda piscina, ya que la gente ingresa y sale con el cuerpo mojado, formando charcos y superficies húmedas que pueden tornarse resbalosas. Es posible también sufrir daños ocasionados por los fuertes químicos utilizados en muchas piscinas para controlar hongos y bacterias. Ocurren también ahogos e incluso ha habido casos de electrocutamiento cuando las luces de una piscinas se encuentran cableadas de manera inadecuada.

¿De quién es la culpa?

Casi todos los peligros que mencionamos pueden ser evitados, tanto por los usuarios, mediante un uso prudente, como por los dueños o personas encargadas de mantener una piscina. Si sufrimos un accidente o lesión en una piscina, lo primero que debemos tener en mente es qué tanto de lo ocurrido fue culpa nuestra y qué tanto pudo ser prevenido por las personas encargadas mediante la toma de medidas de seguridad.


Si usted se lastimó en una piscina y busca iniciar un reclamo legal contra los dueños o concesionarios, su abogado necesitará establecer el grado de culpa , para lo cual es necesario esclarecer cuatro (4) elementos básicos:

Deber

Bajo el concepto de responsabilidad de propiedad, el dueño de un local o espacio comercial es responsable por las lesiones que ocurren dentro de ella. Los propietarios de un parque de agua o piscina, por ejemplo, tienen el deber legal de tomar medidas razonables para proteger a sus clientes o huéspedes de accidentes o lesiones, así como de informar de manera clara a los usuarios de los peligros conocidos.

Incumplimiento

Hablamos de incumplimiento cuando el propietario de un local abierto al público falta a su deber de mantener las medidas de seguridad en su piscina. Por ejemplo, si es que se utilizó un químico equivocado o una cantidad excesiva para desinfectar el agua. Quizás se olvidaron de colocar tapetes alrededor de la piscina para hacer que las superficies mojadas sean menos resbaladizas, o no colocaron carteles indicando la profundidad de la piscina o la edad mínima para entrar a nadar. Cualquiera de estas acciones, de ser demostradas, constituyen un incumplimiento del deber del propietario y podría servirle en la corte al momento de reclamar compensación económica por daños.

Daños

Su abogado le preguntará: ¿Qué tipo de daños sufrió usted? ¿Qué tan graves fueron los daños? ¿De qué manera estos daños le representaron gastos médicos, pérdida de salarios, dolor y sufrimiento? ¿Sufrió lesiones permanentes?

El daño sufrido tiene que ser relevante y suficientemente grave para tener la opción legal de reclamar compensación. Un rasguño superficial, un moretón o un buen susto, lamentablemente no serán motivo suficiente para emprender acciones legales.

Causalidad

Tras establecer que usted, de hecho, sufrió daños suficientemente relevantes, será necesario contar con pruebas concretas de que el daño sufrido fue una consecuencia directa de la falta al deber por parte del dueño de la piscina.

Por ejemplo, si es que se lesionó la cadera debido a que no habían tapetes -responsabilidad del dueño- y se resbaló tras pararse en una superficie resbalosa. O si se rompió una pierna tras zambullirse, ya que no existía un cartel indicando la profundidad de la piscina. Sin embargo, si la lesión se produjo debido a una conducta imprudente por parte suya, será complicado hallar responsabilidad del dueño y perseguir un caso para ganar compensación.

Busque ayuda

Como vemos, este análisis no es cosa fácil. Es necesario un estudio serio y profesional de todos los factores que, combinados, ocasionaron que usted sufra un accidente en la piscina, y una vez establecidas las responsabilidades, es necesario preparar las evidencias y armar una estrategia legal capaz de asegurar para usted la compensación justa. Y para ello, nadie podrá ayudarle más que un abogado con experiencia en resbalones y caídas.

En abogados.com le ofrecemos servicios legales para este tipo de casos. Nuestros abogados bilingües tienen años de experiencia y han ganando miles de dólares en compensación para sus clientes. Si usted se resbaló y cayó, llámenos ahora mismo. Gustosos escucharemos su caso y veremos cuáles son sus mejores opciones ante la ley.


 

Comments

comments