El abuso de poder está mal. Algunos de los abusos más atroces son los que cometen las fuerzas del orden actuando ilegalmente bajo la autoridad de su cargo. Afortunadamente, la Constitución de los Estados Unidos cuenta con la Declaración de Derechos Civiles. La cual garantiza a todas las personas de este país la protección contra la mala conducta del gobierno.

El derecho a no ser sometido a una fuerza excesiva, el derecho a no ser sometido a registros e incautaciones irrazonables y el derecho a no sufrir castigos crueles e inusuales son derechos fundamentales protegidos por la ley. Las violaciones de estos derechos son litigadas por el equipo de derechos civiles de Morgan & Morgan.

Específicamente, representamos a las víctimas de la brutalidad policial y el encarcelamiento injusto. Incluyendo a las víctimas de los disparos de la policía. Además, representamos a reclusos que fueron física y sexualmente abusados o asaltados por el personal. También podemos ayudar a los seres queridos de los reclusos que se suicidaron en la cárcel. También a los que resultaron heridos o muertos cuando se descuidaron sus necesidades médicas.

Nuestros abogados de derechos civiles están dirigidos por Adrian Mendiondo. Si cree que fue víctima de una violación de los derechos civiles, el Sr. Mendiondo y su equipo quieren escucharle. De forma similar a nuestras otras áreas de práctica, nuestro equipo de abogados de derechos civiles puede ser capaz de conseguir una compensación justa. La cual pueda cubrir facturas médicas, el dolor y el sufrimiento, los daños punitivos, y mucho más. Todo dependiendo de las circunstancias de su caso.

Mala Conducta Policial

Los casos más notables en los que los agentes de policía cometen violaciones de los derechos civiles son los tiroteos ilegales. En 2017, 987 personas murieron en tiroteos policiales, según la base de datos de disparos del Washington Post. Y muchos más tiroteos resultaron en lesiones catastróficas, pero no mortales. Algunos de estos usos de fuerza mortal estaban justificados, pero muchos no lo estaban.

La fuerza menos letal también puede causar lesiones catastróficas que alteran la vida. Cualquier uso de fuerza excesiva por parte de un oficial de policía es una violación de los derechos civiles de las víctimas. Independientemente del tipo de fuerza utilizada. No hay excusa para que los agentes de policía actúen con fuerza excesiva. Los agentes infractores deben rendir cuentas de sus actos ilícitos.

Otro tipo de mala conducta policial es la detención ilegal sin causa probable. Arrestar a una persona sin causa probable es lo mismo que un secuestro. Este tipo de acto puede tener consecuencias financieras, emocionales y físicas devastadoras para las víctimas. Las personas que son detenidas o encarceladas injustamente pueden tener derecho a una indemnización una vez que son exoneradas. Contáctenos para saber más acerca de cómo nuestros abogados de derechos civiles pueden ayudarle.

Las Libertades Civiles No se Pierden en Prisión

Cuando alguien está en la cárcel o en prisión, pierde su libertad, no sus derechos civiles. Lamentablemente, hay pruebas generalizadas de mala conducta por parte de personal carcelario y penitenciario corrupto. Aquellos que agrede física y sexualmente a los reclusos y descuida gravemente sus necesidades médicas.

En un informe de 2010 sobre la agresión física y sexual en las prisiones masculinas*, el 21% de los 6.964 reclusos que participaron en el estudio afirmaron haber sido agredidos físicamente por un funcionario. El 1,98% afirmaron haber sido agredidos sexualmente por un funcionario. En ambos conjuntos de estadísticas, las agresiones físicas y sexuales entre funcionarios y reclusos se produjeron con mayor frecuencia que las agresiones entre reclusos del mismo tipo.

Cabe señalar que todo contacto sexual entre los reclusos y el personal es ilegal, según determinó la Comisión Nacional de Eliminación de la Violación en las Prisiones (NPREC). La comisión se estableció después de que se aprobara la Ley de Eliminación de la Violación en las Prisiones de 2003. Fue establecida con el fin de establecer directrices para la ley.

Establecer que no hay contacto sexual aceptable entre los reclusos y el personal de la prisión es importante.

Esto se debe a un estudio citado en un informe de Mother Jones encontró que el 66 por ciento de los incidentes notificados de mala conducta sexual por parte del personal de la prisión implicaban a reclusos que “parecían estar dispuestos”.

La agresión sexual del personal penitenciario es aún más frecuente entre las reclusas. Las reclusas constituyen apenas el siete por ciento de la población carcelaria total, según Mother Jones. Sin embargo, representan el 33 por ciento de todas las víctimas de abuso sexual entre el personal y los reclusos. Es un porcentaje significativo para un grupo que constituye menos del 10 por ciento de la población carcelaria total.

Es posible que el índice de abuso sexual sea en realidad mucho más alto entre los reclusos de lo que se sabe. Ya que el NPREC también averiguó a través de su investigación que el abuso sexual de los reclusos no se denuncia. Hay varias razones por las que los reclusos no denuncian el abuso. Tales como el miedo a las represalias del autor. Ademas del deseo de no ser tachados de soplones, el sentimiento de vergüenza y humillación. Peor aún, no lo denuncian por las expectativas de que el personal no les ayude, según las conclusiones del NPREC.

La Indiferencia Deliberada es una Violación de los Derechos Civiles

Además de los actos de agresión física y sexual, el personal penitenciario también puede cometer violaciones de los derechos civiles al no actuar cuando debería hacerlo. Un ejemplo de indiferencia deliberada es cuando el personal penitenciario ignora conscientemente las graves necesidades médicas de un recluso. Esto da lugar a una lesión más importante. La que se habría producido de otro modo si el recluso hubiera recibido atención médica.

Otro caso en que la inacción puede dar lugar a una violación de los derechos civiles es el de los suicidios en la cárcel. El suicidio es la tercera causa de muerte en las prisiones y cárceles de los Estados Unidos. Este número ha aumentado considerablemente en los últimos años, según un informe del Washington Post. Si se sabe que un recluso es un suicida, pero los funcionarios de la cárcel no actúan en base a ese conocimiento, esto también puede ser una violación de los derechos civiles.

¿Se Han Violado Sus Derechos Civiles? Contacte a los Abogados de Derechos Civiles de Morgan & Morgan

Los tiroteos de la policía suelen acaparar los titulares. Sin embargo, hay una variedad de violaciones de los derechos civiles que no se denuncian todos los días. Si usted o un ser querido ha sido víctima de una violación de los derechos civiles, tiene derecho a buscar justicia.

Incluso puede tener derecho a una indemnización por gastos médicos, dolor y sufrimiento, daños punitivos y mucho más. Lo cual depende de las circunstancias de su caso. Contacte a Morgan & Morgan hoy para aprender más acerca de cómo nuestros abogados de derechos civiles pueden ayudarle.

*Enlace disponible en inglés.