Ella decidió hablar y esto le ocurrió a su jefe

Tras una serie de duras acusaciones en su contra por discriminación de género y racismo, el ahora ex CEO de la agencia de publicidad J. Walter Thompson, Gustavo Martínez, tuvo que dejar su puesto de trabajo, según un reporte de la compañía. Aquí le contamos cómo ocurrieron las cosas y cómo podría usted defenderse si se encuentra de pronto en un caso similar.

Una empleada dio la voz de alerta

Una de las empleadas de la agencia, Erin Johnson, señaló que Martínez usaba frases derogatorias mientras trabajaban, e incluso hablaba de violar a sus empleadas mujeres. La acusadora presentó una queja formal en la que detalla cómo Martínez creaba un ambiente hostil en el trabajo, utilizando frases racistas y sexistas que le hacían imposible trabajar de manera eficiente. Según su denuncia, además, la compañía tomó represalias en su contra tras haber ella presentado su queja por estas conductas, según reportó Law360*.

En una nueva queja presentada el lunes, la acusadora señaló que las represalias continúan, incluso tras haber presentado su queja inicial, diciendo que las declaraciones públicas de Martínez “la presentan falsamente como una mentirosa y calumniadora”. Esta vez la mujer se presentó ante la corte y con evidencia de las alegaciones contra Martínez registradas en un vídeo. En el mismo,se lo observa al hombre hablando de violar a sus empleadas en una manera “nada agradable” durante una actividad de la compañía en un hotel. En una parte del clip el ex gerente también  les dice a los empleados que “revisen bien su equipaje” en referencia a una supuesta fiesta de personas afroamericanas que se había celebrado en el lugar.

La situación no mejoró

Johnson, quien se encargaba de la comunicación externa de la compañía, manifestó que le era extremadamente difícil cumplir con su trabajo de presentar a la empresa de manera positiva ante el público, mientras soportaba día a día las expresiones racistas y sexistas de Martínez ante los gerentes, los empleados y los medios de comunicación.

Según las alegaciones, Martínez se rehusaba a asistir a lugares donde se encontraría con “monos negros” o “simios” que “no saben utilizar computadoras” y preguntaba a sus compañeros a manera de broma a cuál de las empleadas debería violar primero. Otras veces, pidió a otros empleados que abandonaran su oficina para dejarlo a solas con Johnson, para poder hablar “sobre sexo”. Y tras ser confrontado, Martínez se mostró enojado diciendo que “las mujeres americanas son demasiado sensibles”.

La ley y las consecuencias

El caso presentado se amparó en el acta de Derechos Civiles de 1866* y en el acta de Pago Igualitario, y busca compensación por daños y una orden para bloquear las acciones discriminatorias y de represalia que Johnson está denunciando.

Tras el escándalo y los problemas ocasionados a la reputación de la compañía, Martínez tuvo que renunciar a su puesto, y la agencia tendrá que responder a las autoridades en un proceso legal del cual será difícil salir sin ofrecer compensación a la persona que presentó las acusaciones.

No tenga miedo de hablar

Si usted es víctima de acoso laboral o discriminación en su centro de trabajo, ya sea por motivos de raza, sexo, religión, nacionalidad o edad, usted no se encuentra solo. En los Estados Unidos existen leyes creadas especialmente para que toda persona pueda defenderse en caso se vea envuelta en una situación de este tipo, y un abogado será su mejor aliado.

En abogados.com le ofrecemos ayuda legal en español y una consulta gratuita, para que pueda explicarle a un miembro de nuestro equipo todos los detalles del caso que le agobia. Nosotros evaluaremos cuáles son us opciones ante la ley, y de encontrar base legal para un reclamo ante las autoridades, defenderemos su caso hasta las últimas instancias. Es tan sencillo como llamarnos por teléfono o completar nuestro formulario en línea y estaremos en contacto para juntos conseguir la compensación que usted se merece.

*Enlace sólo disponible en inglés.

Comments

comments