Cómo demostrar discriminación laboral

Muchas veces sentimos que somos tratados de manera injusta en nuestro lugar de trabajo. Las bromas de mal gusto, tratos excluyentes o despidos injustificados son, lastimosamente, cosa frecuente en muchas compañías, y es fácil creer que el motivo de estas prácticas es nuestra raza, nacionalidad, sexo o religión.

Sin decir que estas sospechas sean necesariamente equivocadas, es importante entender que no sólo basta con sentirnos discriminados para poder poner un caso ante la corte, sino que necesitamos establecer evidencias concretas que nos ayuden a nosotros y a nuestros abogados laborales a demostrar que nos encontramos frente a un caso claro de discriminación laboral y que es necesario tomar medidas.

Entonces, ¿Qué tipo de evidencias nos servirán como sustento? En el presente post explicamos algunos conceptos que nos ayudarán a entender mejor cuáles evidencias nos permitirán defendernos al momento de llevar un caso a los tribunales.

Grupos Protegidos Por Leyes De Discriminación Laboral

Un Grupo Protegido es un grupo de personas protegidas por las leyes contra la discriminación laboral. En su momento, esta legislación fue creada para corregir una historia de actitudes desfavorables contra las mujeres y las minorías. Hoy en día, sin embargo, todas las personas presentes en los Estados Unidos forman parte de al menos uno de los grupos protegidos por esta ley.

Entre los grupos considerados Clases Protegidas encontramos grupos de raza (hispanos, afroamericanos, etc.), grupos religiosos (musulmanes, judíos, cristianos), las personas mayores de 40 años, personas con algún tipo de discapacidad física o mental, personas embarazadas, y una larga lista.

Es importante saber a cuál de estos grupos protegidos pertenecemos para saber establecer el tipo de discriminación laboral del que estamos siendo víctimas y cuáles de evidencias nos ayudarán a sustentar mejor nuestro caso.

Evidencia Directa

Cuando una evidencia es capaz de establecer por sí sola la veracidad de un hecho sin necesidad de estar conectada a otras evidencias para ser entendida, se le llama Evidencia Directa. Las evidencias de este tipo son las más poderosas cuando se trata de demostrar un caso de discriminación laboral y pueden venir en la forma de manifestaciones verbales, memorándums por escrito, correo electrónicos, entre otros.

Imaginemos que el Sr. García tiene 45 años y trabaja en una tienda por departamentos. Un día, sin razón evidente, es despedido de su trabajo. Al preguntar la razón a su ahora ex jefe, este le dice que la tienda está buscando revitalizar al equipo de ventas mediante la contratación de personal más joven. Esto demuestra, sin mayor lugar a dudas, que el Sr. García está perdiendo su trabajo por el hecho de pertenecer al grupo protegido de personas mayores de 40 años. Este es un ejemplo de Evidencia Directa de que las leyes laborales no están siendo cumplidas.

En otro ejemplo de discriminación laboral, la Srta. Pérez trabaja en un restaurante de comida rápida y acaba de enterarse que espera un bebé. Ella se lo cuenta con alegría a sus compañeros de trabajo, pero la alegría dura poco: a la semana siguiente, al recibir su horario, descubre que le han sido asignadas menos horas de trabajo que las de costumbre. Al preguntar al supervisor si se trata de un error, éste admite que la decisión fue tomada a conciencia, pues él piensa que una mujer embarazada será menos productiva en el restaurante. Aquí la evidencia disponible indica, sin necesidad de evidencia adicional, que la razón para reducir las horas de trabajo es el hecho de que la Srta. Pérez forma parte del Grupo Protegido de las mujeres embarazadas.

Evidencia Circunstancial

Suele ser bastante improbable que consigamos Evidencia Directa ante casos de discriminación laboral. Normalmente los empleadores y jefes están bastante bien entrenados, incluso por sus propios abogados, y no suelen manifestar de manera tan abierta u obvia los verdaderos motivos detrás de las decisiones que afectan a sus empleados.

En la mayoría de casos, las evidencias que tendremos a la mano serán lo que llamamos Evidencias Circunstanciales. Las Evidencias Circunstanciales son evidencias que no son capaces de demostrar un caso por sí solas, pero podrían hacerlo en combinación con otras del mismo tipo.

Entre las Evidencias Circunstanciales, podemos mencionar la observación de tratos diferentes a usted en comparación a otros empleados con el mismo nivel de calificación pero que no forman parte del mismo grupo protegido.

Por ejemplo, pensemos en un caso de discriminación laboral por motivo de raza: la señora Díaz es la única persona de tez morena en su trabajo en un call-center. A pesar de que lleva más de cinco años en el puesto, cada vez que se abre un puesto de manager, prefieren ascender a personas de tez blanca, incluso con menos experiencia que la señora Díaz. Su jefe le ha dicho que aquellas otras personas están más capacitadas por sus experiencias en otros trabajos, pero la señora Díaz sabe que esto no es verdad y siente gran frustración de no poder avanzar con su carrera y recibir un mejor salario. Para tomar cartas en el asunto, será necesario contar con Evidencias Circunstanciales que nos permitan, en conjunto, establecer que existe discriminación laboral por raza.

En un caso así, debemos hacernos preguntas como: ¿Existe en la compañía una historia previa de casos de discriminación laboral por raza? ¿Es común en la compañía escuchar comentarios despectivos o racistas contra personas de Grupos Protegidos? ¿Hay un número reducido de empleados en la compañía pertenecientes al mismo Grupo Protegido (grupo racial en este caso) que la Sra. Díaz? ¿Se le ha dado preferencia a personas con menor calificación profesional, pero pertenecientes a otras Clases?

Consulte con un abogado

Tal como hemos mencionado, las respuestas a estas preguntas no pueden demostrar por sí solas que existe discriminación laboral, pero si se suman dos o más instancias, las posibilidades que su caso proceda aumentarán. Este análisis es bastante complejo, ya que las variables son muchas y es necesario averiguar cómo se conectan en cada situación. Es por ello que un abogado experto en leyes laborales será su mejor aliado para analizar su historia y diseñar una estrategia legal para reclamar compensación. Usted no está solo.

Comments

comments