Esto demuestra que podemos ganar casos por discriminación

En los Estados Unidos, los Latinos a veces nos enfrentamos directa o indirectamente a la discriminación racial y sentimos que nuestras comunidades son tratadas de manera injusta en el trabajo, las escuelas y lugares públicos, entre otros espacios. La discriminación contra una persona o grupo se puede dar a través de distintas prácticas como las bromas de mal gusto, los tratos excluyentes, pagos injustos, sanciones y despidos, que desafortunadamente, también pueden tener que ver con nuestra nacionalidad, sexo, orientación sexual y/o religión.

En nuestro blog le hemos explicado que es muy importante entender que no sólo basta con sentirnos discriminados para poder poner un caso ante la corte. También necesitamos juntar evidencias concretas que nos ayuden a nosotros y a nuestros abogados a demostrar que nos encontramos frente a un caso claro de discriminación.

A continuación, revisaremos tres ejemplos de casos de discriminación que fueron ganados en los tribunales o, que llegaron a un acuerdo entre ambas partes, que nos ayudarán a entender aún mejor el tema y que nos demuestran que se puede hacer justicia cuando ocurre una situación de discriminación.

Méndez vs. Westminster

Este histórico y famosísimo caso puso en evidencia y rompió con la segregación racial en las escuelas públicas de California en 1947. Todo comenzó cuando Gonzalo Méndez y su esposa Felicitas, inmigrantes hispanos, se mudaron a la ciudad de Westminster del Condado de Orange para encargarse de la granja de una familia japonesa. Ellos, que querían que sus hijos tuvieran  la posibilidad de acceder a una buena educación, terminaron emprendiendo una intensa batalla legal para luchar contra la separación de los niños basado en su raza.

Una de las sobrevivientes del caso, Sylvia Méndez, quien es hoy una activista que promueve el legado del caso, contó que en la escuela de la calle 17 de Westminster, a donde iban los niños anglosajones, enseñaban matemáticas, a deletrear,  aritmética, la cultura y cómo ser buenos ciudadanos. No obstante, en la escuela Hoover, que quedaba muy cerca y a donde iban los niños mexicanos, a los pequeños les enseñaban a coser, a bordar y a cocinar, “cosas así para que te hicieras una criada. Ahí no nos enseñaban economía para que nosotros fuéramos secretarias, maestros, abogadas y cosas por el estilo”, agregó Méndez.

Los Méndez, junto a otras cuatro familias mexicanas, entablaron una demanda el 2 de marzo de 1945 contra el sistema escolar del condado Orange, que incluía a Westminster, Santa Ana, Garden Grove y El Modena, a favor de 5.000 niños para que un mandato judicial ordenara a las escuelas a integrar a los niños hispanos.

El abogado de los hispanos fue Thurgood Marshall, un afroamericano que obtuvo otra victoria anterior con en el caso de Brown vs. Board of Education (1954), un fallo histórico de la Corte Suprema de Estados Unidos que declaró inconstitucionales las leyes estatales que establecían escuelas separadas para estudiantes blancos y afroamericanos por negar la igualdad de oportunidades educativas a los estudiantes.

La historia del legendario caso se publicó en tres libros, inspiró el documental Mendez vs. Westminster: For All the Children (2003) realizado por Sandra Robbie que logró ganar un premio Emmy.

En 2007, Barack Obama le otorgó* a Sylvia Méndez la Medalla de la Libertad (Presidential Medal of Freedom, en inglés), la condecoración más importante para un civil en el país, por “propagar un mensaje de tolerancia y oportunidad para todos los niños”.

Calibuso vs. Bank Of America

Bank of America Corp acordó en 2013 pagar 39 millones de dólares para resolver una demanda por discriminación de género. El reclamo fue presentado por empleadas que denunciaban  que se les pagó menos que a sus colegas masculinos y no se les dio una participación igualitaria de las ganancias por el manejo de cuentas.

En el 2010, un grupo de asesoras financieras liderado por Judy Calibuso en la unidad de Merrill Lynch, que fue adquirida por el banco en 2009, presentó dicha demanda alegando que ocurría una discriminación sistemática en el lugar de trabajo.

En el acuerdo también se le ordenó a Bank of America revisar sus prácticas vinculadas con mejorar el tema de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, y que la empresa se ponga  bajo la supervisión de un consultor independiente por tres años, para controlar dichas mejoras.

García vs. PSI Environmental Systems

Un jurado federal le otorgó una indemnización de casi 888.000 dólares a un hombre que denunció  que sus patrones de la empresa la empresa PSI Environmental Systems, en Twin Falls, Idaho, lo discriminaron por ser hispano.

Ricky García, quien empezó a trabajar en la compañía en 2005, comenzó ganando 13 dólares la hora con la promesa de que le aumentarían la paga tras un período de prueba de 90 días.

No obstante, el trabajador aseguró que dicha promesa nunca se cumplió, ni un incremento de salario cuando cumplió un año en el puesto. Según los documentos, García solicitó en febrero de 2007 en la empresa el cargo de gerente de mantenimiento ya que contaba con la experiencia para ocupar dicho rol. Sin embargo, nunca lo ascendieron y el cargo fue concedido a otras cuatro personas, todas caucásicas y con menos experiencia que él.

García afirmó en la empresa  le dijeron que a él y a otros trabajadores hispanos jamás los ascenderían y que si se iba, “muchos otros mexicanos estarían felices de ocupar su puesto”.

Consulte con nuestros abogados

Es necesario que como comunidad nos aseguremos de no seguir  sufriendo por este tipo de situaciones. ¿Cree que usted o algún ser querido es víctima de discriminación? Nos interesa conocer su historia. Si siente que ya ha hecho todo lo posible por resolver el problema y nada ha funcionado, contáctenos. En abogados.com trabajamos duro para ofrecerle ayuda legal y buscar soluciones justas. Es tan simple como llenar nuestro formulario online, y un miembro de nuestro equipo se complacerá en hablar con usted a la brevedad.

Imagen: video en YouTube de campaña “Luchemos contra la discriminación”/Edita Diagonal/Freepress.

Comments

comments