¿Celulares que explotan? Samsung en problemas

Samsung en problemas

La empresa surcoreana Samsung Electronics anunció a través de un comunicado el martes 11 de octubre, que queda cancelada de forma permanente la producción del Galaxy Note 7. Esto ocurre tras los numerosos casos de explosiones de los dispositivos. Estos convirtieron al gigante de la telefonía móvil en el protagonista de un escándalo internacional. Es por esto por lo que hoy vemos a Samsung en problemas a nivel mundial.

Samsung en problemas por explosiones

Recordemos que Samsung ha estado bajo la lupa últimamente por los estallidos del Galaxy Note 7. Una de las explosiones más dramáticas le sucedió a un niño de 6 años.  Este pequeño tenia uno de los dispositivos cuando le estalló en las manos. El niño sufrió quemaduras y tuvo que ser hospitalizado. De acuerdo con los medios, otro usuario en Florida dijo que el teléfono le explotó mientras lo cargaba en su automóvil. Lo cual ocasionó el incendió su auto.

La solución que empeoró la situación

La historia empeoró cuando los celulares de reemplazo Galaxy S7 Edge también explotaron y estaban fallados. Samsung ofreció a sus usuarios el Galaxy S7 Edge como un reemplazo para el Note 7. Pero, recientemente, el S7 Edge causó graves quemaduras a un trabajador de la construcción de California. El aparato explotó en la mano de un docente del Reino Unido, y se incendió mientras se cargaba en la habitación de un hombre.

Por su parte, Samsung ha dicho a sus clientes: “su seguridad es nuestra prioridad principal”. Sin embargo, como hemos visto las acciones que tomó la compañía cuentan una historia diferente.
Ahora, el gigante de la telefonía móvil ha dicho a los usuarios del Galaxy Note 7 que apaguen sus celulares. Samsung en problemas que parecen no tener solución.

Samsung en problemas y no reaccionó a tiempo

Los teléfonos Samsung Galaxy Note 7 habían sido llamados a revisión a principios de septiembre. Esto después de las diversas acusaciones de que las baterías explotaban y el producto estaba fallado. Sin embargo, la jugada de Samsung fue fingir que hacían un recall. Pero, Consumer Reports señaló, que este supuesto recall no fue uno oficial. Un recall oficial habría implicado a la Comisión de Seguridad de Productos al Consumidor. El cual habría hecho ilegal continuar con la venta del Samsung Galaxy Note 7. En cambio, la empresa les envió a los usuarios unos aparatos supuestamente arreglados.

Las autoridades de seguridad afirman que están investigando una posible nueva falla. Mientras tanto, las acciones de la compañía cayeron casi alrededor de un 8%. Los expertos creen que la crisis de Samsung, además de generarle pérdidas millonarias a la empresa, también podría impulsar las ventas de sus competidores, como Apple.

Comments

comments