Productos fallados: si hay lesión, podría cobrar dinero

producto fallado

Nuestras comunidades se empoderan con el conocimiento y acceso a la información. Es por eso que le ofrecemos información precisa sobre productos defectuosos que podrían hacerle daño a usted y a su familia. Si usted o alguno de sus seres queridos se ha lesionado o enfermado por utilizar o consumir algún tipo de producto que está a la venta, comuníquese con nosotros, ya que podría tener derecho a recibir una compensación. Es tan sencillo como completar nuestro formulario online. La consulta es gratis y en español.

Cuando invertimos nuestro dinero en un producto, estamos confiando en que las personas responsables de producirlo y llevarlo a nuestras manos se han encargado de seguir todos pasos necesarios para asegurar nuestra completa satisfacción y detectar posibles riesgos para nuestra salud o integridad. Y en el caso de que el producto esté fallado, confiamos de que este será reparado, de ser posible, y si no, se advertirá al consumidor sobre los peligros y riesgos de su uso.

Sin embargo, algunas corporaciones anteponen el lucro sobre la salud del público. La prisa por lanzar al mercado productos que harán crecer su negocio a veces los lleva a saltearse etapas del proceso de control de calidad o directamente ignorar dichas etapas, resultando luego en daños, lesiones, enfermedades e incluso muerte de sus consumidores.

Por eso, las leyes de los Estados Unidos han creado una serie de normas que protegen al consumidor, estableciendo procedimientos que deben cumplirse antes de poner productos a disposición del público, así como mecanismos para que el consumidor exija compensación en caso de ser víctima de un producto defectuoso.

¿Qué es un producto defectuoso?

Legalmente consideramos producto defectuoso (defective product, en inglés) a cualquier producto que causa daños a una persona debido a un problema de diseño, a una mala fabricación o a una etiqueta engañosa o con información incompleta. Puede tratarse de productos tan variados como una goma de mascar, un auto, una prótesis o una herramienta de trabajo.

¿Qué cosas podría cubrir la compensación?

Cuando sufrimos una lesión a causa de un producto defectuoso y nuestra demanda es exitosa, podemos recuperar los gastos médicos presentes y futuros, salarios perdidos, así como recibir cobertura por sufrimiento y angustia emocional.

¿Cuando es aplicable la compensación?

Por lo general, al momento de presentar una demanda por productos defectuosos, es necesario que con la ayuda de un abogado demostremos estas tres cosas:

  1. Que el producto presenta un defecto peligroso.
  2. Que dicho defecto causó una lesión mientras el producto se utilizaba en la manera indicada.
  3. Que el producto no ha sido modificado en formas que cambiarían su funcionamiento desde el momento en que fue adquirido por el usuario.

Cuando un abogado se enfrenta a un caso de este tipo, uno de los principales aspectos en los que enfocará sus esfuerzos será en establecer la responsabilidad por estos productos, la cual podría recaer sobre el diseñador, el fabricante, el distribuidor, el vendedor o diferentes combinaciones de los anteriores, dependiendo del tipo de defecto del producto.

Los defectos suelen formar parte de alguno de los siguientes grupos:

Defectos de fabricación: Se trata de problemas al momento de producir en masa el producto en cuestión. Por lo general se trata de excepciones debido a fallas en el procedimiento, y no afecta necesariamente a todo el lote de producción.

Defectos de diseño: Son deficiencias que surgen desde la concepción inicial del producto, y afectan a la totalidad de un lote de producción, haciendo que cada pieza fabricada presente los mismos defectos, y por ende los mismos riesgos para el usuario o consumidor.

Defectos de comunicación: A veces el problema se debe a la manera en que se anunció o publicitó el producto. También si las etiquetas no brindan información veraz y completa o si las instrucciones de uso del producto no son las adecuadas.

Para estar al tanto de algunos productos defectuosos también puede visitar la página de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (conocida como FDA, por sus siglas en inglés: U.S. Food and Drug Administration).

¿Qué hacer si nos lesionamos por un producto defectuoso?

Primero que nada, asegúrese de recibir ayuda médica de inmediato. Algunas lesiones pueden parecer leves al comienzo, pero luego se complican y puede ser muy tarde para recibir el tratamiento adecuado. Cuanto antes se haga ver por un médico, mucho mejor.

Una vez a salvo, reuna las evidencias. Solicite a su médico un reporte detallado de los daños ocasionados por el uso del producto. Asegúrese también de quedarse con el producto que le causó la lesión, así como los manuales de instrucciones o etiquetas con información incorrecta, de ser aplicable al caso. Esto es muy importante, ya que todo lo que digamos a las autoridades debe sustentarse con pruebas, y sin ellas será difícil reclamar la compensación que le corresponde.

Las leyes no son sencillas, y en cada caso existe una serie de factores únicos que definirán cuáles son sus opciones ante la ley y cuál es la estrategia adecuada para que usted consiga la compensación que merece. Este análisis es bastante complejo, por lo cual es indispensable contar con un abogado que le defienda y acompañe durante el proceso legal.

Sabemos que la situación se complica aún más cuando uno no conoce las leyes y los procedimientos. Si usted necesita información acerca de qué hacer tras enfermarse o lesionarse a raíz de consumir o utilizar un producto fallado en los Estados Unidos, haga click aquí.

Consulte con un abogado

En abogados.com trabajamos para servir a la comunidad hispana, ofreciendo asistencia legal en español. Si usted sufrió las consecuencias de un producto defectuoso, le invitamos a recibir una consulta gratis. Sólo tiene que llenar nuestro formulario online, y uno de nuestros profesionales se complacerá en conversar con usted.

 

Comments

comments