¿Trabaja en una oficina? Evite estas lesiones

Lesiones Oficina

Los trabajos de oficina, aunque no todos lo sepan, también presentan riesgos de accidentes para los empleados. Ocurren tropezones, resbalones y caídas que pueden llevarnos al hospital, debido a obstáculos dejados por descuido en zonas de tránsito, muebles en mal estado, cables eléctricos instalados de manera mediocre, mala ventilación y mala calidad del aire.

Por otro lado, el estar la mayor parte del tiempo sentados, a veces hablando por teléfono por largas horas, o escribiendo o tipeando en una computadora sin descanso pueden ocasionar lesiones como dolor de espalda y cuello, afectar nuestra vista, y dañar nuestras manos y muñecas.

En este post revisaremos las lesiones que ocurren más a menudo en la oficina, con algunos consejos para evitarlas.

Caídas

Las caídas pueden resultar en fracturas, contusiones, cortes, golpes en la cabeza y otras lesiones bastante serias. Constituyen unos de los tipos de accidente más comunes en oficinas, y sin embargo son también los más sencillos de prevenir, ya que por lo general ocurren como consecuencia de condiciones que podrían haberse evitado fácilmente. Es por ello responsabilidad del empleador tomar medidas de seguridad en la oficina y ofrecer a los empleados un lugar de trabajo libre de amenazas.

El Centro de control y prevención de enfermedades (CDC* por sus siglas en inglés: Centers for Disease Control and Prevention) recomienda algunas acciones para evitar lesiones en la oficina:

  • Avise a su empleador o persona encargada si detecta daños en los pisos o el alfombrado
  • Después de abrir gavetas o cajones, asegúrese de cerrarlos nuevamente
  • Jamás cargue nada si es que bloquea su visión
  • Utilice zapatos estables con suelas que no resbalen
  • Asegúrese de que el camino se encuentre libre de obstáculos antes de caminar
  • Evite reclinarse excesivamente mientras se encuentre sentado.
  • Revise los cables y alambres, asegurándose de que no creen obstáculos en las vías de tránsito
  • Cuando no alcance algún objeto, utilice siempre una escalera y no una silla, especialmente si la silla tiene ruedas
  • En caso que algún líquido se derrame, límpielo de inmediato
  • Si nota que un compañero de trabajo dejó un objeto en el suelo, recójalo

Falla eléctricas

Computadoras, fotocopiadoras, impresoras, trituradoras de papel, teléfonos, proyectores… en las oficinas de hoy casi todas las herramientas que utilizamos utilizan electricidad. Así como la corriente eléctrica es capaz de viajar por los cables y circuitos, puede también viajar por el cuerpo humano, causando efectos devastadores. De hecho, una leve descarga eléctrica en el pecho puede ocasionar la muerte, y casi todos los artefactos eléctricos que se utilizan en el trabajo de oficina llevan suficiente energía eléctrica como para matarnos, por lo cual utilizar artefactos eléctricos en malas condiciones es extremadamente peligroso.

Algunas recomendaciones al manipular artefactos eléctricos en la oficina:

  • Utilice artefactos eléctricos debidamente cableados a tierra o con doble aislamiento
  • No enchufe demasiados artefactos en el mismo tomacorriente
  • Jamás conecte un múltiple con otros múltiples o regletas
  • Por lo general, evite utilizar extensiones salvo cuando sea estrictamente necesario
  • No cubra cordones eléctricos ni extensiones con alfombras o tapetes
  • No coloque cordones eléctricos en zonas de tránsito
  • Preste atención a señales de alerta. Si un aparato se calienta demasiado o emite sonidos extraños, etiquételos de inmediato para que nadie más los utilice y llévelos a servicio cuanto antes.
  • Al desenchufar los artefactos, no tire del cordón. Agarre el enchufe con cuidado.
  • Nunca utilice aparatos eléctricos con las manos húmedas o mojadas.

Esfuerzo excesivo

Cargar objetos de manera inapropiada es la causa más común de dolores y lesiones de la espalda y otras dolencias musculoesqueléticas. Si bien levantar objetos pesados no es una tarea demasiado común en el contexto de una oficina, hay momentos en los que podríamos tener que hacerlo; y el llevarlo a cabo en forma incorrecta puede ser ocasionar lesiones severas.

Cuando nos toca cargar un objeto pesado, es mejor no hacerlo de manera apresurada, ya que hay varios factores que debemos tomar en cuenta, tales como el peso, forma y firmeza del objeto, qué tan alto debemos elevar el objeto y qué tan larga es la distancia que vamos a recorrer cargándolo.

De ser necesario, pídale ayuda a un compañero o utilice un carrito o dolly para transportar cosas pesadas. Evite posturas incómodas o demasiado exigentes. Utilice la fuerza de sus rodillas y evite la de su espalda, tanto para levantar un objeto del suelo como para devolverlo a su lugar.

Golpes

No es raro que los empleados de una oficina se golpeen con los muebles, armarios y equipos en su sitio de trabajo. A menudo son consecuencia de una distracción, de la mala arquitectura de interiores y falta de mantenimiento del lugar.

Pasa también, cuando manipulamos archivadores o libros, que estos caen al abrir un armario resultando en golpes al cuerpo o la cabeza. O peor aún, un armario que no está fijado a la pared, el suelo o una columna puede caernos encima.

Es importante prestar atención cuando nos movilizamos dentro de la oficina, y como ya dijimos en otro punto, evitar cargar objetos que bloquean nuestra visión. Es también muy mala idea, aunque muchos lo hacen, el caminar mirando el teléfono o leyendo un documento. A veces confiamos en nuestra memoria, sin caer en la cuenta de que un camino que antes estuvo libre de obstáculos luego pueda tenerlos.

Mantener la oficina ordenada, con los objetos almacenados en forma apropiada, evitará muchos accidentes. También organizar los muebles, estantes y artefactos de manera que favorezcan el tránsito en lugar de bloquearlo o dificultar. Cuando archivamos documentos u objetos en estantes o armarios, es buena idea colocar las cosas más pesadas en las repisas de abajo, y las ligeras arriba, evitando en la medida de lo posible colocar objetos demasiado alto, ya que al tratar de alcanzarlas, podrían caernos encima. Nuestro abogado Sergio Ardila hace poco escribió un artículo en el que ofrece buenos consejos para asegurar un lugar de trabajo seguro. 

Tendinitis

Los hombros, bíceps, muñecas y manos son las partes de nuestro cuerpo más propensas a sufrir de tendinitis. Hablamos de tendinitis cuando uno de los tendones, es decir el tejido que une el músculo al hueso, se inflama.

La tendinitis es un mal común entre quienes trabajan en oficinas, ya que una de las principales causas son los movimientos repetitivos, muy presentes en trabajos administrativos y/o que implican el uso de un teclado. También es causado por la mala postura al sentarnos, lo cual, cuando cumplimos una jornada de ocho horas o más en una oficina, multiplica las posibilidades de sufrir inflamación.

Para prevenir la tendinitis, es importante tomar pausas cuando realizamos labores repetitivas, más aún si implican el manipular objetos pesados, como archivadores o files. También asegurarnos de mantener la postura adecuada cuando nos sentamos, manteniendo la espalda erguida y de ser posible, utilizando sillas ergonómicas. Existen también ejercicios que usted puede realizar si trabaja muchas horas tipeando en un teclado. Si surge dolor, es importante ver al médico de inmediato, ya que cuanto más temprano se diagnostique una tendinitis, más eficaz será el tratamiento.

¿Qué hago si me lesiono en la oficina?

Si usted trabaja en una oficina y sufre un accidente o lesión en horas de trabajo, reciba ayuda médica de inmediato. Una vez a salvo, recuerde que es altamente probable que usted califique para reclamar Indemnización del Trabajador, o Workers’ Compensation en inglés si el accidente ocurrió mientras usted trabajaba. La indemnización del trabajador es un seguro que el empleador paga para cubrir sus gastos médicos, dolor, sufrimiento, salarios perdidos, entre otros daños, para devolverle a su situación original antes del incidente.

Para asegurar el éxito en este tipo de reclamos, lo mejor es contar con un abogado. Un abogado será capaz de evaluar su situación al detalle y reunir toda la evidencia y documentación necesaria para que usted reciba la compensación que le corresponde. En abogados.com hemos trabajado con éxito en muchos casos de Workers’ Compensation y hablamos español. Si usted se lesionó trabajando, le ofrecemos hoy mismo una consulta gratis. Es tan fácil como llamarnos por teléfono o completar nuestro formulario online, y gustosamente conversaremos con usted para determinar sus opciones ante la ley.  

Comments

comments