Las lesiones más comunes en el trabajo

lesiones de trabajo

Ninguna persona está libre de sufrir un accidente o lesión en el trabajo, ya sea si trabajamos en construcción o en un restaurante, cuidando niños, o incluso en una oficina. Son muchas las maneras en las que podemos acabar lastimados, perdiendo días de trabajo y recibiendo facturas médicas por sumas de dinero que sin duda afectarán nuestro presupuesto.

Por eso, es importante conocer las lesiones más comunes, saber cómo evitarlas y estar listo para tomar acción inmediata si es que nos ocurren. En este post explicamos las cinco lesiones de trabajo más frecuentes.

Esguinces y torceduras

Los esguinces o torceduras, llamados también MSD por sus siglas en inglés (musculoskeletal disorders, trastornos músculo-esqueléticos) son lesiones del ligamento que ocurren cuando éste se rompe o se estira excesivamente. Ocurre mucho en los tobillos y en las muñecas, pero puede afectar otros ligamentos también.

Las causas pueden ser muchas, pero mayormente se deben a caídas, golpes o torceduras que hacen que una articulación se desplace de su posición normal. También el uso de la fuerza excesiva, tareas monótonas y repetitivas, mala postura, resbalones, tropezones y caídas.

Para evitarlas, hay varias medidas que debemos tomar en cuenta. En el caso de los tobillos, es de suma importancia contar con el calzado adecuado, con el soporte necesario y una suela en buenas condiciones. Si realizamos tareas altamente repetitivas, es vital tomar descansos o “breaks” cada cierto tiempo. Si sentimos dolor o fatiga, no debemos tener vergüenza en avisar a nuestros supervisores.

Cortes y pinchazos

Año a año, cerca de la tercera parte de las lesiones ocurridas en el lugar de trabajo tienen que ver con cortes y pinchazos: rasguños, hincones, incisiones, heridas graves e incluso amputaciones, a consecuencia de manipular herramientas afiladas o punzocortantes como cuchillos, taladros, serruchos o máquinas complejas en una fábrica.

Es necesario ser extremadamente cuidadoso al manipular este tipo de maquinaria. A menudo los cortes y pinchazos se deben a la falta de entrenamiento adecuado, al descuido, al trabajo apresurado o a no utilizar la protección adecuada.

Para minimizar este tipo de lesiones, se recomienda establecer los procedimientos de seguridad en el trabajo, para identificar y controlar los peligros evitables. Si usted trabaja utilizando objetos afilados, tales como navajas o cuchillos, utilice guantes y protección para los ojos. Asegúrese también de que las herramientas que está usando sean las adecuadas y que estén en buenas condiciones.

Contusiones

Una contusión, o moretón, es una lesión producida por un impacto, una caída o un golpe sobre la piel que no quiebra el tejido, sino que daña los vasos sanguíneos, produciendo una mancha de tonalidad violeta oscura sobre la zona afectada. El impacto que produjo la contusión, a pesar de no haber dejado heridas abiertas, podría afectar seriamente los músculos, los tendones y en algunos casos más graves, comprometer órganos internos y producir peligrosas hemorragias internas, razón por la cual este tipo de lesiones, aún cuando aparentan ser leves, deben ser tomadas en serio.

Las personas que trabajan en labores manuales, así como los deportistas, se encuentran altamente expuestos a sufrir contusiones. Los males sanguíneos, tales como la hemofilia u otros problemas que afectan la coagulación, pueden hacer que una contusión se complique.

Por lo general, es recomendable tener cuidado cuando manipulamos objetos pesados, ya que podrían caerse y golpearnos. También cuando trabajamos caminando sobre superficies resbalosas o en escaleras y alturas, es preciso actuar con prudencia y siguiendo las indicaciones del empleador para evitar caídas o golpes.

Inflamación y Tendinitis

Un tendón es un tipo de tejido fibroso que conecta los músculos y los huesos. Gracias a los tendones podemos controlar acciones como correr, saltar o alzar objetos, y sin ellos sería imposible controlar nuestros movimientos.

Los tendones poseen una envoltura o capa protectora que a su vez produce un fluido que mantiene los tendones lubricados. Una lesión de los tendones puede ocasionar fallas de esta capa protectora, dejando de producir los fluidos necesarios, lo cual puede resultar en la inflamación o hinchazón de la envoltura de los tendones. Los tendones más comúnmente afectados por esta dolencia son los de las muñecas, manos y pies.

La inflamación de los tendones es común en los deportistas, pero  también ocurre mucho a los carpinteros, dentistas, músicos e incluso oficinistas. Entre las causas más frecuentes podemos mencionar las actividades repetitivas, el esfuerzo físico prolongado, estar de pie y en la misma posición por períodos largos de tiempo. Para evitar inflamaciones, se recomienda tomar pausas en este tipo de actividades y cambiar de postura cada cierto tiempo.

Fracturas

En el lenguaje coloquial, a veces entendemos una fractura como una lesión menor en la que el hueso sólo sufre una rajadura, en contraste con lo que llamamos un hueso roto, que es cuando el hueso se parte en dos. Sin embargo, para los médicos, todo hueso que se quiebra, ya sea parcial o totalmente, constituye una fractura. Una fractura suele ser provocada por una caída o un golpe de gran intensidad,  y si bien todos los huesos del cuerpo pueden romperse, la mayoría de fracturas ocurren en las piernas, brazos, cadera, nariz y dedos. De todas las fracturas, las más peligrosas son las de cráneo y de columna vertebral, ya que pueden resultar en daños permanentes e incluso la muerte.

Es por ello importante tomar precauciones en el trabajo. Utilizar zapatos adecuados y en buen estado es vital para no resbalarnos. También evitar los obstáculos en el suelo, para prevenir tropiezos, y los movimientos bruscos que podrían hacernos perder el equilibrio o el control. Si se derrama algún líquido o sustancia que podría tornarse resbalosa, es necesario que la persona encargada limpie el lugar sin demora. Se recomienda también una dieta rica en vitamina D y calcio, para fortalecer los huesos y hacerlos más resistentes.

Si se lastimó trabajando, llámenos hoy

En los Estados Unidos, los trabajadores tienen derecho a recibir compensación si sufren un accidente o lesión en el trabajo, gracias a las leyes de Indemnización del Trabajador o Workers Compensation en inglés. No es necesario que el accidente haya sido culpa de su empleado, tampoco importa si usted pudo haber evitado el accidente. Si la lesión ocurrió mientras usted trabajaba, apenas logre ponerse a salvo y sea visto por un médico, es importante que se comunique con un abogado en seguida, para evaluar su situación y determinar sus posibilidades de recuperar los gastos.

En abogados.com hablamos español y le ofrecemos una consulta gratis hoy mismo. Es tan sencillo como llamarnos por teléfono o completar nuestro formulario online, y un miembro de nuestro equipo se complacerá en conversar con usted. ¡No espere que sea demasiado tarde!

 

Comments

comments