Amenazas invisibles: ¿Sabemos qué estamos respirando?

Muchos trabajos implican que estemos expuestos a factores de peligro que pueden resultar en enfermedades pulmonares. Sobre todo en industrias como la manufactura y la construcción, que, coincidentemente, emplean a muchos inmigrantes hispanos en los Estados Unidos, haciendo a nuestra comunidad una de las más afectadas por esta problemática en el país.

Las enfermedades pulmonares no pueden ser tomadas a la ligera: en el mejor de los casos, nos llevarán al hospital y habrá costosas facturas que pagar. Y en el peor de los casos, pueden incluso ocasionar la muerte. Es por ello importante que sepamos identificar cuáles son los factores de riesgo que ocasionan las enfermedades pulmonares, para así poder exigir mejores condiciones y mayor seguridad en el trabajo, así como la debida compensación en caso nos enfermemos a causa de la actividad mediante la cual nos ganamos la vida.

Sustancias y elementos de riesgo

Usted podría estar en peligro de contraer una enfermedad pulmonar en el trabajo si el aire que usted respira allí contiene niveles excesivos de polvo, emisiones, gases, humo, vapor o vaho.

Factores como la mala ventilación, espacios cerrados, así como el calor y la polución ambiental hacen más probable que usted se vea afectado por estas sustancias.

Si usted, además de trabajar en un lugar así, tiene el hábito de fumar, las posibilidades de sufrir una enfermedad pulmonar se incrementan dramáticamente.

Analicemos cuáles son estas sustancias y quiénes están más expuestos a ellas:

Humo. El humo de materiales orgánicos al ser quemados puede ser muy nocivo para la salud. El humo puede llevar consigo una gran variedad de partículas, gases y vapores, dependiendo de qué sustancia está siendo incinerada. Los bomberos son los que mayor exposición tienen al humo, pero muchos otros trabajos, como los de construcción, presentan también una peligrosa presencia de humos tóxicos.

Polvo. El polvo puede ser producido por elementos como la madera, el algodón, el carbón, los asbestos y el talco. El polvo producido por granos de cereal, café, pesticidas, metales o fibra de vidrio también pueden afectar los pulmones.

Emisiones. Algunos metales son calentados y enfriados rápidamente. Este proceso produce unas pequeñas partículas sólidas que son transmitidas por el aire. Algunas actividades que implican exposición a emisiones son: fundición, soldado, trabajo con hornos, alfarería, fabricación de plásticos y trabajo con caucho.

Gases. El formaldehído, el amoniaco, el cloro, dióxido sulfúrico, el ozono y los óxidos de nitrógeno son sustancias peligrosas que se encuentran muy presentes en industrias que implican altas temperaturas y reacciones químicas, como en soldadura, fundición y secado al horno.

Vapores. Todos los líquidos emiten vapores, y aquellos producidos por solventes a menudo irritan la nariz y la garganta primero, para terminar por afectar el funcionamiento de losa pulmones.

Rocíos. Los aerosoles de pinturas, lacas, productos para el cabello, pesticidas, productos de limpieza, ácidos, aceites y solventes pueden afectar su salud.

Como vemos, muchas de estas sustancias se encuentran presentes en trabajos y oficios que no creeríamos riesgosos cuando pensamos en enfermedades pulmonares. Casi todos estamos, en una u otra medida, expuestos a factores que podrían resultar en dolencias pulmonares y problemas respiratorios.

¿Cuáles síntomas deben alertarnos?

Algunas de estas sustancias pueden causarnos irritación de la nariz y garganta con síntomas parecidos a los de un resfriado o infección viral, tales como catarro y ardor. Es buena idea ponerse en alerta ante la sospecha de una enfermedad relacionada al trabajo si su nariz y garganta a menudo se irritan o tiene problemas para respirar mientras se encuentra en el trabajo. Respirar sustancias en el trabajo puede también incrementar el riesgo de contraer bronquitis o enfisema.

Una tos persistente que produce mocos y/o flema y que se prolonga por semanas o meses es un típico síntoma de bronquitis. La causa más común de una bronquitis es el hábito de fumar, pero las toxinas presentes en el lugar de trabajo pueden ser también un poderoso factor.

Si usted desarrolla asma por primera vez siendo ya una adulto, la enfermedad podría estar también relacionada a algún elemento al que estuvo expuesto en el trabajo. Los síntomas del asma incluyen sibilancia, opresión en el pecho y dificultad para respirar.

Si detecta constantes síntomas parecidos a los de la gripe, lo que padece podría estar siendo causado por algún elemento al que se encuentra expuesto en el trabajo.

Enfermedades a las que estamos expuestos

Si usted presenta los síntomas antes descritos, usted podría estar padeciendo enfermedades como:

Un trabajador que presenta alguna de estas condiciones desarrolla problemas respiratorios, tos, fiebre, dolor muscular y malestar general entre 4 y 6 horas después de haber sido expuesto a la sustancia. Si estos síntomas ocurren una y otra vez mientras usted se encuentra en el trabajo, podría ser un indicador de que su enfermedad está relacionada al tipo de trabajo que realiza.

Tengo los síntomas. ¿Qué hago?

Primero es la salud. Haga cita con un médico y reúna información que haga más fácil establecer la causa de sus síntomas. Pida a su empleador copias de las hojas de datos de seguridad de su centro laboral (MSDS por sus siglas en inglés: material safety data sheets) y llévelas a su cita médica. Todos los empleadores están obligados por ley a completar estas fichas, donde se especifican todos los productos que se utilizan donde usted trabaja. Es derecho de todo empleado el tener acceso a ellas.

Segundo, busque un abogado. Cada situación es única, y sus detalles específicos ofrecen diferentes escenarios que un abogado podrá analizar al detalle y estudiar cuáles son sus opciones ante la ley.

Por ejemplo, si su médico determina una relación causa-efecto entre los productos y sustancias utilizadas en su trabajo y los síntomas que le aquejan, usted podría ser elegible para solicitar Indemnización del Trabajador o Workers Compensation.

Por otro lado, si sus problemas respiratorios le impiden trabajar, usted podría presentar un reclamo con la Administración del Seguro Social (SSA por sus siglas en inglés: Social Security Administration) y buscar que le otorguen beneficios por incapacidad (disability, en inglés).

Un abogado será su mejor aliado en esta tarea, y mejor aún si habla su idioma. En abogados.com contamos con un prestigioso equipo de abogados bilingües con años de experiencia ganando casos de este tipo. Contáctenos hoy y le ofreceremos una consulta gratis para analizar sus posibilidades de ganar compensación.

Comments

comments