(VIDEO) Qué hago si mi hijo es víctima de bullying

El desgarrador problema del acoso y hostigamiento escolar entre los niños y jóvenes, mejor conocido como bullying en inglés, es un tema preocupante. Este problema aparece con frecuencia en los titulares de las noticias. Como educadores, padres, tíos, abuelos y seres queridos de los menores es muy importante que estemos informados sobre este tema. De tal manera que podamos detectar si les ocurre a nuestros niños o si uno de ellos es víctima de bullying. Es aún más importante saber qué hacer para solucionarlo antes de que sea demasiado tarde. En este artículo, a continuación, haremos un repaso de los puntos claves sobre este problema que ocurre en muchas escuelas.

El acoso escolar que sufre una Víctima de Bullying

De acuerdo con el sitio del gobierno federal stopbullying.gov, el acoso escolar es “un comportamiento agresivo y no deseado entre niños en edad escolar. El cual involucra un desequilibrio de poder real o percibido. El comportamiento se repite o tiende a repetirse con el tiempo. Tanto los niños que son acosados como los que acosan pueden padecer problemas graves y duraderos”. Hay que tener en cuenta que, si bien el acoso entre niños se suele producir durante el horario escolar, también ocurre fuera de la escuela. Tal como en lugares como el autobús, el barrio de los implicados o Internet.

Tres tipos de acoso Frecuentes en una Víctima de Bullying

  1. ACOSO VERBAL. Es un tipo de hostigamiento que se suele dar con bromas de mal gusto. Así como también insultos, comentarios sexuales inapropiados, provocaciones y amenazas de palabra.
  1. ACOSO SOCIAL. Este acoso consiste en tratar de dañar sistemáticamente la reputación o las relaciones de un estudiante con acciones a propósito. Por ejemplo: dejar de lado a la persona, o decirle a otros niños que no deben ser amigos de determinado estudiante. Además de hablar mal y divulgar rumores acerca de alguien y avergonzar a la víctima de bullying frente a muchas personas.
  1. ACOSO FÍSICO. Esta intimidación se manifiesta cuando un niño lastima a otro y/o a sus pertenencias con golpes, patadas, pellizcos, empujones, escupidas y/o tomando las cosas del otro niño y haciendo gestos inapropiados.

El primer paso: Reconocer que algo no está bien

Según los Indicadores de delitos y seguridad en la escuela de 2012*, un adulto es informado que ocurre una situación de acoso en menos de la mitad (40%) de los casos. Los niños no hablan con los adultos sobre este problema por varias razones. Tales como la humillación o el miedo a sufrir represalias por parte de los agresores.

No obstante, para tomar medidas frente al problema de una víctima de bullying es fundamental darse cuenta de que un niño es parte de una situación de hostigamiento. Ya sea como acosador o como la víctima. Cuando el pequeño es el acosado existen algunas señales a tener en cuenta. Estas son: lesiones, pérdida de objetos, dolores de cabeza y estómago frecuentes.  También se observan cambios en los hábitos alimentarios y manifiestan problemas para dormir. Resultan con calificaciones bajas y pérdida de interés en la escuela. Muchas veces no querer participar en situaciones sociales.  Además de baja autoestima con comportamientos autodestructivos como hablar del suicidio, entre otros. Por otro lado, aquellos niños que acosan a otros suelen involucrarse en situaciones violentas. Muchas veces se juntan con amigos que agreden a otros. Hasta aparecen con dinero u objetos nuevos en casa. Son muy competitivos y cuidadosos de su reputación, entre otras cuestiones.

Las leyes y políticas anti-bullying funcionan

En Estados Unidos, si bien no existe una ley federal que se aplique especialmente al acoso escolar, sí existen leyes y medidas estatales para prevenir el bullying y proteger a los niños de este. Cuando un estudiante es víctima de bullying por su raza, color, nacionalidad, sexo, religión, porque padece alguna discapacidad o por su orientación sexual, entre otros temas, las escuelas tienen la obligación legal de hacerse cargo del problema. Deben tratarlo para encontrar una solución. Las instituciones educativas, además, deberían implementar programas y talleres de prevención. Aquellos que concienticen y asesoren a los maestros, padres y estudiantes sobre el problema de bullying. De tal manera que que como comunidad detengamos el acoso de inmediato.

Afortunadamente, las leyes contra la intimidación están generando un cambio positivo. En 2005, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informaban que el 28% de los estudiantes sufría bullying. Ese número se ha reducido: entre 2012 y 2013, el 20% de los estudiantes de 12vo-18vo grado sufrió situaciones de acoso, según un estudio*. Mientras que otro reveló que un 20% de los alumnos de 9no-12vo grados fue afectado por situaciones de hostigamiento. Según los expertos*, dicha caída porcentual se debe al éxito de las leyes contra la intimidación.

Dónde buscar ayuda de inmediato para una Víctima de Bullying 

Cuando su hijo o un menor de su entorno está siendo acosado, se pueden tomar varias medidas para prevenir la situación y/o enfrentarla. Es importante que como adultos conversemos  sobre este problema con los niños. Seamos activos para prevenirlo en las escuelas y comunidades. Brindemos apoyo a todos los niños y jóvenes involucrados. Aquí le compartimos un cuadro con información útil para responder a cada problema con una solución:

stop_bullying_1_720

stop_bullying_2_480

Consulte con nuestros abogados

Es necesario que como comunidad nos aseguremos de que nuestros niños no se conviertan en una víctima de bullying. ¿Cree que su hija/o es víctima de acoso en la escuela o universidad? Nos interesa conocer su historia. Si siente que ya ha hecho todo lo posible por resolver el problema y nada ha funcionado, contáctenos. En abogados.com trabajamos las 24 horas para ofrecerle ayuda legal y buscar soluciones justas. Es tan simple como llenar nuestro formulario. Un miembro de nuestro equipo se complacerá en hablar con usted.

Imagen: Diego Grez/Wikipedia.org.

 

Comments

comments