Brecha salarial afecta a todas las trabajadoras, pero las Latinas son las peores pagas

“Gracias a mis héroes, voluntarios y expertos que me han ayudado en mi ONG. A cada mujer que ha dado a luz, a cada contribuyente y cada ciudadano que ha luchado por la igualdad de los derechos de todos. Es el momento de que tengamos igualdad en el salario e igualdad en los derechos de la mujer en Estados Unidos”, dijo Patricia Arquette en su discurso de la igualdad salarial al recibir el premio Oscar 2015 a mejor actriz, emocionando a Meryl Streep y Jennifer López.

Otro año que pasa y otra vez más la brecha salarial entre hombres y mujeres estuvo en el centro de la polémica en Estados Unidos. La última celebridad en denunciar las diferencias de sueldo fue Jennifer Lawrence con una carta abierta en la que criticó el trato discriminatorio que reciben las mujeres.

Pero, dejando de lado los famosos, la realidad es que, en promedio, por cada dólar que gana un hombre las mujeres que trabajan full-time reciben solamente alrededor de 77 centavos. Las mujeres componen casi dos terceras partes de quienes ganan salario mínimo, que a nivel federal es 7.25 dólares la hora. Según los expertos, con este sueldo una madre trabajadora de dos hijos que gana un salario mínimo queda por debajo de la pobreza y para llegar a fin de mes depende de los programas de asistencia pública estadounidenses.

Estos números tienen consecuencias reales en las vidas de las trabajadoras y las familias de Estados Unidos, sobre todo en las de las Latinas que, como les ocurre a sus colegas de otras minorías, son las más afectadas. En 20 estados con la mayor concentración de Latinas trabajando full-time, cada mujer hispana gana en promedio entre 43 y 59 centavos por cada dólar que es pagado a un hombre no hispano en esos mismos estados.

La igualdad salarial es derecho de todos

El derecho de todos los trabajadores a no ser discriminados en su compensación debería estar protegido por distintas leyes federales estadounidenses como la Ley de Igualdad Salarial que firmó el presidente John F. Kennedy en 1963, el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, entre otras, pero eso, lamentablemente, no ocurre en los hechos. Las mujeres siguen siendo afectadas por la discriminación salarial en sus trabajos.

Los empleadores deberían brindar tanto a los hombres y las mujeres, cuya posición requiere de la misma preparación, tareas, esfuerzo, y responsabilidades, y bajo condiciones similares, un salario igualitario. Hay que tener en cuenta que dentro del salario debería considerarse el pago de horas extras, participación en las ganancias de la empresa, seguro de vida, vacaciones pagas, y otros beneficios. Una compensación desigual no se justifica en ningún caso a menos que el empleador demuestre que la diferencia salarial se basa en un factor que no sea el género.

La Casa Blanca sabe que tiene el deber de asegurar a todos los trabajadores el mismo salario por realizar las mismas tareas. La administración del presidente Barack Obama introdujo el proyecto de ley conocido en inglés como “Paycheck Fairness Act” con el fin de proteger a las víctimas de la discriminación salarial, y actualizar la Ley de Igualdad Salarial de 1963. Sin embargo, dicha medida ya fue rechazada en 2009, 2011 y 2014.

Los diez estados peores pagos para las trabajadoras Latinas

Los estados que encabezan la lista de los diez peores pagos para las Latinas son Nueva Jersey, California y Texas, según datos difundidos recientemente por la Oficina del Censo* y que fueron analizados por el National Partnership for Women & Families (conocido como NPWF*, por sus siglas en inglés). La lista la completan Washington, Utah, Maryland, Alabama, Illinois, Rhode Island, y Connecticut.

Por ejemplo, en Nueva Jersey las Latinas ganan en promedio anual unos 31.423 dólares en comparación con los hombres blancos que reciben un salario promedio de 73.551 dólares. Es decir, las mujeres Latinas en ese estado ganan 42.7 centavos por cada dólar que ganan sus colegas masculinos.

En California el ingreso medio anual de una latina es de 30.392 dólares, mientras que el de un hombre blanco es de 70.805 dólares. Las Latinas allí reciben 42.9 centavos por cada dólar.

Y en Texas, el salario medio de una trabajadora hispana es de 26.622 dólares en comparación con el de el hombre que es de 60.185, es decir las mujeres hispanas se quedan con 44.2 centavos por cada dólar.

Una brecha que empeora

De acuerdo con el informe* de 2015 sobre la brecha salarial de género global del Foro Económico Mundial la diferencia es de un 64%, es decir que las mujeres ganan dos tercios de lo que gana un hombre por desempeñar un trabajo similar. De los 145 países analizados, Estados Unidos actualmente se encuentra en el puesto 74, mientras que el año pasado estuvo en el 65.

El informe también advirtió que si no se aplican medidas para solucionar esta situación, las mujeres del país tendrán que esperar hasta 2133 (¡118 años!) para alcanzar la igualdad salarial con sus colegas masculinos.

Consulte gratis a nuestros abogados

Si cree que sus derechos laborales fueron violados, consulte gratis a nuestros abogados. Nuestro equipo le asesorará sobre cuál es la mejor opción para que se haga justicia en su lugar de trabajo.

*Enlace sólo disponible en inglés.

Comments

comments