Mes de la Salud Mental: Es justo vivir en paz

Bullying

Los problemas de salud mental son más comunes que lo que algunos creen. En los Estados Unidos, una de cada cinco personas adultas los experimentó alguna vez. Entre los jóvenes, uno de cada diez ha sufrido depresión y una de cada 25 personas ha padecido un problema grave, como esquizofrenia, trastorno bipolar o una depresión severa, tal como reportan organismos del gobierno.

Por ello, dedicamos el mes de mayo a generar conciencia sobre el impacto que tienen los problemas de salud mental en niños, adolescentes y adultos en nuestras familias y comunidades. El bienestar emocional está estrechamente ligado con la salud física y la capacidad de vivir una vida plena, y es importante estar bien enterados tanto de la problemática como de los recursos para prevenir y tratar estos males

Nuestros abogados a menudo se encuentran con clientes que quedaron afectados gravemente en el aspecto emocional tras haber sufrido un accidente o un abuso y entienden que son una de las situaciones más difíciles que le pueden ocurrir a una persona. Por ello, hacen todo lo posible por agregar este elemento como parte de lo que reclamamos ante las autoridades. Por este motivo, y porque la salud es un derecho de todos, creemos que es de vital importancia brindar información a nuestra comunidad hispana sobre los problemas de salud mental a los que todos podemos enfrentarnos.

Ansiedad y depresión: los problemas más comunes

Los desórdenes de ansiedad constituyen el problema de salud mental más común en el país, afectando a 40 millones de adultos, es decir, el 18% de la población según el Instituto Nacional de Salud Mental* (NIMH por sus siglas en inglés: National Institute of Mental Health). La ansiedad se desarrolla como resultado de un sistema complejo de factores de riesgo, entre los cuales podemos mencionar predisposiciones genéticas, química cerebral, personalidad y estímulos externos.

Las personas que padecen ansiedad son seis veces más propensas a requerir hospitalización por desórdenes psiquiátricos que el resto de la población. Si bien los cuadros de ansiedad son altamente tratables, solamente un tercio de los casos reciben el tratamiento adecuado.

Por su lado, la depresión ocupa el segundo lugar, con casi 16 millones de adultos afectados en todo el país. La depresión es una condición por la cual la persona experimenta tristeza, desesperanza, desánimo, desmotivación y desinterés por la vida en general. Es normal padecer estos síntomas por períodos breves tras sufrir un cambio importante en nuestras vidas, pero cuando se prolongan por más de dos semanas y cuando empiezan a interferir con nuestra vida diaria, la familia, la escuela o el trabajo, es probable que se trate de un episodio de depresión severa. La depresión, incluso en casos graves, es tratable, pero es preciso buscar ayuda.

Lidiando con un trauma

Muchos problemas que afectan nuestra salud mental a menudo ocurren tras haber sufrido un episodio traumático o un cambio profundo en nuestra vida diaria. Un accidente de tránsito grave, por ejemplo, puede constituir un grave trauma que hará difícil volver a viajar en un auto, además de afectar nuestras capacidades de vivir la vida como estábamos acostumbrados. También ser víctimas de bullying en la escuela o acoso en el trabajo. O una lesión ocurrida en el trabajo que nos obliga a quedarnos en casa en lugar de producir como de costumbre. Un ataque de perro puede también afectar para siempre nuestra relación con los animales e incluso nuestra capacidad de trabajar, si es que nuestro trabajo implica visitar casas. O un error médico que nos complica para siempre la capacidad de disfrutar una vida normal.

En todos estos casos, es preciso buscar ayuda profesional. Ir a ver al psicólogo y/o al psiquiatra no es un signo de debilidad ni de “estar loco”, como alguna gente cree. Estamos más bien hablando de profesionales que dedican muchos años de estudios para poder ayudarnos a manejar mejor algunos asuntos de la vida, que a veces son demasiado complejos como para enfrentarlos por cuenta propia.

Por el lado de la ley, cuando un problema de salud mental ocurre como consecuencia de un hecho provocado por negligencia o por el cual se puede señalar a un responsable, es posible reclamar compensación, ya sea del tipo monetario (dinero) o no-monetario (terapias, tratamientos, etc.). Si encima de haber sufrido daños materiales y pérdidas de salario, usted padece estrés emocional, hágaselo saber a su abogado, ya que este agravante le dará más fuerza a su caso

Recursos disponibles

Existen varias páginas web en las que usted podrá encontrar información útil en temas de salud mental, muchas de ellas en español:

Salud Mental, página del gobierno estadounidense

Life Line: prevención del suicidio

Crisis Clinic: ayuda en casos de crisis

Veterans Affairs: apoyo para veteranos de las fuerzas armadas

WomensHealth.gov: ayuda en temas de salud mental para mujeres*

Estamos aquí por usted

Si usted padece un problema emocional, no dude en buscar ayuda profesional. Haga uso de los recursos que mencionamos arriba y asegúrese de recibir la ayuda que necesita para encontrar la paz necesaria. Es importante también que busque ayuda legal, ya que su caso podría darnos motivos suficientes para presentar una demanda por daños personales.

En abogados.com estamos para defenderle legalmente si usted sufrió un abuso o injusticia que afectaron su salud mental. Llámenos hoy mismo o complete nuestro formulario online y le ofreceremos una consulta gratis, donde un miembro de nuestros le atenderá en español, oirá su historia y analizará todas sus opciones legales para obtener compensación.

 

*Enlace disponible sólo en inglés.

Comments

comments