¿Gana propinas en el trabajo? Conozca sus derechos

abogados demanda

En Estados Unidos, muchos trabajadores de restaurantes, bares y hoteles, reciben buena parte de sus ingresos en propinas de los clientes. Algunos piensan que este sistema, no tan común en otros países, garantiza que los trabajadores de servicios atenderán mejor a la clientela, y que, al final del día, el buen servicio será recompensado con mayores ingresos. Esta idea está abierta al debate, y existen muchos puntos válidos a favor y en contra, pero vayamos a lo nuestro: la ley.

Las propinas son para el trabajador

La principal norma es que todas las propinas deben quedarse en manos del trabajador, no del patrón, jefe o propietario del negocio. Está prohibido que los jefes busquen quedarse con las propinas o parte de ellas, a excepción de aquellos casos en los que se acuerda mantener un “pozo de propinas” o tip pool. De todos modos, el pozo de propinas solo aplica para algunos empleados, y el propietario no puede participar de él.

Propinas, salarios y “tip credit”

En gran parte del país, excepto California, Minnesota y Oregon, los negocios en los que los empleados reciben propinas pueden pagar a sus trabajadores montos por debajo del salario mínimo, siempre y cuando la cantidad de dinero que reciben como propina compense la diferencia. Esta práctica se conoce como “crédito de propinas” o tip credit, en inglés.

El tip credit tiene además otras implicancias para el empleador, que veremos en los siguientes puntos del post.

Los pozos de propinas tienen reglas

En muchos restaurantes, hoteles y otros establecimientos de servicios, los empleados participan del llamado “pozo de propinas”, un sistema en el que los empleados contribuyen al menos una parte de lo que reciben como propina a un fondo común que se divide en partes iguales al final de la jornada.

Esta práctica es especialmente popular en restaurantes en los que todos los meseros atienden a todas las mesas en lugar de asignar a cada mesero una grupo específico de mesas. Hasta aquí, todo es perfectamente legal.

Las dudas surgen en establecimientos donde parte del personal de servicios no recibe propinas directamente, como es el caso de las anfitrionas, los que sirven el agua, o los que recogen y/o lavan los platos. En este caso, los empleados que reciben propinas no están obligados a compartirlas con compañeros que no las reciben. Tampoco está permitido que el empleador forme parte del pozo, y en algunos estados, esta prohibición se extiende también a los managers y supervisores.

Cuidado con las deducciones

Algunos restaurantes les reducen el pago a los empleados que accidentalmente rompen platos, vasos u otros artículos del establecimiento. También se le reduce el pago a los trabajadores cuando los comensales se fugan sin pagar y/o si el dinero en la caja registradora no cuadra al final del día con la facturación.

Si el empleador decide llevar a cabo estas deducciones, es ilegal que la deducción reduzca el ingreso del trabajador por debajo del salario mínimo. Y si el empleador además hace uso del famoso tip credit, queda terminantemente prohibida cualquier deducción, ya que la ley considera que el empleado, en estos casos, está ganando sólo el salario mínimo.

¿Comisiones por pago con tarjeta?

Cuando el cliente pone la propina en la tarjeta de crédito, la cosa puede complicarse un poco. El negocio a menudo debe pagar comisiones a la compañía de tarjetas, y puede ser un tanto dudoso qué porcentaje del monto que el cliente designó como propina debe ir a manos del trabajador.

En algunos estados, la ley favorece al empleador y le permite descontar de las propinas al trabajador el porcentaje de la comisión que cobra la compañía de tarjetas. Otros estados, como California, por ejemplo, favorecen en este caso al empleado: el monto exacto que el cliente anotó en el voucher al pagar con su tarjeta debe ir en su totalidad a manos del trabajador.

Cobros por servicios, ¿son propina?

Muchos negocios, al momento de entregar la cuenta al cliente, incluyen un cobro adicional a lo consumido, por concepto de servicios. Las leyes federales y muchos estados no reconocen dichos pagos como propina, a pesar de que muchos clientes asumen que dicho monto irá hacia quienes ofrecieron dicho servicio, es decir, los trabajadores. El argumento es que dicho pago no es voluntario, sino que es más bien un acuerdo entre el negocio y el cliente. Muchos empleadores entregan este monto o parte de él a los trabajadores, pero la ley no se los exige, sino que queda al criterio de cada propietario de negocio.

Sin embargo, algunos estados funcionan distinto. El estado de Nueva York, por ejemplo, exige que la totalidad de los cobros a clientes por motivos de servicios deben ir a manos del personal que ofrece dichos servicios, a no ser que el cliente esté debidamente informado del hecho de que dichos pagos serán retenidos por la empresa y no serán pagados al trabajador. El estado de Washington, por su parte, exige que el cliente sepa qué porcentaje de los cobros obligatorios por servicios serán entregados al personal de servicios y cuánto quedará para el negocio.

Si se aprovechan de usted, defiéndase

Muchos empleadores incumplen las normas que existen respecto a las propinas, aprovechando la difícil situación económica, la necesidad de trabajar, la barrera del idioma o el miedo a las represalias entre los trabajadores. Pero como vemos, la ley está de nuestro lado y no debemos quedarnos callados.

Si usted trabaja en un restaurante u otro establecimiento de servicios donde están faltando a sus derechos, usted no está solo. En abogados.com hablamos español y sabemos cómo ganar. Nuestros abogados expertos en  leyes laborales cuentan con amplia experiencia logrando soluciones justas para el trabajador latino y devolviéndole la tranquilidad que su familia merece.

Complete nuestro formulario en línea para una consulta gratis, confidencial y en español, donde oiremos su historia y evaluaremos sus opciones ante la ley. Si encontramos que usted tiene un caso legal, le acompañaremos ante todas las instancias legales hasta que usted gane compensación, y de lo contrario, no le cobramos nada. ¡No hay tiempo que perder!

No se olvide de seguirnos en redes sociales. ¡Estamos en Facebook y Twitter!

Comments

comments