Conozca los verdaderos riesgos de beber Monster

¿Usted o los suyos toman Monster? Es importante que sepamos que esta bebida energizante o energy drink ha dominado los titulares en los últimos años, pero NO por sus éxitos de venta y beneficios para la salud. Por el contrario, Monster Energy ha estado bajo la lupa por casos de muertes presuntamente causadas a raíz de su consumo y diversas demandas legales en su contra por los graves efectos negativos que alegan haber sufrido los consumidores de esta marca. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (conocida como FDA, por sus siglas en inglés: U.S. Food and Drug Administration) ha vinculado* a las bebidas energéticas de Monster con la muerte de cinco personas.

El caso que puso al monstruo en la mira: Wendy Crossland and Richard Fournier v. Monster Beverage Corporation et al.

El caso que arrastró al “monstruo” al centro de la atención jurídica no se produjo en los lugares habituales asociados a las bebidas energéticas. Anais Fournier, de 14 años, no estaba practicando deportes extremos, o bailando en un club con un cóctel de bebidas energéticas en la mano, o estudiando toda la noche para una prueba cuando ella sufrió un paro cardíaco en 2011. La joven estaba sentada en el sofá de su casa, viendo televisión. Fournier fue llevada de urgencia al hospital, donde permaneció en terapia intensiva durante seis días antes de morir. La causa oficial de la muerte fue clasificada como “arritmia cardiaca debido a la toxicidad de cafeína”.

Antes de sufrir un paro cardíaco en su sofá, en el transcurso de las 24 horas anteriores Anais había consumido dos latas de Monster. Cuando se toman combinadas, las dos bebidas contienen un total de 480 miligramos de cafeína, aproximadamente el equivalente a 14 latas de Coca-Cola.

La familia de la adolescente afirma que Monster no advirtió sobre estos peligros. Por lo que ellos presentaron una demanda contra la empresa en el 2012.

¿Qué hace o no hace el monstruo?

Como en el caso de la joven Anais, otras demandas alegan que Monster ha fallado en advertir a los consumidores sobre los riesgos, efectos secundarios y peligros que su producto puede provocar en la salud a largo plazo y protegerlos a través de testeos y pruebas.

No es una novedad que estas latas negras con letras verdes vibrantes se venden en la mayoría de los supermercados, tiendas pequeñas, y un sin número de otros puntos de venta. Entre los problemas de salud graves que alegan haber sufrido las personas afectadas incluyen ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, daño cerebral e insuficiencia renal. En el momento de sus supuestos problemas, los demandantes tenían entre 14 y 42 años y no tenían antecedentes de padecer algún tipo de problema similar antes de esto en su historia clínica.

Otro problema es que la estrategia de comercialización de la empresa se dirige principalmente a los niños, adolescentes y jóvenes fomentando que es un producto saludable. Aunque el monster y otras bebidas similares pueden tener efectos peligrosos sobre los niños y adolescentes, los jóvenes siguen siendo los  consumidores principales de estos productos.  La venta de bebidas energéticas a los niños y adolescentes menores de 18 años debería estar prohibida.

Cuando se lanzaron al mercado, la mayoría de las bebidas energéticas como Monster fueron clasificadas como suplementos dietéticos. Es decir, las empresas están habilitadas para comercializar su producto como un suplemento dietético o como un alimento, y ninguno de los dos requiere la aprobación de la FDA para su comercialización. Esta cuestión, es algo que en las demandas también está presente porque, debido a que fue clasificada como suplemento dietético antes de 2013, sus etiquetas no proporcionaban la información sobre la cantidad de cafeína. Cuando eso pasa con los productos los consumidores estamos más vulnerables ya que no tenemos la opción de poder decidir mejor a la hora de elegir qué producto compramos.

Monster ha sido reclasificada y ahora deben cumplir con las regulaciones que la FDA exige  para los alimentos convencionales para ser aprobada. Lo que significa que los ingredientes de la bebida deben ser generalmente reconocidos como seguros o GRAS, por sus siglas en inglés: Generally Recognized As Safe. Esto no indica, sin embargo, que la fórmula de Monster ha sido testeada adecuadamente.

Recordemos que las energy drinks son como una bomba para el organismo, ya que sus ingredientes  combinados pueden ser muy dañinos si se consumen a diario y en exceso, entre los cuales se encuentran: cafeína, azúcar, vitamina B, taurina, ginseng y guaraná. Algunas bebidas energéticas contienen altos niveles de niacina y B6, que en exceso causan problemas de la piel, gastrointestinales, visión borrosa y daños en los nervios. Monster, por ejemplo, tiene 200% del límite diario recomendado de niacina.

¿Usted consume alguna de estas bebidas energizantes?

Le sugerimos leer nuestro artículo sobre las bebidas energizantes como Monster para aprender más acerca de los riesgos vinculados con el consumo de estos productos.

Si necesita ayuda legal, consulte con nuestros abogados

Si usted o alguno de sus seres queridos sufrió enfermedades por la negligencia corporativa o se lesionó tras usar un producto fallado, comuníquese con nosotros llenando nuestro formulario online, para que alguien de nuestro equipo lo asesore de manera gratuita sobre sus opciones ante la ley. Los abogados hispanos de Morgan & Morgan son expertos en este tipo de casos, accidentes de tráfico,  lesiones personales, Indemnización del Trabajadormala práctica médica, entre otros servicios legales.

*Enlace disponible sólo en inglés.

Comments

comments