(VIDEO) ¿Detenido por la policía? Qué hacer si lo paran

La policía cumple un rol vital en nuestras comunidades, velando por el orden y por nuestra propia seguridad las 24 horas del día bajo el juramento de ofrecer incluso su vida en el cumplimiento de su deber. Es por esta razón que la sociedad les ha confiado una gran autoridad y algunos poderes especiales ante la ley.

Sin embargo, la autoridad de las personas que visten el uniforme no debe nunca pasar por encima de nuestros derechos básicos como individuos, y es por ello fundamental que conozcamos bien cuáles son estos derechos y qué acciones podrían jugar en nuestra contra o incluso poner nuestra vida en riesgo cuando uno es detenido por la policía.

Vea este video o lea nuestro artículo abajo para aprender qué hacer si lo paran.

Pregunte si está usted bajo arresto. Usted tiene derecho a saber.

No saque sus propias conclusiones sin hacer primero las preguntas del caso a la autoridad. Usted tiene derecho a entender lo que está ocurriendo y es muy importante que la comunicación sea totalmente clara. Preguntas simples como “¿Me encuentro bajo arresto?” o “¿Ya me puedo ir? (“Am I under arrest?”, “Can I leave?”) le permitirán saber qué esperar de la situación y podrían ahorrarle muchos problemas.

No hable. Usted tiene derecho a guardar silencio.

Lo que usted diga cuando detenido por la policía importa mucho, pues podría ser –y muy probablemente será- utilizado en su contra. No permita que los nervios del momento lo traicionen haciéndole decir cosas que luego podría lamentar.

Usted puede ejercer este derecho diciendo única y firmemente: “quisiera mantenerme en silencio” (“I would like to remain silent”). Ningún policía puede ni debe obligarlo a hablar, y cualquier intento de ir por encima de este derecho básico es una grave infracción por parte de las fuerzas policiales.

Si durante su detención le permiten a usted hacer una llamada telefónica a un amigo o familiar, tenga muy en cuenta que todo lo que usted diga por teléfono también puede y será utilizado en su contra. Tenga cuidado. Por ningún motivo explique el incidente ni las circunstancias por esta vía, ya que es muy probable que lo estén escuchando.

Detenido por la policia

No permita que lo inspeccionen a usted ni sus propiedades sin una orden judicial.

Según la ley, la policía necesita una orden judicial o su aprobación explícita para poder inspeccionar su casa, su auto, su bolso, su maleta, o a usted. Es importante que usted sepa que permitir una inspección de este tipo le hará perder derechos en la corte. Pida siempre ver la orden judicial antes de dar permiso a la policía para ser inspeccionado, y asegúrese de que en ella aparezca su nombre y sus datos correctos. La policía no está autorizada a detenerlo o arrestarlo por oponerse a una inspección no solicitada por un juez o magistrado.

Si la policía no cuenta con una orden judicial o se rehúsa a mostrársela a usted tras haberla exigido debidamente, usted tiene derecho a no autorizar la inspección. Dígalo sin miedo: “yo no apruebo esta inspección” (“I do not consent to this search”). Incluso si la policía decide ignorarle y proceder con la inspección de todos modos, usted podrá mantener sus derechos intactos ante la corte.

Si lo detienen en su auto, sólo entregue los documentos necesarios.

La policía sólo tiene autorización para pedirle su licencia de conducir, su registro y sus papeles del seguro. Si se los piden, es obligación suya entregarlos. En algunos casos, la policía podría tener autorización para hacer una inspección a su vehículo, pero tal como mencionamos anteriormente, es muy importante que usted manifieste con claridad que usted no aprueba dicha inspección, ya que esto lo protegerá luego en la corte.

No interfiera con las acciones de la policía, incluso si usted fue detenido por la policía injustamente.

La frustración ante un evidente caso de abuso podría llevarlo a actuar de manera impulsiva. Es importante que no lo haga. Incluso si usted está seguro de que ellos están cometiendo un error, usted debe seguir sus indicaciones y dejarlos hacer su trabajo.

Llegado el momento, usted tendrá la oportunidad de aclarar la situación, comprobar su inocencia, e incluso denunciar abusos si es que los hubiera. Pero si usted pone resistencia, insulta al oficial o intenta huir, usted podría ser arrestado y convertir un error de la policía en un error suyo que podría costarle caro.

Sepa qué hacer en casos de abuso policial.

Si se producen lesiones físicas debido a un caso de abuso o brutalidad policial, exija primero que nada atención médica. Algunas lesiones podrían resultar en complicaciones y poner en riesgo su vida si no son vistas y tratadas por un médico apenas ocurren.

Luego, es importante reunir evidencias. Solicite copias de los archivos médicos producidos tras tratar sus lesiones. Asegúrese de tomar o conseguir fotografías de las lesiones y del momento en que se produjeron. Consiga testigos visuales de lo ocurrido que estén dispuestos a hablar por usted. Memorice el nombre, número de insignia, número de matrícula y rasgos físicos de los oficiales. Todos estos datos ayudarán a su abogado y a usted a defender su caso ante la corte, lograr una sanción para los abusivos y, según la gravedad del caso, ganar compensación para usted.

Si usted es arrestado, exija un abogado. Usted tiene derecho a defensa.

Sin importar si es usted culpable o no de las acusaciones, usted no puede ni debe estar solo. La Sexta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos estipula que toda persona tiene derecho a contar con defensa legal ante la corte, aún si no la puede pagar.

Un abogado será su mejor aliado, pues podrá explicarle sus derechos y opciones a nivel profesional y será su voz ante las autoridades utilizando todas las herramientas que ofrece la ley para demostrar su inocencia o lograr una sanción justa y proporcional a la gravedad de su infracción.

Aprenda y memorice sus derechos. Compártalos con su familia.

Al momento de un encuentro con la policía es natural que sintamos miedo, más aún en vista de los últimos incidentes de violencia y abuso policial que han afectado tanto a nuestras comunidades como a otras minorías a lo largo del país. Pero un arma muy poderosa contra el temor es la información. Una persona enterada de sus derechos es siempre menos vulnerable al abuso y a la injusticia, y es por ello de gran importancia que tanto nosotros como nuestros familiares y amigos conozcamos los derechos de toda persona ante la ley.

Comments

comments