Brutalidad policial: ¿Cómo nos defendemos?

Abuso policial

En los últimos años parece haber escalado la frecuencia con la que nos encontramos en las noticias con desgarradores videos o testimonios de personas, en su mayoría hispanas y/o afrodescendientes, que sufrieron abuso o brutalidad policial en los Estados Unidos.

Estos casos son delicados, ya que siempre es intimidante entablar acciones legales contra personas que poseen autoridad. Adicionalmente, no siempre queda muy claro hasta qué punto el uso de cierto nivel de fuerza se justifica por las circunstancias en las que el policía tiene que hacer su trabajo. Pero lo que sí está claro es que usted tiene derechos. Este post busca aclarar las principales dudas sobre este tema, y también aconsejar sobre cómo proceder si usted es víctima de brutalidad policial. Esperamos que le sirva.

¿Qué es la Brutalidad Policial?

Hablamos de brutalidad o abuso policial cuando un agente de policía utiliza la fuerza de manera excesiva, es decir, mayor que la estrictamente necesaria, en contra de un civil, durante una intervención policial.

Si bien la ley no ofrece una definición exacta sobre qué cosa constituye y qué no un uso excesivo de la fuerza, por lo general se entiende como todo aquello que va más allá de lo que haría un policía razonable y prudente bajo circunstancias similares. El uso de fuerza por parte de un agente del orden debe ajustarse al mínimo indispensable para lograr un propósito válido. Por ejemplo, neutralizar a un delincuente violento para colocarle las esposas. Pero si el policía, además, golpea o lastima al civil en forma innecesaria, aquello constituye abuso de autoridad.

formulario de contacto abogados

¿Cómo defenderse de un policía abusivo?

Si usted considera que un policía ha abusado de su autoridad haciendo uso excesivo de fuerza contra usted o un ser querido, hay una serie de acciones que le podemos aconsejar.

Uno: Tome notas de lo sucedido

Muchas veces, cuando relatamos la historia a las autoridades días o semanas después de lo ocurrido, se nos pueden escapar detalles importantes de lo que nos pasó. Es por ello de vital importancia poner por escrito lo que le ocurrió, lo más pronto posible tras el incidente. Muchas veces, aquellos detalles que son fáciles de olvidar son lo que hace la diferencia a la hora de llevar el caso ante un juez.

No se complique: trate simplemente de relatar en sus propias palabras lo que ocurrió desde el inicio de su interacción con el agente de policía, especificando la hora y el lugar exacto donde ocurrieron los hechos. Eso sí: trate de recordar las palabras exactas usadas por el policía y por usted durante el incidente.

Si no pudo tomar nota del nombre o número de placa del policía, no se preocupe. Es posible para el departamento de policía saber de quién se trata mediante el cruce de información del lugar en el que usted se encontraba más una descripción de los rasgos físicos del agente.

Si hubo testigos, incluya sus nombres y, de ser posible, su información de contacto. Conversar con los testigos también podría ayudarle a recordar detalles del incidente que se le podrían haber olvidado. Cuanto más preciso sea su recuento de los hechos, más creíble y efectivo será su testimonio a la hora de presentarlo ante las autoridades.

Dos: Busque a un abogado

Incluso si usted no es arrestado, lo mejor es buscar ayuda profesional por parte de un abogado con experiencia. Muchas veces las víctimas de brutalidad policial son denunciadas por las autoridades y enjuiciadas porque así la persona agredida (la víctima) perderá credibilidad al momento de presentar cargos contra los agentes que cometieron abusos.  En pocas palabras, desacreditan a la víctima para proteger al victimario. Estos casos no son nada sencillos, y es por ello que, cuando esto ocurre, es fundamental contar con un abogado especialista en casos de Mala Conducta Policial.

Su abogado sabrá cómo preparar las pruebas del incidente para presentar un caso contra la policía, al mismo tiempo que le ayudará a defender su imagen en caso intenten quitarle credibilidad ante las autoridades con los fines antes descritos.

Tres: Reporte el caso ante las autoridades

Una vez que un abogado haya revisado sus opciones legales y que se hayan esclarecido debidamente las posibles acusaciones que el efectivo del orden haya presentado contra usted, el camino está libre para contraatacar con una demanda de Mala Conducta Policial. Cada ciudad o condado tienen diferentes procedimientos para presentar este tipo de demanda.

En algunos casos, usted tendrá que hablar con otro policía antes de presentar el reclamo. Si esta es la situación, es recomendable evitar dar muchos detalles, ya que los policías tienden a conocerse y defenderse entre ellos, y podrían tratar de intimidarle o desanimarle de presentar su denuncia, o peor aún, dar la alerta al policía en cuestión y preparar un encubrimiento.

Sea cual fuera la situación, es mejor contar con asesoría profesional antes de tomar cada uno de estos pasos, y un abogado será su mejor aliado.

Usted no está solo

La policía tiene como deber protegernos, pero en Estados Unidos, al igual que en todos lados, existen también malos elementos que manchan con sus abusos el honor y la dignidad de su oficio. Como decíamos al principio, estas situaciones, lamentablemente, no son cosa rara, sino que ocurren cada vez más seguido, y para enfrentarlas, es necesario contar con un aliado profesional de amplia experiencia en Mala Conducta Policial.

En abogados.com contamos con un sólido equipo de abogados latinos listos para defender su caso y ayudarle a conseguir soluciones justas. Para acceder a nuestra ayuda, solo necesita completar nuestro formulario online para que un miembro de nuestro equipo se ponga en contacto con usted, gratis, de inmediato y en español.

No deje pasar un asunto así. Cuanto más pronto busque usted ayuda, será más factible conseguir una solución satisfactoria. Muchas veces callamos para evitar problemas, y lo único que se consigue es que el problema siga creciendo, poniendo en peligro la seguridad e integridad de todos, y en especial, nuestras comunidades. ¡Hagamos justicia!

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                          

 

Comments

comments