5 casos comunes de mala práctica médica

Médica

Los médicos estudian por muchos años y hacen un juramento ante las autoridades de su comunidad profesional comprometiéndose a ejercer su profesión de acuerdo a estándares aceptados por sus colegas. Bajo dicho juramento se comprometen a respetar los derechos de todos los  pacientes asegurando el máximo nivel de calidad en cada una de sus intervenciones.

Sin embargo, los profesionales de la salud también se equivocan, causando lesiones, complicaciones e incluso la muerte. Algunos errores son inevitables, ya que finalmente los médicos son también seres humanos, pero en muchos casos estas fallas son producto de la negligencia o mala práctica médica, lo cual constituye la tercera causa de muerte más común en los Estados Unidos. Cuando un médico le ocasiona daños a causa de una negligencia demostrable, la ley de Estados Unidos exige el pago de una compensación. En este artículo hablaremos de los casos más comunes de mala práctica médica, para que sepa identificarlos y tomar acciones legales en el caso de que le ocurra a usted o a un ser querido.

1. Uso irresponsable de la anestesia

Durante muchos procedimientos médicos, los doctores utilizan anestesia a fin de desensibilizar el cuerpo total o parcialmente y evitar el dolor al paciente mientras se lleva a cabo una intervención delicada. La anestesia, sin embargo, es peligrosa e incluso mortal si es suministrada de manera irresponsable, constituyendo una amenaza incluso mayor que la cirugía misma.

Basta un error mínimo al momento de anestesiar a un paciente para ocasionar daños irreversibles, afectar el cerebro permanentemente e incluso provocar la muerte, y es por ello que existen una serie de protocolos y procedimientos que el médico debe llevar a cabo antes de decidir la dosis de anestesia adecuada para su paciente. Por ejemplo, es preciso tomar en cuenta la historia médica del paciente para anticipar complicaciones, brindar instrucciones previas a la persona o al acompañante (padres, tutores, pareja, etc) sobre las acciones a tomar antes de recibir la anestesia. En general antes de este procedimiento los especialistas aconsejan:  guardar ayuno; monitorear los signos vitales del paciente para reaccionar ante más mínimo incidente, utilizar equipos y herramientas en perfecto estado, entre otras importantes consideraciones.

2. Diagnósticos errados

Un alto porcentaje de casos de mala práctica médica consiste en diagnósticos equivocados o emitidos demasiado tarde. Cuando un médico se equivoca al momento de diagnosticar, el paciente pierde oportunidades de mejoría que le evitarían complicaciones graves e incluso fatales. Por ejemplo, en un caso de cáncer no diagnosticado a tiempo, cada día que pasa sin brindar al paciente un tratamiento adecuado permite que la enfermedad avance, complicando cada vez más las posibilidades de revertir el proceso y salvarle la vida al paciente.

En este tipo de casos, el abogado buscará comparar los procedimientos mediante los cuales otros médicos habrían sido capaces de detectar el problema, a fin de establecer los  posibles pasos que su médico no tomó o qué acciones dejó de llevar a cabo que le podrían haber sido útiles al momento de diagnosticar. Si se encuentra que su médico incurrió en faltas a los procesos comúnmente aceptados por otros colegas de su misma especialidad, usted podría tener base legal para presentar un caso de negligencia médica.

3. Prescripciones equivocadas

Una cantidad equivocada de un medicamento puede hacer más daño que bien y en algunos casos con un desenlace que puede ser fatal. Basta con un pequeño error en la dosis para cambiar por completo la vida del paciente y/o su entorno familiar. Por ejemplo, la diferencia entre una dosis de 1.1 gramos y una de 11 es gigantesca, pero basta un error o falta de claridad al momento de escribirla en una receta para que el efecto sea devastador.

Es negligente escribir una dosis errada, pero puede ocurrir también que a pesar de haber estado escrita correctamente, el enfermero suministre otra cantidad o que el aparato que aplica la dosis al paciente esté en malas condiciones, como cuando un desfibrilador tiene las baterías bajas o la válvula de una bomba intravenosa no funciona bien. En todos estos casos, si el paciente sufre daños a causa de estos descuidos, el personal médico podría ser declarado responsable ante la ley.

4. Daños durante el embarazo o parto

La llegada de un niño o niña es siempre motivo de alegría, pero una falla médica podría opacar el momento. Varias lesiones que un bebé puede sufrir, ya sea durante su gestación o al momento de nacer, pueden ser producto de la mala práctica médica si es que son el resultado de no seguir los procedimientos adecuados.

Entre las malas prácticas prenatales que podrían dañar gravemente al feto podemos mencionar fallas en el diagnóstico de una dolencia de la madre, como preeclampsia, incompatibilidad del grupo sanguíneo, hipoglucemia, anemia o diabetes. También fallas en el diagnóstico de males congénitos o de enfermedades de la madre que podrían contagiar al feto, como herpes o lupus.

Una negligencia al momento del parto puede hacer daño tanto al bebé como a la madre. Entre las más comunes dentro de este grupo, podemos mencionar la incapacidad de anticipar complicaciones de parto, como un enredo del cordón umbilical; el no ordenar un procedimiento de cesárea cuando se hace necesario, o un mal uso de los instrumentos médicos o la fuerza al momento de recibir al bebé o inducir el parto. Estas fallas pueden resultar en lesiones cerebrales como parálisis o convulsiones, huesos fracturados, el síndrome de Klumpke y la parálisis de Erb, entre muchos otros problemas.

5. Fallas en una cirugía

El trabajo de los cirujanos y su equipo de apoyo en la sala de operaciones es sumamente delicado y un error mínimo podría arruinar la vida del paciente y los suyos. Por eso, al momento de realizar un procedimiento quirúrgico, es vital que todos los profesionales implicados sigan al pie de la letra todos los protocolos y normas para evitar situaciones de peligro y complicaciones para la persona convaleciente.

Sin embargo, a menudo nos encontramos con casos en los que no se cumplieron los criterios adecuados en el quirófano. Hemos visto situaciones  en las que el cirujano causó lesiones en órganos internos, o en los que se intervienen las partes equivocadas. Incluso, se han hallado instrumentos quirúrgicos que fueron dejados olvidados dentro del cuerpo del paciente. Es también común, lamentablemente, que el personal médico no brinde al enfermo un cuidado adecuado una vez terminada la intervención, lo cual podría resultar en dolor innecesario, complicaciones e infecciones graves.

Reclame lo que es justo

Si usted o un ser querido sufren daños o fallecen a causa de una negligencia médica, existen maneras de reclamar a los responsables por los daños y exigirles una compensación. Es posible recuperar gastos médicos, sepelio, salarios perdidos, dolor, sufrimiento y angustia emocional; y la mejor manera de asegurar el éxito es contar con la ayuda de un abogado que hable su idioma. Recuerde que es MUY importante actuar rápido, ya que estos casos tienen un plazo de expiración. Cuanto más pronto busque ayuda, mayores serán sus opciones de ganar el caso.

En abogados.com estamos preparados para oír su historia, evaluar sus opciones y preparar una estrategia legal que asegure que usted sea compensado por todo lo que perdió. Nuestro equipo habla español y cuenta con amplia experiencia brindando ayuda legal a nuestras comunidades hispanas. Es tan simple como llamarnos por teléfono, completar nuestro formulario online o hablarnos via Facebook Messenger, para que juntos evaluemos su situación y, de existir la debida base para el caso, formar un equipo ganador.

Comments

comments