¿Qué hacer en caso de quemaduras?

producto fallado demanda compensación

El sol es una de nuestras principales fuentes de vida.  En contrapartida, los efectos del sol y el calor en exceso, pueden resultar perjudiciales para nuestra salud. Por ejemplo, en 1995 una ola de calor en Chicago se cobró la vida de 500 personas. Hay casos aún más extremos: en agosto del 2003, una ola de calor sin precedentes en Europa mató a casi 50,000 individuos.

Consejos

Siempre es bueno mantenernos hidratados, pero cuando el calor azota, es fundamental. Cuando el calor es excesivo también será bueno evitar la ingesta de alcohol, que nos deshidrata, así como de cafeína y de azúcar en exceso. Será esencial mantenernos en lugares frescos, alejados de los rayos del sol y con protector solar aplicado a las partes de nuestro cuerpo que estén expuestas a los rayos solares.

Nunca deje a niños encerrados en un vehículo si usted no puede supervisarlos. Use ropa liviana y de colores claros. No se exponga a la luz solar entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde. Protéjase lo más posible, los efectos del sol y el calor extremo pueden ser devastadores.

Clima estadounidense

Muy a pesar de lo que algunos creen, los veranos en varias zonas de los Estados Unidos llegan a ser muy calurosos. Cuando se trata de olas de calor y alta humedad, nuestro cuerpo puede tener dificultades para refrescarse a sí mismo. Esto puede darse con mayor frecuencia en niños y en personas de edad, hay que tener especial cuidado con los ancianos y los pequeños.

Más sugerencias

Siempre es bueno utilizar protector solar, incluso cuando el día está nublado o cuando el calor no es excesivo, pero en caso de días veraniegos de altas temperaturas, el protector solar resulta un factor muy importante a la hora de prevenir lesiones, quemaduras y cáncer a la piel. En caso de haber estado expuesto al sol durante una ola de calor y habernos quemado más de lo saludable, es recomendable refrescar la piel todo lo que podamos.

Quemaduras

El sol, cuando no se cuenta con la protección adecuada, puede ocasionar quemaduras de primer y segundo grado. En caso de sufrir una de estas quemaduras, será muy importante aplicar agua fresca y/o hielo inmediatamente. Una vez refrescada la piel, lo ideal es aplicar algún producto que nos ayude a hidratar la piel, como por ejemplo Aloe Vera. En caso de habernos salido ampollas, se puede presentar picazón, y se recomienda no rascarse.

Ya que hablamos de quemaduras, esta puede ser una buena oportunidad para repasar algunos consejos en relación a las quemaduras causadas por el fuego mismo. Estas quemaduras pueden llegan a ser fatales y es bueno tener información al respecto, tanto para prevenirse como para saber cómo proceder en caso de un accidente.

El fuego

El fuego es un recurso fundamental para la vida; nos ayuda a controlar la temperatura de nuestros hogares y es un elemento clave en nuestra alimentación. Como bien sabemos, el fuego también puede ser un problema, en algunos casos mortal. Lamentablemente, tanto los incendios como las quemaduras en accidentes domésticos son muy frecuentes.

En caso de incendio

Una de las cosas más importantes en caso de un incendio, será conocer las salidas de emergencia o alternativas del lugar en el que nos encontremos, sea una casa o una oficina. Una vez que el humo comienza a propagarse, puede ser difícil ver, y es por esto que saber de antemano cuáles son las opciones para salir, resultará de mucha ayuda.

Principales cuestiones a tener en cuenta: no utilizar los ascensores y en caso de ser alcanzado por las llamas, tirarse al suelo y rodar sobre nosotros mismos para deshacernos de las llamas son las mejores maneras de proceder.

Más consejos

En caso de estar en una habitación o una oficina con la puerta cerrada, y que se haya declarado un incendio en el edificio, será bueno tener en cuenta lo siguiente: si usted ve que humo o calor está entrando por debajo de la puerta, no la abra. Si usted no ve pasar ni humo ni calor a través o por debajo de la puerta, coloque su mano sobre la puerta, y si está muy caliente, no la abra tampoco. En caso de no haber percibido ninguna de esta señales y de haber abierto la puerta, si cuando lo hace usted siente una oleada de calor, cierre la puerta inmediatamente y permanezca dentro de la habitación que todavía se encuentra a salvo del fuego.

Otro consejo que será útil tener en cuenta será el de mantenerse agachado frente a una situación de incendio. Lo ideal será mantenernos lo más cerca del suelo posible. Durante un incendio, el aire intoxicado y el humo son tan peligrosos como el fuego mismo. Naturalmente, el humo tiende a subir, es decir que cuanto más tiempo podamos permanecer agachado, mejor.

¿Qué ocurre cuando no podemos salir?

En caso de quedar atrapados como consecuencia de la propagación del fuego habrá que gritar pidiendo ayuda, por la ventana y también llamando al 911 lo más rápido posible. No es recomendable esconderse debajo de las camas o dentro de los armarios, es importante encontrarse en un lugar en donde nuestros rescatistas puedan encontrarnos rápidamente. Lo ideal será mantenernos al lado de la ventana más próxima hasta ser rescatados. Tenes un trapo, una sábana o una toalla en la boca para no respirar el aire tóxico, será bueno también. Si esta tela se encuentra mojada, será aún mejor.

El fuego y la ropa

El fuego y nuestra ropa puede ser una combinación peligrosa. Ya sea durante un accidente doméstico o un incendio, lo más efectiva será lanzarnos al suelo, cubrirnos el rostro con las manos y rodar sobre nosotros mismos. Esta será la manera más efectiva de apagar las llamas y no quemarnos.

Qué hacer frente a una quemadura

Una quemadura puede ser eléctrica, térmica o química. Lo que primero se recomienda luego de un accidente de este tipo es aplicar agua fresca en la zona que ha sido afectada. En principio, esto ayudará a minimizar la inflamación y calmar el dolor.

Los especialistas aconsejan ignorar las teorías de los remedios caseros, tales como la pasta dentrífica, asegurando que en un principio lo mejor será agregar solo agua.  

Tipos de quemaduras

Las quemaduras se pueden categorizar en tres: de primer, segundo y tercer grado. Las primeras son las más leves y las más frecuentes. Este tipo de quemaduras provoca el enrojecimiento de la piel y ardor.

En las quemaduras de segundo grado, además del enrojecimiento y un ardor más intenso, aparecen ampollas. No se recomienda tocar estas ampollas y mucho menos intentar reventarlas.

Las quemaduras de tercer grado son las más serias. Estas pueden destruir tejidos, avanzando hacia las capas más profundas de la piel y en muchos casos se llega a ver grasa, músculos o huesos. Cuando ocurre una quemadura de estas características, habrá que salir inmediatamente para el hospital más cercano.

En caso de haberse quemado por impericia de un tercero

En caso de quemarse a causa de un producto fallado, sea este un automóvil, una lámpara, una licuadora, un lavarropas o cualquier otro dispositivo, usted podría tener derecho a recibir compensación. De igual manera, en caso de haberse quemado con una bebida caliente que no cumplía con los requisitos de seguridad o las advertencias correspondientes. Lo mismo sucedería si su hogar se incendió como consecuencia de un accidente ocasionado por un producto defectuoso. Si usted se vio perjudicado a causa de un producto en mal estado, no dude en contactarse con nosotros. Nuestros profesionales tienen décadas de experiencia ayudando a la comunidad hispana en los Estados Unidos. Recuerde, la justicia es derecho de todos. 

Comments

comments