Tras el huracán: ¿Cómo le reclamo al seguro?

Seguro Abogado Florida

Los residentes de la Florida se enfrentan a otro huracán esta temporada. Un alerta se ha lanzado para algunas partes del estado, incluyendo la zona que va de Miami a Melbourne. El Huracán Matthew ya impactó las Bahamas el jueves 6 de Octubre de 2016. Matthew está actualmente diagnosticado como un huracán categoría 3, pero a medida que avanza va tomando más fuerza y para cuando impacte en el estado de la Florida será categoría 4. Áreas de Florida se verán afectadas por el huracán y por tormentas tropicales. La gran mayoría de las escuelas en los condados del centro de la Florida permanecerán cerradas hasta el viernes, ante la inminente llegada del Huracán Matthew.

“No se arriesgue. Un pequeño desvío de la tormenta puede significar mucho, y es por eso que debemos prepararnos para la posibilidad de que el huracán nos impacte de manera directa. Entonces, le repito, si usted califica para evacuar y todavía no lo ha hecho, hágalo. De otra manera, esta tormenta lo matará. Nos estamos quedando sin tiempo.” dijo el Gobernador Rick Scott hoy en una conferencia de prensa.

Es esencial estar preparados para este potencial desastre y permanecer alerta a las órdenes de evacuación en su área.  

Cuando su compañía de seguros no lo protege como debería

Los huracanes son la fuerza más destructiva de la naturaleza, con la particularidad de arruinar casas y comunidades enteras en sólo unas pocas horas. Una inesperada pérdida de su propiedad o negocio, sumada a las consecuencias emocionales, puede ser devastadora. Tener un seguro debería ofrecerle cierta tranquilidad, sabiendo que el daño está cubierto.

De cualquier manera, quizás no sea su caso. Quizás, a pesar de que usted paga por su seguro todos los meses, cuando usted verdaderamente necesita a su compañía de seguros, busque y encuentre una manera de pagarle lo menos posible, o evite pagar los daños que su propiedad ha sufrido.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (National Hurricane Center en inglés), la temporada de huracanes va desde el comienzo de Junio hasta el final de Noviembre. Desde 1968, el número de tormentas que se forma cada año es, en promedio, 12, y el número de huracanes de envergadura es un promedio de dos.

Teniendo en cuenta la frecuencia de estas tormentas devastadoras, los propietarios a lo largo de la costa y otras áreas susceptibles al daño provocado por huracanes deben asegurarse que sus seguros les cubren los daños, e informarse acerca de qué hacer luego de la tormenta, para así poder comenzar con la reconstrucción lo antes posible.

Pérdidas más comunes

Los huracanes suelen traer consigo fuertes vientos y tormentas. Luego de que estas fuerzas naturales se mueven alrededor de áreas habitadas, el paisaje es comparable al de una zona de guerra.

La magnitud del daño dependerá de la potencia del huracán. La fuerza del huracán puede ser categorizada del uno al cinco, dependiendo de la fuerza del viento que acompañe a la tormenta. Y más allá de esta fuerza, los huracanes traen consigo cinco amenazas principales acerca de las cuales las poblaciones deben estar al tanto cuando se trata de daños a la propiedad.

La velocidad del viento es el factor determinante para referirse a la fuerza de un huracán, y es también, probablemente, el peligro principal. La medida de la fuerza de un huracán está basada en la escala de viento de Saffir-Simpson (Saffir-Simpson Wind Scale en inglés), que proporciona un número de categoría y el tipo de daños que se puede esperar de cada una de estas categorías.  

Categoría 1: Tormentas con ráfagas de viento superiores a 74 mph. Son lo suficientemente fuertes como para dañar techos, tejas, revestimiento de vinilo, y canaletas. Las ramas más grandes de los árboles también pueden quebrarse y los árboles con raíces superficiales pueden ser derribados. También se pueden esperar daños en las líneas eléctricas y postes de luz que ocasionen cortes de energía.  

Categoría 2: Tormentas con ráfagas de viento superiores a 96 mph. Pueden causar grandes daños en los techo y el revestimiento de las casas, arrancar árboles y dañar más severamente las líneas eléctricas.

Categoría 3: Tormentas con ráfagas de viento superiores a 111 mph. Estas dañan las propiedades de manera más severa que los huracanes categoría 2. Estas tormentas pueden derribar árboles con raíces más profundas y colapsar los sistemas de electricidad y agua.

Categoría 4: Las tormentas con ráfagas de viento superiores a 131 mph. Estas pueden dañar propiedades seriamente, incluyendo la pérdida de los techos, e incluso derribar paredes. La mayoría de los árboles serán derribados, así como los postes de electricidad, lo que puede dificultar las tareas de rescate en las zonas residenciales.  

Categoría 5: Son tormentas con ráfagas de viento superiores a 155 mph, consideradas las más peligrosas. Sólo tres huracanes categoría 5 han alcanzado tierras estadounidenses, siendo Andrew el más reciente en el año 1992. Estos huracanes tienen la capacidad de destruir casas de construcción sólida causando desprendimientos de los techos, derrumbe de paredes, árboles con raíces profundas y transformando señales de tránsito en poderosos proyectiles.  

Los huracanes son conocidos también por traer consigo lluvias torrenciales. La cantidad de agua no tiene relación con la fuerza de la tormenta, sino con la rapidez con la que la tormenta se mueve. Cuando las tormentas que se mueven más lentamente y permanecen en el mismo lugar por más tiempo, la cantidad de agua es mayor.

Pasos a seguir luego del huracán

Desafortunadamente, incluso cuando todas las medidas para proteger nuestros hogares se toman, es muy probable que nuestra casa se vea dañada tras el paso de un huracán. Si su propiedad y/o su negocio se daña, es conveniente que usted siga los siguientes pasos para asegurarse de que el reclamo a su compañía de seguros sea exitoso. Por eso son importante los siguiente pasos.   

Proteja su propiedad dañada

Es importante que, si su propiedad se vio dañada, la cubra con una lona, un toldo o algo similar para prevenir que se inunde o que se deteriore aún más. Recuerde, la compañía de seguros hará lo que pueda para no cubrir los gastos por los daños. Si ellos alegan que su propiedad dañada se dañó aún más después del huracán, probablemente lo culparan a usted y negarán su reclamo.

Documente todo

Es recomendable que usted empiece por fuera y documente su casa entera, los cuatro laterales y la mayor parte del techo que pueda. Asegúrese de tomar fotografías de todo su jardín. Comience por tomar algunas que abarque todo su jardín para luego sacar otras que muestren las zonas del lugar más en detalle. Luego, entre a la casa y comience a sacar fotos del interior. Comience por sacar fotos de todas las habitaciones para luego sacar fotos de los objetos en particular. Un archivo fotográfico completo es fundamental a la hora de comprobar las pérdidas. Mientras usted toma las fotografías, es importante hacer un inventario de sus objetos. También ayudarán a la hora del reclamo con la compañía de seguros.

Presente un reclamo a la compañía de seguros de inmediato

Las normas de las compañías de seguros requieren que uno actúe inmediatamente luego de los daños ocasionados por la tormenta. Es por esto que es extremadamente importante que usted tome fotografías, haga un inventario y haga su reclamo lo antes posible.

¿Qué es lo que mi seguro cubre?

Generalmente, no existe algo así como un seguro contra huracanes, ya que los seguros de propiedades suelen cubrir daños ocasionados por el viento, aunque el seguro contra inundaciones es algo que se compra de manera separada. Lo que estos seguros cubren, depende del estado de país en el que la propiedad se encuentre, así es que se recomienda ponerse al tanto de cuáles son las normas en el estado en el que uno tiene la propiedad.

Por ejemplo, en Florida, generalmente, los seguros de propiedad cubren daños ocasionados por el viento, lo que significa que si su techo o sus paredes se arruinan por el viento, estos daños estarán cubiertos por la compañía de seguros. De cualquier manera, este es sólo un ejemplo acerca de un estado; si usted vive en algún otro, las reglas serán diferentes.

Aquí algunas tácticas que las compañías de seguros usan para complicar el cobro por daños:

  • Negar que la cobertura existe
  • Negar partes de su queja
  • Demorar los procesos, ajustes o pagos de su reclamo
  • Negar el pago correspondiente
  • Ofrecer sumas menores a las que corresponden
  • Decir que usted necesita un abogado para resolver su reclamo

Si usted se enfrenta a alguno de estos problemas, o cualquier otra disputa con su compañía de seguros, manejar la situación puede llevarle mucho tiempo y ser complicada. Si usted no tiene los ahorros necesarios para reparar los daños por sus propios medios, el dinero que la compañía de seguros le debe será fundamental para la reconstrucción de su hogar o su negocio. Otra alternativa es usar los ahorros de los que usted se hizo como producto del trabajo de toda su vida para reparar los daños producidos por el huracán, en vez de pagar por la universidad o tomarse unas merecidas vacaciones.   

Este no debería ser el caso, porque lo más probable es que la compañía de seguros le deba el dinero necesario para los arreglos. Si usted recibe por parte de la aseguradora cualquiera de las respuestas descritas en este artículo, no dude en completar nuestro formulario online. En abogados.com Haremos una evaluación gratuita de su caso. Nuestros abogados están aquí para que las compañías de seguros cumplan con lo que prometen y venden, y para usted pueda poner su vida en orden rápidamente.

Comments

comments