Conducir en Latinoamérica vs. Conducir en EEUU

accidentes de tráfico consejos tips

Como ya bien sabemos, la vida en los Estados Unidos es muy diferente a la vida en los países latinoamericanos. Estas diferencias se hacen más notorias en algunos aspectos particulares de la vida diaria; en este caso nos referiremos a las diferencias al momento de conducir un vehículo, ya sea en las ciudades o en la carretera.

Como les contábamos en el post acerca de cómo sacar nuestra licencia de conducir en Estados Unidos, la principal diferencia entre conducir en este país y conducir en Latinoamérica tiene que ver con la rigidez de las normas, y no con las normas en sí. Es decir que, en términos generales, las normas de tránsito en México, Colombia, República Dominicana y Estados Unidos, son, salvando algunos detalles, las mismas. La principal diferencia se centra en el hecho de que estas normas, en países hispanos, son algo más flexibles.

Velocidad máxima

En cualquier país latinoamericano del que vengamos existen normas que regulan la velocidad máxima permitida, tanto en calles como en carreteras. En Estados Unidos, también. ¿Cuál es la diferencia entonces? Como suele pasar en estos casos, el rigor con el que las autoridades hacen cumplir estas leyes.

Muchas veces, la violación de estas normas en una carretera mexicana, argentina, o venezolana, puede pasar desapercibida; esto puede deberse a diversas razones, como la falta de personal policial, falta de recursos, o la falta de infraestructura como radares y cámaras. Pero se trata, fundamentalmente, de algo cultural; la cultura hispana tiende a ser más flexible. Mientras que aquí, una violación de las normas de la velocidad máxima será muy difícil que pase desapercibida. En EEUU la presencia policial suele ser constante, y las carreteras y ciudades están repletas de radares y cámaras que detectan excesos de velocidad.

En este país, las penas por manejar a altas velocidades son durísimas. Los límites de velocidad en Estados Unidos dependerán del estado, la carretera, o la calle o avenida en la que nos encontremos. Pero en términos generales, usted debe saber que no respetar las velocidades máximas establecidas en cada estado, ciudad o carretera de Estados Unidos, no solamente implicará un peligro para su vida, sino que también tendrá consecuencias para su economía.

Como ya dijimos, las reglamentaciones con respecto a las velocidades máximas permitidas varían por estado, pero en términos generales podemos afirmar que en la mayoría de las ciudades de los Estados Unidos, la velocidad máxima permitida es de 25 millas (40 kilómetros por hora). También en promedio, las autopistas poseen una velocidad máxima de 55 mph (88 km/h) y las autopistas interestatales permiten velocidades máximas de 65 mph (105 km/h).

Ser detenido por la policía mientras se conduce

Ser detenido por las autoridades mientras uno conduce en Latinoamérica, puede derivar en infinita cantidad de situaciones diferentes; incluso hay veces en las que en Latinoamérica, los conductores ni siquiera se detienen ante las señales policiales. Otras veces, al ser detenido por las autoridades, uno puede tener una amigable conversación con el oficial que no derive en ningún tipo de pena ni multa. Es decir, para ser multado en Latinoamérica hay que haber cometido una infracción muy grave, encontrarse en un lugar muy céntrico, o tener muy mala suerte.   

Por el contrario, la situación de ser detenido por la policía en las rutas o calles estadounidenses es muy seria. El procedimiento es el siguiente: La patrulla da una señal de alto colocándose por detrás de nuestro vehículo y ante esta señal, deberemos detenernos en el arcén inmediatamente. Especialmente importante será mantenernos dentro del vehículo, no salir, no bajar ni subir los cristales ni encender ni apagar las luces, bajo ningún concepto. Lo que se debe hacer es colocar las luces intermitentes y quedarse quieto esperando a que se acerque el oficial de policía.

No salga del automóvil. Salir del automóvil en una situación así puede derivar en una catástrofe. Los oficiales pueden creer que usted quiere escapar, que usted está armado, o que usted es un criminal. Mientras usted se quede dentro del automóvil, no habrá problema. Los oficiales, durante algunos minutos, estarán controlando la matrícula.

Una vez que el oficial se acerque a su ventanilla, conteste lo que le pregunten sin dar detalles, sólo conteste lo que se le pregunta. Presenta la documentación que le pidan y recuerde que su carnet de conducir debe presentarse junto con su identificación. Una vez presentados los papeles que se le requieran, el oficial le hará saber por qué lo está indagando, de qué infracción se lo acusa y, llegado el caso, le hará entrega de la multa; multa que usted deberá pagar ante la autoridad correspondiente. Por último, nunca, bajo ningún concepto, intente sobornar a un policía en los Estados Unidos, esto puede tener consecuencias legales muy serias.

Uso del cinturón de seguridad

La utilidad del cinturón de seguridad es ya bien conocida por todos. Frente a un accidente de tránsito, la diferencia entre tener el cinturón de seguridad abrochado y no tenerlo, es la diferencia entre vivir y morir. Lamentablemente, en Latinoamérica, la conciencia acerca de la importancia del uso del cinturón de seguridad no está lo suficientemente extendida; todavía existe mucha gente en países hispanos que no termina de comprender lo vital de este dispositivo de seguridad, que a su vez es tan fácil de usar.

Asimismo, en lo que se refiere a la reglamentación, en todos los países latinoamericanos es obligación usar el cinturón de seguridad, tanto cuando se conduce por las calles de una ciudad como cuando se conduce en carreteras. Es decir, como sucede con otras normas, en Estados Unidos también es obligatorio su uso, con la diferencia de que aquí, el conducir sin cinturón de seguridad y ser descubiertos por las autoridades pueden traernos problemas.

Es posible afirmar que conducir sin el cinturón de seguridad abrochado en la mayoría de los países hispanos incrementará las chances de que, al producirse un accidente, nos lastimemos seriamente o perdamos la vida, pero es muy poco probable que tengamos un problema legal, seamos multados, o incluso que seamos detenidos por las autoridades por no tener el cinturón abrochado.

Por el contrario, en Estados Unidos, conducir sin usar el cinturón de seguridad nos garantizará una multa. El importe de esta multa o ticket dependerá del estado en el que nos encontremos; por ejemplo, en el estado de Nueva York será de $50 y en Texas, si el pasajero que no lleva puesto el cinturón de seguridad es menor de edad, las multas pueden llegar hasta los $200.     

Cantidad de pasajeros dentro de un automóvil

En este sentido, la legislación es la misma, pero ya no sólo en Latinoamérica y en Estados Unidos, sino en la mayoría de los países del mundo: se pueden transportar la cantidad de pasajeros que asientos se tengan en un automóvil. Es decir, se pueden transportar la cantidad de personas que cinturones de seguridad se tengan en un carro. En un automóvil estándar, esto es: el conductor más 4 personas, una en el asiento del acompañante y otras 3 atrás.  

Quienes hemos vivido en Latinoamérica sabemos que esta norma es respetada parcialmente en los países hispanos, y que es muy común transportarnos con familiares o amigos, todos apretados dentro de un mismo vehículo. En Estados Unidos, viajar en un automóvil con más ocupantes de lo permitido sin ser multado es prácticamente imposible. En cuanto un oficial de tránsito note que dentro de nuestro vehículo hay más personas de lo que la ley permite, nuestro vehículo será detenido de inmediato, deberemos brindar las explicaciones del caso y se nos emitirá la multa correspondiente.

Es cierto que muchas veces puede ser más económico intentar acomodar más personas dentro de un carro, para sólo usar un carro, especialmente cuando se trata de viajes cortos. Pero no se confíe, en Estados Unidos esto está terminantemente prohibido y el viaje acabará saliendo mucho más caro. No hace falta mencionar lo peligroso que resulta que ocupantes del vehículo no usen el cinturón de seguridad correspondiente por falta de los mismos, o en este caso por tener más personas a bordo de las que el carro está fabricado para transportar.

Maniobras bruscas

Probablemente este sea el punto más ambiguo entre todos los mencionados, el más difícil de entender para quien se enfrenta a las diferencias entre conducir en Latinoamérica y conducir en Estados Unidos. ¿A qué nos referimos con “maniobras bruscas”? Se trata de ciertos movimientos que un conductor puede realizar con su carro, movimientos no anticipados, no señalizados, sin aviso. Este tipo de maniobras son muy comunes en latinoamérica, ya sea en Cuba, Perú, o Guatemala. Y ni siquiera es una característica exclusiva de Latinoamérica, también es muy común en Italia, en España, en Francia, y por supuesto en Asia. Aún así, en Estados Unidos no lo es. Las maniobras bruscas están extremadamente mal vistas en EEUU y pueden traernos, no solamente accidentes, también problemas con las autoridades.  

La policía y los oficiales de tránsito en EEUU son especialmente sensibles a este tipo de maniobras. Se trata de maniobras que ponen o podrían haber puesto en riesgo la seguridad de quien conduce y/o de quienes se encuentran alrededor, ya sean otros conductores, ciclistas o peatones. Es probable que ante una maniobra de este tipo, usted sea cuestionado por las autoridades y, potencialmente, multado. Les sugerimos trate de evitar maniobras imprevistas, que puedan poner en peligro a otros, a usted, o a su familia, o que lo hagan ver como un conductor inexperto.

Conducir ebrio o bajo el efecto de otras drogas

En los países hispanos, conducir ebrio, intoxicado o bajo la influencia de cualquier sustancia ilegal, puede derivar un accidente fatal, y en ocasiones en una multa o en la quita de algunos puntos.

Mientras tanto, en Estados Unidos, al riesgo de perder la vida hay que sumarle penas muy severas. Las multas por conducir intoxicado son progresivas y más duras con cada reincidencia. Se imponen fuertes sanciones si un conductor de un vehículo de motor es atrapado conduciendo con un contenido de alcohol en la sangre por arriba del límite estatal de alcohol en la sangre. Dependiendo del estado del país en el que nos encontremos, los límites varían, pero el congreso ha establecido un nivel de alcohol de 0.08 en sangre como límite. Si un conductor se encuentra por encima de este límite legal, puede enfrentarse a la suspensión de su licencia, a una multa o a un tiempo en la cárcel, o una combinación de estas tres sanciones.

Una licencia de conducir puede ser suspendida en la mayoría de los estados si el conductor se niega a cooperar con las pruebas del analizador del aliento. Los conductores que cooperan con la policía y a los que se les encuentra un contenido de alcohol en la sangre por arriba del límite legal, pueden encarar también suspensión de la licencia. Los castigos dependen del estado, pero en términos generales, la licencia suele ser suspendida por un año la primera vez, por 3 años la segunda vez, y por 5 años en caso de que haya una tercera.

Este tipo de faltas en Estados Unidos también se castigan financieramente; un tribunal puede imponer una multa a un conductor a quien se encuentra culpable de manejar ebrio. Generalmente, las multas van desde los $500 a los $5,000. A esto habrá que sumarle los gastos del tribunal, del abogado, y a cubrir los daños ocasionados, en caso de que los haya habido. Como si todo esto fuera poco, luego de un episodio de estas características, el precio del seguro que tendrá que pagar este conductor de allí en más, aumentará exponencialmente.

En algunos estados, especialmente en el caso de los conductores reincidentes, o que hayan tenido problemas con la justicia anteriormente, pueden imponerse penas de prisión para quienes conduzcan bajo los efectos del alcohol y/o las drogas.

Sistema de puntos y pérdida de licencia

Es importante tener en cuenta que acumular multas por faltas graves, como por ejemplo, exceso de velocidad, puede derivar en que su licencia sea revocada por la autoridad de su estado si tiene demasiados puntos en su licencia. Cuando un conductor recibe una multa por una infracción de tránsito y se le encuentra culpable, recibe una cierta cantidad de puntos en su licencia. Por una falta menor, por ejemplo, por no efectuar una parada completa en una señal de alto, es posible que reciba 2 puntos, mientras que por huir de un agente de policía puede recibir 6 puntos. En muchos estados, ciertos puntos o violaciones pueden ser perdonados con el tiempo. Además, en muchos estados se pueden restar puntos en su licencia asistiendo a la escuela de tránsito. El procedimiento aplicable por asistir a una escuela de tránsito o impugnar una multa de tránsito varía, por lo que debe consultar con un abogado para impugnar su boleta de infracción y evitar puntos en su licencia así como una posible suspensión de la misma.

En suma, las infracciones de tránsito en EEUU son acumulables y pueden derivar en la pérdida de nuestra licencia de conducir. Es así que le recomendamos conducir con cuidado e intentar adaptarse al estilo de conducción en este país, principalmente por su salud y la de sus seres queridos, pero también para conservar su licencia y para evitar situaciones indeseables. Es importante que, como inmigrantes, entendamos las reglas de nuestro nuevo país de residencia, y evitemos tener conflictos con las autoridades; esto hará de nuestra experiencia en Estados Unidos, algo mucho más exitoso. Desde abogados.com le recomendamos conducir con cuidado ¡y le deseamos un buen viaje!

Comments

comments