Conozca los verdaderos riesgos de usar cigarrillos electrónicos

Los cigarrillos electrónicos, conocidos como e-cigarettes o e-cig en inglés, son dispositivos que vaporizan un líquido con nicotina mediante una fuente de calor como las baterías. Además de tener sustancias químicas en forma de vapor, en vez de humo, los e-cig también tienen saborizantes. Estos productos, en general, son coloridos y tienen forma de cigarrillos, cigarros o pipas de tabaco tradicionales. Y cada vez son más populares entre los jóvenes que son atraídos por los diversos sabores frutales y dulces: melón, menta, chocolate, goma de mascar, entre otros. Muchos adultos, en cambio, ven en los e-cigarettes el camino más sencillo para dejar de fumar los cigarrillos de tabaco tradicional que tanto mal y muertes han provocado desde su aparición en el mercado.

Si bien los e-cigarettes se suelen promover como una alternativa que provoca menos daños que los cigarrillos tradicionales, aún se sabe muy poco sobre los riesgos y peligros que pueden provocar en nuestra salud. La creciente moda de estos dispositivos, sin embargo, está multiplicando los estudios sobre sus efectos.

Otro inconveniente que gira alrededor de estos dispositivos, es que la industria de los e-cig hasta hace poco no estaba correctamente regulada. A raíz de esto, los fabricantes no realizan las pruebas correspondientes antes de lanzar sus productos al mercado y tampoco advierten a los consumidores como deberían sobre los posibles peligros del producto, dejando de lado el bienestar de la comunidad. Una de las consecuencias de dicha falta de regulación, es que también se han registrado casos de accidentes por el uso de los e-cig.

Recientemente las autoridades federales anunciaron la implementación de nuevas medidas para todos los productos de tabaco, incluyendo los cigarrillos electrónicos. Puede leer más sobre el tema aquí.

Es importante que como consumidores estemos informados. Por ello, a continuación, haremos un repaso sobre los riesgos a los que nos enfrentamos cada vez que usamos un cigarrillo electrónico.

Los cigarrillos electrónicos pueden explotar y provocar daños graves

Vicente Garza, un joven hispano de 23 años, dice que estos productos son una amenaza explosiva tras asegurar que uno de ellos le explotó en la boca. Garza perdió el dedo índice y sufre lesiones graves en la lengua que le provocan problemas para hablar. El joven, junto a dos personas más, interpusieron tres demandas contra los distribuidores y vendedores de tabaco electrónico en busca de una compensación por haber sufrido daños físicos y emocionales. El abogado de los muchachos dijo que la demanda se lleva adelante contra las distribuidoras y vendedoras de cigarrillos electrónicos, porque el 90% de las corporaciones que los manufacturan están en China.

Vicente-Garza-foto2

Otros casos como el de Garza se han reportado anteriormente y recientemente se dieron a conocer más. “Sonó el timbre, me puse de pie para ir a buscar mi chaqueta, que estaba en la otra punta del aula, hice cinco pasos y me empezaron a salir chispas del bolsillo,” le contó a un canal de noticias KDVR Marcus Forzani, un estudiante secundario, de 17 años, de Colorado, que estaba en clase cuando, al parecer, la batería del cigarrillo explotó.

Forzani sufrió quemaduras en la pierna izquierda del muslo a la pantorrilla de segundo y tercer grado y tuvo que ser atendido en un Centro de Quemaduras y Reconstrucción. El adolescente, quien también sufrió lesiones en la mano, ya tuvo que someterse a dos cirugías.

Quemadura pierna

Este video muestra el momento exacto en el que una batería de cigarrillo electrónico explotó en el bolsillo del pantalón de un cliente de una tienda de Kentucky, quien tuvo que ser hospitalizado:

Posibles fallas en el diseño del dispositivo y el sistema de etiquetado

Una de las razones por las que ocurre este tipo de fallas, entre otras, es porque actualmente el sistema de diseño de seguridad de los e-cig necesita ser mejorado. Los dispositivos no tienen las advertencias e instrucciones de uso en las envolturas para instruir correctamente a los consumidores sobre los riesgos y usos.

En el 2014, la Administración contra Incendios de Estados Unidos (FEMA, por sus siglas en inglés: Federal Emergency Management Agency) advirtió* en un informe que muchos usuarios del dispositivo reportaron varias lesiones por quemaduras por una falla de la batería de ion de litio. Hay que tener en cuenta que el índice de fallas de las baterías es bajo si se lo compara con la cantidad total de dispositivos que hay en uso en el mercado. No obstante, los funcionarios señalan que es probable que las fallas aumenten a medida que los dispositivos se vuelvan más populares.

Primera enfermedad asociada con el consumo de cigarrillos electrónicos

En la actualidad no se puede determinar los efectos a largo plazo de los cigarrillos electrónicos, pero se pueden evaluar en el corto. Hay diversos estudios que señalan que estos cigarrillos pueden ocasionar lesiones pulmonares y problemas respiratorios. De acuerdo con una investigación* de la Universidad de Harvard, un químico que es usado como saborizante en los e-cigarettes puede causarnos una seria enfermedad pulmonar: “pulmón de palomitas” (popcorn lung, en inglés). Se trata de una condición respiratoria crónica irreversible que provoca pequeñas bolsas de aire en los pulmones hasta convertirse en cicatrices que dificultan la respiración.

Para comprobar que esta enfermedad puede ser provocada por los cigarrillos electrónicos, los científicos probaron 51 tipos de dispositivos con saborizantes. El resultado: 47 de los 51 e-cigarettes analizados mostraron contener químicos peligrosos, entre ellos diacetyl, ligado a la enfermedad de “pulmón de palomitas”.

¿Contienen sustancias cancerígenas?

Existe una polémica en torno a si los cigarrillos electrónicos pueden ser cancerígenos o no. Hay una sustancia que supuestamente hace que el e-cig sea entre cinco y 15 veces más cancerígeno que el tabaco común, según un estudio publicado por la Universidad de Portland, en 2015. Se trata de formaldehído, que se forma al calentar al máximo y aspirar profundamente el vapor que contiene nicotina en los e-cig.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (conocida como FDA, por sus siglas en inglés: U.S. Food and Drug Administration) ya había alertado* sobre este riesgo y otros problemas en el 2009.

Otras cuestiones que usted debe saber

No ayudan a dejar de fumar: Ninguna evidencia demuestra que los e-cig nos ayudan a dejar de fumar, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los científicos de la Universidad de California estudiaron la relación con la nicotina de 949 personas por un año. Resultado: 88 usuarios de e-cigarrillos que fueron incluidos en la encuesta no dejaron el tabaco tradicional, o bajaron su consumo, más que el resto.

Se desconocen los daños que provocan al fumador pasivo: Si los efectos que generan sobre el “vapeador” activo (la persona que usa el cigarrillo) son casi un misterio, menos se sabe qué le puede ocurrir al “vapeador” pasivo.

Cada vez más jóvenes consumen cigarrillos electrónicos: Como hemos dicho anteriormente, aunque contienen nicotina derivada del tabaco, los cigarrillos electrónicos aún no son regulados como los productos que tienen tabaco. A pesar de que algunos estados del país está prohibido la venta de cigarrillos electrónicos a los menores de edad, en algunos estados, hasta hace muy poco, los menores aún podían comprarlos. Y los podían conseguir muy fácil por Internet. El 5 de mayo de 2016 la FDA anunció que prohibirá la venta de estos productos a los menores de 18 años a nivel federal.

Son una forma de iniciarse en el consumo de tabaco: Un estudio que fue publicado en la revista Tobacco Control dice que muchos adolescentes usan estos productos, pero también señala que los e-cigarrillos no ayudan a los que fuman tabaco a abandonarlo y aumenta el riesgo de que prueben los cigarrillos de tabaco tradicional.

Consulte con nuestros abogados

Usted puede ser capaz de demandar al fabricante, a los distribuidores y los comerciantes de los cigarrillos electrónicos para lograr recibir una compensación y evitar que sigan ocurriendo más casos de accidentes y enfermedades en la comunidad. Si cree que usted o algún ser querido ha sufrido a raíz de usar de alguno de estos productos, es importante que cuente con una defensa legal con experiencia en este tipo de casos. En abogados.com, estamos listos para escuchar su historia y evaluar sus opciones legales gratis. Llene nuestro formulario, y alguien de nuestro equipo le dirá si es posible obtener compensación.

*Enlace sólo disponible en inglés.

Comments

comments