Tuve un accidente de tráfico, ¿qué hago ahora?

trafico transito

Tras pasar por el susto de sufrir un accidente de auto y asegurarnos de que estamos a salvo, es importante seguir los pasos correctos antes de firmar papeles o asumir la culpa. Un accidente de tráfico implica casi siempre pagos por reparaciones, facturas médicas y otros gastos relacionados al incidente, y es necesario determinar correctamente las responsabilidades antes de desembolsar dinero de nuestro bolsillo o aceptar ofertas en forma apresurada. Aquí le explicamos qué hacer para que nadie se aproveche de usted y pueda salir victorioso de esta experiencia.

Visite a su médico

Muchas veces, sobre todo cuando el accidente de tráfico no parece ser demasiado grave o no hemos sufrido lesiones obvias, nos olvidamos de hacernos ver por el doctor. Esto es un error: algunas lesiones no se manifiestan de inmediato y pueden complicarse mucho si no son tratadas a tiempo. Además, en caso exista un problema físico ocasionado en el accidente, usted necesitará el reporte de su médico detallando la naturaleza y gravedad de la lesión y su relación con lo ocurrido en el auto, lo cual servirá como evidencia para su solicitud de cobertura con la aseguradora y como prueba ante las autoridades, en caso sea necesario llevar el caso a la corte.

Entre los daños más comunes tras un accidente de tráfico resaltan las lesiones de cabeza, que pueden variar desde contusiones leves hasta estados de coma, problemas cerebrales permanentes, ceguera o sordera. También son comunes las lesiones de la espalda. Por lo general, cualquier lesión en la columna vertebral puede ocasionar daños en el sistema nervioso. Muchas víctimas de accidentes de auto pueden experimentar una pérdida de la sensibilidad y control de sus extremidades, y en casos más severos, puede también ocurrir una parálisis permanente. En la zona del cuello, es bastante frecuente la lesión conocida como whiplash o latigazo cervical, ocasionada por un movimiento violento de la cabeza, el cual resulta en serios daños musculares y de los ligamentos. Si cree que no necesita ver al médico, tenga en mente todos estos posibles escenarios y piénselo dos veces. Más vale prevenir que lamentar.

Contacte a su compañía de seguros

Las compañías de seguros reciben nuestro dinero mes a mes bajo la promesa de que responderán por nosotros el día que nos pase algo, cubriendo una serie de gastos según los detalles estipulados en nuestra póliza. Lamentablemente, las compañías aseguradoras son ante todo negocios cuyo fin principal es maximizar sus ganancias, y una de sus estrategias para lograr esto es buscar, valiéndose de diferentes métodos, maneras de pagarnos menos o de no pagarnos en absoluto, defraudando nuestra confianza y dejándonos muchas veces con un gran problema encima a pesar de que cumplimos con nuestra parte del trato.

Muchos brokers o agentes de seguros aprovechan el pánico y la confusión que por lo general imperan tras un accidente de tráfico para hacernos ofertas de dinero a cambio de firmar documentos. Estas ofertas de dinero suelen estar muy por debajo de lo que usted realmente merece, y a menudo la gente las acepta por no conocer las leyes o por lo difícil que resulta hacer cálculos y estimaciones mientras uno se encuentra en estado de shock tras el accidente. Esta técnica se conoce como lowball, y algunas compañías de seguro las incentivan, a veces incluso premiando a los brokers que logran convencer a las víctimas a que se conformen con sumas de dinero que no representan ni siquiera la mitad de lo que le correspondería recibir. Por ello, la recomendación general es no firmar ningún documento sin antes hacerlo revisar por un profesional.

Consiga un abogado

Un abogado de accidentes de tráfico conoce todos los posibles escenarios legales a los que su cliente se podría enfrentar tras sufrir un siniestro, y saben cómo defender sus intereses, ya que de ello depende su trabajo. Nuestros abogados están listos para llevar su caso hasta las últimas instancias y representarlo a usted ante las autoridades, elaborando estrategias legales que toman en cuenta cada detalle de su situación para así asegurar un resultado justo que le permita recuperar lo perdido.

Cuando de abogados se trata, lo ideal es que se puedan comunicar con usted en su idioma de preferencia. Un abogado que no habla español no entenderá la real dimensión de su problema ni los detalles que podrían definir el resultado de su estrategia legal. Es por eso que la firma Morgan & Morgan cuenta con un selecto staff de abogados bilingües listos para defender su caso y asegurar el éxito. Tenemos tres décadas de experiencia tomando este tipo de casos y hemos recuperado cientos de miles de dólares para nuestros clientes.

Si desea una consulta gratuita con un miembro de nuestro equipo, le invitamos a que complete ya mismo nuestro formulario en línea, y nos pondremos en contacto con usted cuanto antes. Si no ganamos, no le cobramos. ¡No espere para recuperar lo perdido y ganar tranquilidad!

Comments

comments