Disability: los que engañan al estado nos roban a todos

seguro social fraude estafa ley

Randall Frisque tiene 58 años, es estadounidense y vive en Green Bay, estado de Wisconsin. Este hombre se ha hecho tristemente famoso durante los últimos días; noticias acerca de su vida han circulado en numerosos medios de comunicación. Su caso es, lamentablemente, muy común. La semana pasada, Mr. Frisque fue condenado a un año de prisión por cobrar de manera fraudulenta beneficios del Seguro Social por Incapacidad o disability.

Un fraude muy común

Los fiscales dijeron que Randall Frisque cobraba dinero del estado mientras trabajaba entre 50 y 60 horas semanales como chofer de un camión. Los testigos afirman que el sujeto no solamente no ocultaba su estafa, sino que se vanagloriaba de cobrar el Seguro Social por Incapacidad de manera ilegal.

Frisque también fue condenado a dos años de supervisión, una vez que haya cumplido su año en prisión, y a pagar $130,000 en concepto de restitución a la Administración de Seguridad Social y a Medicare.

Estas prácticas nos complican a todos

Simular discapacidades, inventar historias, enfermedades y dolencias con el objetivo de cobrar el Seguro Social por Incapacidad se ha transformado en una práctica muy común en los Estados Unidos. Como contrapartida, cuando las personas sufren verdaderas incapacidades, todo resulta más difícil.

Como es lógico, ante tantas estafas, mentiras e inventos, las autoridades del Social Security Administration – el organismo que se encarga de otorgar los Seguros Sociales por Incapacidad, ha reforzado sus controles y sus filtros. Esto hace que, cuando una persona sufre de una verdadera incapacidad, tenga que atravesar por un proceso más largo y complejo y hace necesario contar con un abogado con experiencia que sepa demostrar su caso en este tipo de situaciones.

Comments

comments