Derechos
de los inmigrantes
indocumentados

Se tiene una idea general de que los inmigrantes indocumentados (en varias ocasiones referidos erróneamente como ilegales) no cuentan con derechos legales debido a que residen sin permiso en un país distinto al de su origen natal. Esta afirmación es falsa y es importante que como inmigrantes seamos conocedores de la protección legal con la que contamos, tanto en el ámbito internacional, como regional.

Derechos sociales básicos

La Declaración Universal de los Derechos Humanos otorga protección básica a todas las personas sin distinción alguna –incluyendo raza, lengua, religión, origen y por supuesto, estatus migratorio. Esto significa que TODOS tenemos derecho a la igualdad ante la ley, protección contra la discriminación, derecho a la vida, derecho a la libertad y derecho a la seguridad de nuestra propia persona.

La ONU estableció estos derechos* para tratar de garantizar justicia y paz en todo el mundo incluyendo a inmigrantes indocumentados. Así mismo es nuestra obligación hacerlos valer todo el tiempo. Conozca los 30 derechos humanos básicos universales en este enlace.

Conozca sus derechos en los Estados Unidos

Los derechos sociales básicos en los EE.UU. se extienden en muchos casos a los inmigrantes indocumentados; sin embrago cabe aclarar que en ocasiones entran un área gris ya que no se cuenta con información clara, o ésta es un tanto ambigua.

A continuación enlistamos los derechos plenamente concebidos a inmigrantes indocumentados:

  • Protección legal. De acuerdo a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés); todos los habitantes dentro del territorio de los EE.UU. están protegidos bajo las leyes americanas y su constitución. Esto también incluye a los inmigrantes indocumentados.
  • Cuidado de Salud. De acuerdo a la Ley Federal sobre Tratamientos en Emergencias Médicas y Actividades Laborales (decretada en 1986); todos los hospitales dentro del territorio de los EE.UU. deben de ofrecer ayuda médica a los pacientes que ingresen al cuarto de emergencias sin importar su situación económica o estatuto migratorio.
  • Accidentes en el trabajo. En caso de accidentes en el trabajo, todos los inmigrantes indocumentados tienen derecho a recibir cobertura por parte de Seguridad Social (Social Security) mediante el seguro por accidentes (accident insurance) que cubrirá los costos del tratamiento y/o cuidados médicos posteriores relacionados con el incidente.
  • Llevar casos a la corte contra empleadores. Aunque en ocasiones los inmigrantes indocumentados están sujetos a amenazas de deportación por parte de sus empleadores, ellos tienen derecho a llevar a la corte casos referentes a uniones sindicales, pagos menores al salario mínimo, o receso de pago.
  • Educación para los niños. Todos los niños encontrados en el territorio de los EE.UU. –sin importar su estatus migratorio– tienen derecho a asistir a escuelas públicas primarias y secundarias.

Si tienes más dudas al respecto de los derechos de los inmigrantes indocumentados puedes visitar la página* de la Plataforma para la Cooperación Internacional para los Inmigrantes Indocumentados (PICUM por sus siglas en inglés), haciendo clic en este enlace.

Recuerde que es muy importante consultar la opinión profesional de un buen abogado en caso de encontrarse en una situación que pueda considerarse injusta o ilegal, tanto en el área social como en la laboral.

Inmigrante-1024x683

Qué deben hacer los inmigrantes si son arrestados

Una detención o arresto puede convertirse fácilmente en un caso de deportación para inmigrantes indocumentados. ¡No permita que esto le suceda! De encontrarse en una situación de este tipo, es importante que conozca bien todos sus derechos como inmigrante indocumentado y siga los consejos que aquí le proporcionamos. Hombre prevenido vale por dos, y en casos legales, dicha prevención maximiza las oportunidades de obtener resultados a su favor.

1. Consiga un abogado. Es importante estar siempre preparado, por lo cual le aconsejamos que consiga un abogado de cabecera y lleve siempre su tarjeta de información de contacto. Si se llegara a encontrar en una situación de arresto, usted puede solicitar a los agentes que lo contacten.

2. Guarde silencio y conserve la calma. En situaciones de arresto, ésta es la recomendación más importante y conocida, pero posiblemente la menos seguida. Todo lo que usted diga puede ser (y seguramente será) usado en su contra, es mejor mantener la calma, guardar silencio y solicitar hablar con su abogado.

3. Usted tiene derecho a hablar con un abogado. Hágalo antes de responder a cualquier pregunta hecha por los agentes judiciales del DHS, FBI o miembros de la policía. Negarse a contestar NO constituye un delito.

4. Visitas inesperadas. En caso de recibir una visita de cualquier investigador o agente, recuerde solicitar su nombre, organismo al que pertenece e información de contacto. Proporcione dicha información a su abogado.

5. Órdenes de allanamiento. Solicite que le muestren la orden. Ésta debe de especificar los lugares a registrar y las pertenecías que podrían ser confiscadas. Consiga la información de los agentes que estén ejecutando dicha orden de allanamiento. Pregunte si le es permitido observar el procedimiento, si esto es posible, consiga un testigo que le ayude a presenciar y observar cuidadosa y detalladamente lo que esté pasando. Llame a su abogado lo antes posible y déjele saber los hechos con todo detalle. No deje pasar mucho tiempo ya que podría correr el riesgo de olvidar un detalle importante. Una orden de allanamiento no implica que usted tenga que contestar ninguna pregunta.

6. Registros sin órdenes de allanamiento. Si los agentes no cuentan con una orden en su poder pero aún así realizan el allanamiento de su vivienda, no se oponga. Consiga sus nombres, departamentos, dependencias u organizaciones a las que perteneces, pídale a cualquier persona cercana que sea testigo de su inconformidad al allanamiento, y llame a su abogado lo más rápido posible.

7. Detención, arresto y registro de inmigrantes. Si usted es interrumpido por algún oficial policiaco pero le dicen que no está arrestado, significa que está siendo detenido. El oficial podría registrar sus vestimentas en caso de tener sospecha de peligro. Si el oficial quiere registrar sus vestimentas más allá del exterior exprese claramente: “Por favor deténgase, no permito que me registre / Please stop, I do not authorize this search”. Aunque es posible que lo sigan registrando aún después de expresar su inconformidad, es importante que se la deje saber. No conteste ninguna pregunta y guarde silencio, recuerde que todo lo que diga puede ser usado en su contra y dificultar fuertemente su caso.

8. Detención en su automóvil. En caso de ser detenido en su automóvil es importante que mantenga sus manos a la vista del oficial. Aunque no es una obligación el permitir un registro a su vehículo, es posible que los oficiales decidan hacerlo si creen que hay justificación. También es posible que separen a las personas que viajaban en el vehículo para interrogarlas. Recuerde que tienen derecho a guardar silencio

9. No tenga miedo a amenazas sin fundamento. Es posible que al querer guardar silencio, los agentes del FBI o policíacos traten de intimidarlo al amenazarlo con una cita judicial. Una cita judicial no es nada más que una orden escrita para presentarse a un tribunal a explicar lo sucedido. Si esto pasara, es preferible obtener la orden, llamar a su abogado y presentarse al tribunal. ¡Recuerde que TODO lo que diga podría ser usado en su contra!

10. Un trato digno. Si usted es sujeto de maltrato por parte de cualquier agente y resulta lesionado, es importante que trate de recoger la información de testigos presenciales del hecho, también tiene derecho a pedir la información de identificación del agente. Si es víctima de lesiones visibles, tome fotografías inmediatamente y pida ayuda médica (conserve todo los récords médicos).

Aprenda más sobre que hacer en un encuentro con un policía aquí.

Comments

comments