Cáncer cervical ¿Se puede prevenir?

cancer cervical

En abogados.com nos preocupamos por usted y ya le hemos sugerido que, para empezar bien el 2017, debemos hacernos el chequeo médico anual porque la salud es #DerechoDeTodos, y la tranquilidad de la familia, también. En esta ocasión queremos hablarle sobre la prevención del cáncer cervical, también conocido como cáncer del cuello uterino, porque enero es el Mes de la Salud Cervical. En el mundo, el cáncer cervical es el segundo tipo de cáncer que más afecta a las mujeres. Y, en Estados Unidos, las mujeres Latinas son más propensas a contraer cáncer cervical (seguidas por las mujeres afroamericanas,  asiáticas y caucásicas), según la Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés: American Cancer Society).

A continuación, le contamos más sobre cómo enfrentar el problema de este cáncer causado por una infección de transmisión sexual causada por el Virus de Papiloma Humano (VPH), que está afectando a nuestras comunidades.

¿Cómo se puede reducir el riesgo de cáncer de cuello uterino (cervical)?

De acuerdo con la ACS, la mayoría de los casos de cáncer cervical se diagnostican en mujeres menores de 50 y suelen aparecer en pacientes de mediana edad. La detección temprana de este tipo de enfermedades ayuda a salvar miles de vidas cada año. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) explica que existen dos controles que pueden ayudar a las mujeres a prevenir el cáncer de cuello uterino o, al menos, detectarlo a tiempo para que se pueda tratar de forma adecuada. Dichas pruebas son:

  1. El test del Papanicoláu o citología vaginal. Según los expertos, todas las mujeres deben hacerse esta prueba a partir de los 21 años, porque esta puede detectar los cambios en el cuello del útero antes de que se desarrolle el cáncer en dicha zona. Durante el procedimiento del papanicoláu se toman muestras de células del cuello del útero de la paciente, que luego son mandadas a un laboratorio. Las muestras de células cervicales son examinadas a través de un microscopio.
  2. La prueba del Virus del Papiloma Humano (VPH). Como le hemos dicho antes, este virus, que es una infección de transmisión sexual, es la causa del cáncer cervical, pero también puede ser la causa de verrugas genitales y de otros tipos de cáncer. La prueba del VPH es clave porque detecta los tipos de virus del papiloma humano de alto riesgo que pueden provocar cáncer. El procedimiento es el mismo que la prueba del Papanicoláu.

Le sugerimos charlar con su médico para que le realice ambas pruebas o le indique qué es lo mejor para usted. Es importante que los especialistas puedan examinar las células que rodean su cérvix, para detectar si usted tiene cáncer cervical o no.

Medidas para prevenir el cáncer cervical

Vacuna contra el VPH

En la actualidad, las mujeres pueden vacunarse para protegerse del VPH que causa cáncer de cuello uterino y otras enfermedades. Se trata de dos vacunas recomendadas para niñas de 11 a 12 años de edad (se puede dar a niñas desde los 9 años) y para adolescentes y mujeres de 13 a 26 años que no hayan recibido ninguna dosis o completado la vacunación. Los expertos también sugieren que las tres dosis de la vacuna sean de la misma marca.

Recomendación: La mujer que se haya vacunado contra el VPH igualmente debe hacerse las pruebas de Papanicoláu, y de ser necesario, de VPH.

Entre otras medidas, no fumar y usar condones durante las relaciones sexuales*, también pueden disminuir su riesgo de contraer cáncer de cuello uterino.

“El cuerpo habla”

Es importante que estemos atentos a cómo nos sentimos y que no dejemos pasar dolores, molestias y síntomas que pueden llegar a indicarnos que algo no está bien con nuestra salud.

En un artículo de la BBC se explican los diez síntomas del cáncer que no debemos ignorar, según ACS. Si detecta alguno de estos síntomas o una combinación de  ellos, consulte con su médico de inmediato:

  1. Pérdida de peso inexplicable
  2. Fiebre
  3. Cansancio
  4. Cambios en la piel
  5. Un cambio en el hábito de evacuación o en la función de la vejiga
  6. Heridas que no cicatrizan
  7. Sangrado
  8. Endurecimiento o una masa en cualquier parte del cuerpo
  9. Dificultad para tragar
  10. Tos persistente o ronquera

En cuanto al cáncer de cuello uterino,  puede ser que no presente síntomas particulares en su etapa inicial, pero en etapas avanzadas puede causar sangrado o flujo vaginal anormal tras las relaciones sexuales y en otras ocasiones.

El sitio cancer.org ofrece una guía muy completa en español sobre prevención y detección temprana del cáncer del cuello uterino. Puede encontrarla haciendo click aquí.

Usted y su familia no están solos

Si usted o una persona querida fue diagnosticada con esta enfermedad, el médico le recomendará una terapia tomando en cuenta la fase del cáncer al momento del diagnóstico y las características del paciente (edad, estilo de vida y síntomas). Es muy común que el médico recomiende algún tratamiento o una combinación de tratamientos. También es importante que pida ayuda y busque apoyo emocional.

Para más información sobre el tema visite:

*El uso de condones se ha asociado a una tasa más baja de cáncer de cuello uterino.

**Enlace disponible sólo en inglés.

Aclaración: El presente artículo no pretende reemplazar la opinión o sugerencias de un médico. Por favor, si tiene dudas sobre qué tipo de exámenes debe hacerse y sobre el estado de su salud, consulte a un doctor.

Comments

comments