La muerte inesperada de su ser querido nunca es fácil, y la situación puede ser aún más traumática si se hubiera podido evitar el accidente. Entendemos que sufres un dolor tremendo, y estamos aquí para ayudarle a aliviarlo.

Los abogados compasivos de Morgan & Morgan han estado defendiendo a las familias de los fallecidos injustamente desde 1988.  Las compañías de seguros intentarán devaluar su caso para evitar tener que pagarle lo que se merece, lo cual es inaceptable por cualquier medio. Tratamos a nuestros clientes como familia, y lucharemos incansablemente por cada centavo que al que tenga derecho. 

¿Cómo Puede un Abogado Ayudar Después De Una Muerte Injusta?

Aunque la adopción de medidas legales puede parecer una baja prioridad después de la pérdida de un ser querido, es importante contratar a un abogado de confianza para manejar los aspectos legales del accidente. Un abogado con experiencia en casos de muerte injusta le defenderá sin descanso por usted y le dará la mejor oportunidad posible de recibir la compensación a la que tiene derecho. Nuestro equipo puede evaluar la situación, ayudarle a presentar la demanda por Muerte Injusta y guiarlo a través de todos los procedimientos judiciales futuros 

¿Y Si No Puedo Pagar un Abogado?

Los accidentes pueden agotarlo económicamente, por lo que facilitamos el pago de nuestra ayuda. Cuando se une a nuestro equipo, no le cuesta nada de su bolsillo. Creemos firmemente que todos deberían permitirse representación después de un accidente, por lo que deducimos nuestros honorarios del acuerdo favorable o la adjudicación del jurado para que pueda concentrarse en su recuperación.

¿Por Que Morgan & Morgan?

El los momentos más difíciles de tu vida, Morgan & Morgan te respalda. Las compañías de seguros son conscientes de lo apasionadamente luchamos por nuestros clientes y es más probable que ofrezcan acuerdos más altos para evitar vernos en los tribunales. Con más de 800 abogados listos para luchar por lo que se merece, puede estar tranquilo sabiendo que su caso está en buenas manos.

AVERIGUA SI TIENES CASO: COMIENZA LA EVALUACIÓN