Uber: ¿qué derechos tiene un conductor?

En los últimos años, la compañía de transporte Uber* ha ganado gran popularidad, no sólo por la facilidad y conveniencia que ofrece a los usuarios, sino también por ser una interesante oportunidad de trabajo para miles de personas, incluidos muchos hispanos en los Estados Unidos que buscan una fuente de ingresos estable, un dinero extra o un horario flexible para poder estudiar o pasar más tiempo con la familia. Tal es la acogida de Uber entre los hispanos, que la compañía implementó el servicio “UberESPANOL”, que permite a los usuarios solicitar que su chofer hable español.

A pesar de todas estas ventajas, muchos grupos de defensores de los derechos laborales han venido cuestionando el modelo bajo el cual Uber contrata a sus conductores, ya que si bien los conductores son considerados contratistas independientes por la compañía, algunos aspectos de su trabajo hacen pensar que deberían ser considerados más bien como empleados. ¿Cuál es la diferencia? En este post lo explicamos.

¿Qué es un contratista independiente?

Varios gobiernos estatales, así como el Departamento de Tesorería de los Estados Unidos (IRS por sus siglas en inglés: Internal Revenue Service) han adoptado principios legales para definir lo que es un contratista independiente. El factor más importante para determinar quién es un contratista independiente es el nivel de control que tiene el empleador sobre un servicio o producto, o dicho de otra manera, qué tanto define el empleador lo que se está haciendo y cómo será logrado.

Otra manera de distinguir a un contratista independiente es averiguar el método de pago o compensación. Si un trabajador se encuentra en la planilla de pagos de la compañía (payroll en inglés) y recibe un cheque o depósito constante, no se trata de un contratista independiente, sino de un empleado. Un contratista independiente normalmente recibe su pago de alguna otra manera.

Cuando un trabajador es un contratista independiente, por lo general:

  • Cuenta con sus propios equipos, materiales y/o herramientas.
  • Puede ser reemplazado en cualquier momento.
  • Puede elegir si acudirá o no al centro de labores sin temor a perder el trabajo.
  • Controla sus horas de trabajo.
  • El trabajo no es permanente, sino temporal.
  • El empleador no provee todos los materiales necesarios.

Muchas compañías clasifican a trabajadores que en la práctica son realmente empleados bajo la categoría de contratista independiente, ya que esa maniobra les ayuda a evadir los beneficios que la ley establece para los empleados, ahorrando así dinero y maximizando su rentabilidad. Esta práctica es ilegal, pero en algunos casos la línea que separa a los empleados de los contratistas independientes puede volverse algo borrosa.

En el caso de Uber, al tratarse de una compañía que funciona bajo un modelo novedoso y sin precedentes, establecer la diferencia entre un empleado y un contratista independiente se complica aún más. Es por ello que algunas cortes y agencias federales han implementado un sistema llamado “examen de realidades económicas” (economic realities test, en inglés). Este examen se concentra en los niveles de dependencia de un trabajador en la compañía para la cual trabaja. Si el trabajador obtiene un alto porcentaje de sus ingresos de una sola compañía, es posible que dicho trabajador califique como empleado. Se mide también el nivel de experiencia, las intenciones de ambas partes y el pago de Seguro Social, impuestos y beneficios.

Otras preguntas que las cortes hacen para determinar la categoría en la que debe clasificarse a un trabajador son:

  • ¿Cuál es el grado de control sobre el trabajo y quién ejerce dicho control?
  • ¿Cuál es el nivel de pérdida de cada parte en la relación?
  • ¿Quién pagó por los materiales, herramientas o equipos?
  • ¿Qué tipo de destreza o capacidad se requiere para hacer el trabajo?
  • ¿Existe algún grado de permanencia?
  • ¿Es el trabajador una parte integral del negocio?

Las cortes ponen en práctica, además, una evaluación del “derecho a controlar”. Cuando el empleador controla la manera en que se realiza el trabajo y se hace entrega del producto terminado, el trabajador puede ser considerado un empleado. Si el empleador no tiene autoridad sobre cómo un trabajador lleva a cabo su trabajo y se limita a dar ciertas directrices a su pedido, entonces es probable que se trate de un contratista independiente.

Impuestos y derechos

Las responsabilidades del empleador en temas de impuestos se definen por la categoría bajo la cual se clasifica al trabajador. En el caso de empleados, la compañía debe pagar impuestos de desempleo (unemployment tax) federales y estatales, impuestos de Seguro Social y aportes a un fondo de seguro estatal para Indemnización del Trabajador y Disability. Si se trata de contratistas independientes, ninguno de estos pagos es obligación de la compañía. Otro derecho de los trabajadores operando como empleados es el derecho a formar sindicatos (unions, en inglés) a fin de defender sus derechos y ganar poder de negociación en caso de reclamos o posibles mejoras de las condiciones laborales. Este derecho, según la ley, no aplica para contratistas independientes.

El caso de Uber

Recientemente, una corte en la ciudad de Seattle ha determinado, tras evaluar exhaustivamente todos los factores, que los conductores de Uber son, efectivamente, empleados de la compañía y que por lo tanto cuentan con derechos legales de formar un sindicato. Diferentes grupos de conductores en otras ciudades están ahora buscando ganar esos mismos derechos en sus localidades. Las opiniones se encuentran divididas, ya que el acuerdo entre Uber y los choferes incluye elementos combinados de ambos tipos de relación laboral. Se cuenta con gran flexibilidad de horarios y los choferes se encargan de mantener sus vehículos y ponerles combustible, que son características típicas de un contratista independiente. Pero al mismo tiempo Uber fija las tarifas a cobrar, los porcentajes de comisión y en muchos casos Uber es la principal fuente de ingresos de los conductores, cosas que nos hacen pensar que podría tratarse de empleados.

¿Qué opina usted sobre el caso Uber? ¿Trabaja usted como contratista independiente cuando debería ser tratado como empleado? El asunto es complejo, y es por ello necesario contar con un abogado que le ayude a evaluar su caso y defenderlo ante su empleador y las autoridades. Contáctenos hoy mismo para una consulta gratuita, y gustosos encontraremos las maneras de ayudarle.

Comments

comments