Tráfico sexual: una forma de esclavitud moderna en los Estados Unidos

trafico-sexual-photo

¿Aún existe la esclavitud en su ciudad natal? Aunque los Estados Unidos abolieron formalmente la esclavitud en 1865 a través de la Decimotercera Enmienda, las formas modernas de esclavitud persisten en la actualidad. Una de las peores formas de esclavitud moderna es el tráfico sexual, un horrendo crimen que afecta de manera desproporcionada a las mujeres y a los niños. Incluso podría estar ocurriendo en su ciudad.

Los hoteles, casinos, resorts, clubes nocturnos y otros establecimientos, juegan un papel importante en el tráfico sexual, ya que la explotación de víctimas de la trata, a menudo ocurren bajo sus techos. Los hoteles son especialmente útiles para los traficantes sexuales, ya que los miembros del personal suelen estar mal preparados para reconocer el tráfico y rara vez lo reportan.

Entrenar al personal del hotel para detectar las señales de tráfico sexual podría contribuir en gran medida a acabar con el tráfico, pero los hoteles y los moteles tienen un incentivo financiero para mirar hacia otro lado, y por tanto podrían no tener ninguna prisa para ofrecer el entrenamiento necesario.

En Morgan & Morgan – Abogados, esto nos parece inaceptable. Nadie debería mirar hacia otro lado, cuando se trata del tráfico sexual y por lo tanto queremos ocuparnos de aquellos quienes puedan tener una responsabilidad por su inacción. Contáctenos hoy al 800-300-2100 para una conversación confidencial y gratuita. Usted podría tener el derecho a una compensación.

¿Qué tan común es el tráfico sexual en los Estados Unidos?

Resulta difícil establecer una cifra con precisión acerca del número de víctimas de tráfico sexual en EE.UU., pero Polaris (una organización sin ánimo de lucro que lucha por poner fin a la esclavitud moderna) estima que el número de víctimas a nivel nacional asciende a cientos de miles, teniendo en cuenta tanto a los adultos, como a los menores, así como cuando se combina el tráfico sexual con la trata con fines de explotación laboral.

Lo que sí se sabe con absoluta certeza es que desde 2007 la línea gratuita nacional contra la trata de personas (National Human Trafficking Hotline) — un servicio gestionado por Polaris — ha recibido reportes de 34.700 casos de tráfico sexual dentro de los Estados Unidos, con más de 5.500 reportes registrados en 2016. De los más de 5.500 reportes de tráfico sexual de ese año, alrededor del 70 por ciento de las víctimas fueron mujeres y un 27 por ciento involucró a un menor.

El número total de tráfico sexual a nivel nacional, es probablemente mucho mayor.

¿Quiénes son las víctimas del tráfico sexual?

Las mujeres y los niños constituyen la mayoría de las víctimas de tráfico sexual, y alrededor de un cuarto de todos los reportes de NHTH en el 2016 involucraron a un ciudadano estadounidense. Estas mujeres y niños a menudo son coaccionados o engañados para realizar actos sexuales comerciales, por parte de alguien que conocen, como un padre o un miembro de la familia, o alguien con quien se han involucrado románticamente, de acuerdo con Polaris.

Los niños fugitivos son particularmente vulnerables de convertirse en esclavos sexuales. De hecho, en 2017, el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados, (National Center for Missing and Exploited Children) estimó que 1 de cada 7 fugitivos en los EE.UU. fueron reportados como posibles víctimas de tráfico sexual.

Las mujeres y los niños constituyen la mayoría de las víctimas de tráfico sexual.

Los ciudadanos extranjeros también son traídos al país con el propósito del tráfico sexual. Casi el noventa por ciento (666 reportes) de los reportes de tráfico sexuales hechos en 2016 por NHTH involucraban a un ciudadano extranjero, pero es probable que esta cifra sea menor al número real. Un reporte citado por el Arca de la Esperanza para Niños (Ark of Hope for Children), otra organización sin ánimo de lucro involucrada en la lucha para para poner fin al tráfico humano, estimó que entre 14.500 a 17.500 personas son traficadas dentro de EE.UU. cada año.

Las víctimas del tráfico sexual pueden permanecer en dicha situación en cualquier lugar, desde un par de días a unos cuantos años, pero los sobrevivientes casi siempre terminan con repercusiones duraderas. Se sabe que las víctimas desarrollan problemas físicos y de relaciones, problemas psicológicos derivados del trauma que experimentaron, consecuencias crónicas de salud relacionadas al uso de drogas, abuso físico y condiciones médicas sin tratar, o que fueron tratadas inadecuadamente, de acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU.

¿Cómo se están lucrando los negocios con el tráfico sexual?

Los casinos, resorts, clubes nocturnos y otros negocios, resultan útiles para los traficantes sexuales, tanto para encontrar como para explotar a las víctimas, pero los hoteles y los moteles son los lugares ideales debido a la facilidad de acceso por parte de los compradores, su habilidad para pagar en efectivo y la ausencia de gastos de mantenimiento, de acuerdo con NHTH. Resulta muy sencillo para un traficante el promocionar sus víctimas en línea y organizar encuentros en hoteles.

Como resultado, los hoteles son la primera línea de defensa contra el tráfico sexual y es importante que los hoteles y los moteles entrenen a su personal para que sepan cómo detectarlo. Por ejemplo, si una mujer no tiene el control de sus posesiones o su identificación, ella podría ser una víctima de la trata. Por otra parte, si una sola persona reserva múltiples habitaciones o alquila habitaciones por hora y por menos de un día, podría tratarse de un traficante sexual, de acuerdo con el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU.

La mejor forma en la que los hoteles y moteles pueden ayudar a luchar contra el tráfico sexual, es entrenar a sus empleados para que detecten estas señales reveladoras. Muchos hoteles, como Marriott International, entrenan a sus empleados para que detecten el tráfico sexual, pero muchos otros siguen mirando hacia otro lado y al parecer se lucran con esta forma de esclavitud moderna.

Ayúdenos a terminar con el tráfico sexual en los Estados Unidos

En Morgan & Morgan – Abogados, nuestros abogados se han asociado con la firma de abogados Weitz & Luxenberg, para ponerle fin al tráfico sexual en los Estados Unidos. Nuestros abogados creen que los hoteles y los moteles juegan un papel significativo en la perpetuación del tráfico sexual y queremos que sean responsables por hacer la vista gorda a los crímenes atroces que ocurren en sus instalaciones.

Si usted fue víctima de tráfico sexual, contáctenos hoy mismo al 800-300-2100 para una conversación confidencial y gratuita. Usted podría tener el derecho a una compensación.

Comments

comments