Robo de identidad: ¡No se deje sorprender!

Leopoldo Valdez, inmigrante residente del Alto Manhattan, recibió una de las peores noticias de su vida cuando fue a comprar un automóvil: su identidad había sido robada. ¿Cómo sucedió esto? No lo sabe. Lo que sí sabe es que a partir de ese día empezó a vivir una pesadilla, pues a pesar de que este incidente ocurrió hace casi 5 años, las agencias de crédito aún le siguen demandando pagos por préstamos que él no solicitó.

El robo de identidad es un delito grave pero muy común, que afecta a millones de víctimas cada año. Es un término general que incluye el robo del nombre, fecha de nacimiento, número de seguro social, dirección, información de cuentas bancarias y cualquier información personal que le sirva al ladrón para hacerse pasar por otro individuo y tomar el control de sus cuentas bancarias o de crédito para realizar comprar o cometer algún tipo de fraude.

Nadie está libre

Todas las personas son potenciales objetivos para el robo de identidad, sin importar su edad o estado financiero. Un sector especialmente vulnerable a este delito son los inmigrantes, pues muchas estafas están diseñadas para engañarlos y perjudicarlos.  En la mayoría de los casos las víctimas no se dan cuenta de lo sucedido hasta que, como en el caso del señor Valdez, un informe de crédito o una solicitud de préstamo les revela este problema.

En muchos casos, también, los afectados quedan con las finanzas destrozadas y sufren por años mientras intentan corregir el daño que los estafadores les han ocasionado. Al problema económico se suma la intensa carga emocional a la que tienen que enfrentarse, generada por los problemas que deben resolver, pues ser víctima del robo de identidad, además de la pérdida de dinero, puede traer problemas mayores. Puede dar lugar a falsos arrestos y acusaciones graves que podrían privarlo de la libertad durante días, y como consecuencia dañar su reputación, perjudicar su carrera y su vida social y familiar. Además, su informe de crédito se verá afectado y le será difícil o imposible acceder a créditos, obtener un préstamo o una hipoteca.

¿Qué hacer si fui víctima de robo de identidad?

Si usted ha sido víctima del robo de identidad es importante que actúe de inmediato, pues mientras más espere para actuar, más grande puede ser el daño. Estas son algunas de las acciones inmediatas que debe realizar:

    • Reporte el crimen a la Comisión Federal de Comercio (FTC) e informe a la policía. Reporte el crimen a la FTC (Federal Trade Commission) a través de su formulario de quejas. Con una copia del reporte al FTC  y cualquier otra prueba que tenga del robo, acuda al departamento de policía de la ciudad donde el robo de identidad se llevó a cabo. Realice una denuncia y obtenga copias, que le servirán de ayuda para cuando acuda donde sus acreedores.
    • Informe a sus acreedores. Póngase en contacto con ellos, tanto los de sus cuentas verdaderas como de las que fueron abiertas por el ladrón, si se dio el caso. Informe sobre lo sucedido a las instituciones emisoras de préstamos, tarjetas de crédito y tarjetas de crédito de tiendas. También, a sus proveedores de teléfono y de cualquier servicio público. Está bien que inicie el proceso por teléfono, pues la acción rápida es importante, pero igual es necesario que a lo largo del proceso tenga documentos que detallen el problema. Así que acuda al departamento de fraude de cada compañía para reportar el robo de su identidad e infórmese sobre lo que debe hacer.

Cuando el robo de la identidad involucra su correspondencia, debe ponerse en contacto con el Servicio de Inspección Postal de Estados Unidos. Hay hojas de reclamación y denuncia en línea disponibles.

  • Solicite una alerta de fraude con cualquiera de las tres compañías que ofrecen reportes de crédito: Equifax, Experian* o TransUnion*. Las alertas son gratuitas e impiden que otra persona abra cuentas con su nombre. Aunque también implica que su crédito se congele, es necesario que realice este trámite para que no se meta en problemas mayores.
  • Contacte a todas las instituciones en las que tengan sus datos. Así no haya sucedido ningún problema con ellas, tome esta medida como precaución.
  • Cambie las contraseñas, nombres de usuarios y números de identificación personal (PIN) de todas sus cuentas.

Busque asesoría para resolver los problemas de manera rápida y eficaz

Lo más importante es que no trate de manejar esta carga por su cuenta. Usted debe ser asesorado por un abogado que conozca bien este tipo de casos, quien sabrá proteger sus derechos como consumidor. Un profesional le ayudará a manejar la situación, le protegerá de daños mayores y le ayudará a resolver sus problemas con los acreedores, que podrían tratar de colocarlo como responsable de lo sucedido. También, trabajará para limpiar su reputación, tarea que, en algunos casos, no es nada fácil de realizar.

El camino para recuperar todo lo que es suyo y asegurarse de que el robo de identidad realmente ha llegado a su fin, es largo. En abogados.com estamos de su lado. Queremos que se haga justicia y que usted se pueda recuperar del robo de identidad y de otros problemas de crédito de manera rápida y segura. Contáctese con nosotros, cuéntenos su caso y deje su problema en nuestras manos. Le podemos ayudar a recuperar control sobre su identidad y su tranquilidad.

 

*Sólo disponible en inglés.

Comments

comments