¿Qué es el acoso por deudas y cómo detenerlo?

La situación económica actual no está nada fácil. Si bien todos nos esforzamos por estar al día con el pago de nuestras deudas, muchas veces uno se ve obligado a postergar estos pagos para dar prioridad a gastos de primera necesidad. Ante este hecho, muchos acreedores practican o contratan agresivos servicios de cobranza que pueden convertirse en un gran dolor de cabeza para usted y los suyos.

Felizmente, el sistema legal de los Estados Unidos cuenta con la Ley de Prácticas Justas para la Cobranza de Deudas o “FDCPA” por sus siglas en inglés: Fair Debt Collection Practices Act, que prohíbe a las compañías la utilización de prácticas abusivas, injustas o engañosas para obligarlo a pagar. En este artículo, queremos compartir con usted las distintas maneras en que la ley nos protege contra las prácticas más comunes de acoso por deudas.

Entre las prácticas que pueden ser consideradas acoso por deudas, podemos incluir:

  • Llamadas donde la persona o institución no se identifica debidamente
  • El uso de insultos o malas palabras
  • Amenazas de hacerle daño
  • Llamadas repetitivas con la intención de molestarlo, acosarlo o abusar de usted o a cualquier otra persona que conteste el teléfono
  • La publicación de listas de personas que han fallado en el pago de sus deudas, excepto la entrega de su información a una compañía de reporte de crédito

Es importante entender que el exigir a un cobrador a que deje de llamar no impide al cobrador el buscar otras vías legales para cobrar la deuda que usted mantiene, lo cual puede incluir una denuncia en su contra o la entrega de su información a una compañía de reportes de crédito. Sin embargo, usted tiene derechos que regulan cómo debe ser la comunicación con los cobradores, y conocerlos bien lo hará menos vulnerable ante un acoso por daudas.

No permita que un acoso por deudas interfiera con su vida

Es ilegal contactarlo durante horas inusuales -por ejemplo mientras usted duerme- o en momentos que ellos saben que son incómodos para usted, como un domingo o un feriado. Está también prohibido contactarlo en lugares inapropiados, como por ejemplo en su centro de trabajo si es que el cobrador sabe que usted no puede recibir llamadas allí. De no ser así, hágaselo saber.

Exíjales información completa

Otro ejemplo de acoso por deudas incluye cobradores contactando le alegando que usted le debe dinero. El cobrador está obligado, por ley, a proporcionarle información básica acerca de la deuda, lo cual debe incluir el nombre del acreedor, el monto que usted debe, y cómo podría usted apelar esta deuda o solicitar verificación. De no hacerlo en la primera llamada, el cobrador debe enviarle una noticia escrita con dicha información dentro de los próximos 5 días luego de la comunicación inicial.

Es buena idea solicitar formalmente y por escrito una verificación de la deuda. De esta forma, solicitar más información en caso usted no esté seguro si la deuda es real o si la cantidad exigida por los cobradores es la correcta. Si dentro de los 30 días luego de haber recibido la información solicitada usted cuestiona la deuda por medio de una carta formal, el cobrador no podrá llamarlo ni contactarlo hasta que su cuestionamiento haya sido investigado y el cobrador le haya entregado a usted por escrito la verificación o aclaración de su deuda.

Pídales que se identifiquen

Usted también tiene derecho a solicitar al cobrador el nombre y la dirección de la persona o institución a la que usted le debe dinero. Si usted envía una carta formal dentro de los 30 días, el cobrador debe detener toda comunicación con usted hasta haberle entregado dicha información.

Una vez recibida la información que usted solicitó o la respuesta a su cuestionamiento de la deuda, revise sus propios archivos y asegúrese de que su información coincida con lo que ellos le enviaron. Si usted no reconoce el nombre del acreedor, pregunte si este compró la deuda a otra persona o compañía que le prestó el dinero, y de ser así, cuál es el nombre de esta persona o compañía. Es su derecho exigir esta información, y es deber de los cobradores entregársela.

Deje que un abogado hable por usted

Si usted cuenta con un abogado y el cobrador dispone del nombre y número telefónico él, el cobrador debe, por ley, dejar de llamarlo a usted y comunicarse directamente con su abogado. Si usted ya está siendo representado y recibe la llamada de un cobrador, dígales quién es el abogado que lo defiende y exija que toda comunicación sea, en adelante, con él en lugar de usted.

Mantenga informados a los suyos

Conocer nuestros derechos es la mejor manera de defendernos de los abusivos. Una deuda no debe convertirlo a usted o a su familia en víctimas de prácticas deshonestas o inescrupulosas por parte de personas que sólo buscan recuperar su dinero sin importarles el daño emocional y psicológico que pueden causar a sus deudores. Lo invitamos a compartir esta información con quienes puedan encontrarla útil y a contactarnos si tiene alguna duda en materia legal.

Comments

comments