Lo Que debe saber antes de visitar al doctor

Cuando vamos al hospital, al médico, o incluso a donde el dentista, esperamos salir en mejores condiciones que cuando llegamos. Sin embargo, es alarmante saber que los errores médicos son la tercera causa de muerte en los EE. UU., de acuerdo con la Revista de la Asociación Médica Estadounidense. Los errores médicos demandan más de 251,000 vidas cada año, más que las enfermedades respiratorias, los accidentes cerebrovasculares y el Alzheimer, lo que indica que la seguridad del paciente no cumple con los estándares de calidad.

Entonces, ¿qué son exactamente los errores médicos? y ¿cómo podemos protegernos como pacientes?

Con motivo de la Semana de Concientización en Seguridad del Paciente, lo guiaremos a través de todo lo que necesita saber acerca de los errores médicos: sus derechos como paciente, cómo protegerse a sí mismo y qué hacer si ha sido víctima de la negligencia de algún profesional de la salud.

Errores médicos: principios básicos

Por definición, los errores médicos son el tratamiento inadecuado, no calificado o equivoco por parte de un profesional sanitario tal como un médico, dentista, enfermera o farmaceuta.

Estos errores ocurren cuando el profesional de la salud se desvía de un “patrón de tratamiento” establecido. En otras palabras, si otro médico idóneo hubiera actuado de la misma forma, bajo circunstancias similares, entonces la negligencia no es considerada. No obstante, si hay evidencia que sugiere que el tratamiento no era necesario o que hubiera podido obtener un resultado diferente, entonces el profesional de la salud es el culpable de la negligencia médica.

Los errores médicos pueden tener varias formas, tales como: diagnósticos equívocos, errores de medicación y errores quirúrgicos. Un ejemplo reciente de comportamiento cuestionable dentro de la industria de la salud y que ha tenido un profundo efecto en las vidas de las pacientes e incluso en las comunidades, es la prescripción excesiva de opiáceos en las salas de emergencia, lo que ha llevado a la adicción de esta sustancia.

Sus derechos como paciente

Como pacientes sin conocimiento médico, podemos sentirnos indefensos cuando cuestionamos lo que nuestros médicos nos informan acerca de cuál es el mejor procedimiento, ya sean exámenes, tratamientos o prescripciones en cuanto a medicamentos.

Y aunque la mayoría de doctores están comprometidos ante todo con la seguridad del paciente, es prudente recordar que usted tiene derechos como paciente y debe apelar por ellos para que así pueda protegerse de un impacto negativo. Como el médico de Dallas, quien dejó a tres docenas de pacientes mutilados o paralizados después de varias cirugías fallidas.

Algunos de sus derechos como paciente, están garantizados por la ley federal, como el derecho a obtener una copia de su historial clínico y el derecho a que se mantenga en privado. Adicionalmente, se requiere que la interacción entre médico-paciente sea confidencial. Los médicos están restringidos a revelar información confidencial sin el consentimiento del paciente o a menos que la ley lo exija.

Además del derecho a la privacidad, dos de los principales derechos que tiene como paciente son el derecho a la comunicación y al consentimiento informado.

Nuestra salud es lo más importante que tenemos. Para protegernos a nosotros mismos de los errores médicos, debemos ser proactivos y protectores de nuestro cuidado médico y bienestar.

Derecho a la comunicación

También conocido como el derecho a la divulgación completa, la ley exige una comunicación honesta y abierta entre médicos y pacientes. Los pacientes tienen el derecho a conocer su situación médica, tanto actual como pasada, para así no tener una suposición errada de su salud. Si algún paciente sufre serias dificultades como resultado de algún error o diagnóstico médico, el doctor está obligado éticamente a informarle todos los factores importantes y asegurar que el paciente entienda lo sucedido. La divulgación completa es extremadamente importante para que el paciente esté en la capacidad de tomar decisiones acerca de su futuro cuidado médico.

Derecho al consentimiento informado

Del mismo modo, como paciente, usted tiene el derecho al consentimiento informado. Esto quiere decir que, si necesita un tratamiento, su profesional de la salud está obligado a brindarle toda la información necesaria, para que pueda tomar una decisión. Así mismo el profesional debe guiarlo a través de lo que pretende hacer, la naturaleza y el propósito del tratamiento, ya sea que este sea un procedimiento sencillo o una cirugía mayor, además del efecto buscado y anticipado, como también cualquier posible efecto secundario y riesgo implicado.  El profesional de la salud también debe ofrecerle alternativas razonables con sus pros y contras.

Para cumplir con un consentimiento informado, el doctor debe asegurarse de que el paciente sea competente y entienda todas sus opciones. Personas con incapacidades, niños, pacientes de la tercera edad o alguien que no sea capacitado para tomar decisiones, en el caso de cualquier dilema médico, debe contar con su correspondiente representación.

Muchos estados tienen leyes adicionales para proteger a los pacientes y algunos centros de salud tienen su propia declaración de derechos. También existen otras vías de apoyo: la defensoría del pueblo de su estado, el departamento de salud, o la defensoría del paciente según el hospital asignado.

También tiene el derecho a rechazar el tratamiento o cambiar de médico. Lo más importante, es entender que cuando se trata de su salud, cuenta con el derecho a hacer las preguntas que crea conveniente.

¿Cómo puedo protegerme de los errores médicos?

Nuestra salud es lo más importante que tenemos. Para protegernos de los errores médicos, debemos ser proactivos acerca de nuestra salud y ser los defensores de nuestro bienestar.

Primero que todo, vaya a donde un doctor calificado y certificado. Dependiendo de la región en la que viva, usted debería tener acceso al historial de su doctor en línea. Puede encontrar esta información en la página web de la Federación de Concejo Estatal de Médicos, o a través del departamento de salud de su estado.

Realice su propia investigación para que entienda cualquier problema de salud que esté enfrentando. Documente sus síntomas y escriba cualquier pregunta que tenga. Cuando vea a su médico, usted no solo debe esperar, sino también debe exigir respuestas consistentes y completas.

Aunque puede ser intimidante, debe manifestar si percibe que hay algo que no está bien y ser honesto sobre el tema. Hable con su proveedor de salud y explíquele lo que le está molestando. Es crucial confiar en su médico o enfermera, pero también es importante ser perspicaz y usar el sentido común. El profesional de la salud debe ganarse su confianza y está bien no sentirse a gusto con alguien que no responde a sus preguntas, o no le brinda el tiempo o la atención adecuada.

Cada vez que una visita a donde el doctor termine con un supuesto tratamiento, hay cinco preguntas que le debe hacer a su profesional médico:

  1. ¿Es el examen o procedimiento totalmente necesario?
  2. ¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  3. ¿Hay otras opciones que sean más simples y más seguras?
  4. ¿Qué pasa si escojo no seguir con el examen o el procedimiento?
  5. ¿Cuánto cuesta y si el seguro lo cubre?

Consumer Reports, creó tarjetas con estas preguntas la cuales puede imprimir, guardar en su billetera y llevarlas cada vez que visite a su médico.

Recuerde que siempre tiene la opción de solicitar una segunda opinión médica. Si se siente incómodo o con poca confianza acerca de su profesional médico, no dude en buscar a otro doctor.

¿Qué es la Reforma de Agravios?

El rumor de que las demandas por errores médicos son frívolas, ha estado circulando recientemente. Algunos discuten que las reclamaciones por errores médicos, llamada “reforma de agravios”, reduce los costos y mejoran el cuidado médico. Además, estos doctores y legisladores discuten que el incremento en las demandas por errores médicos, ha generado el deterioro de la atención médica, ya que los doctores, por miedo a una acción legal en contra, se sienten intimidados en sus labores.

Muchos estados han adoptado la reforma de agravios, limitando la cantidad de dinero que los pacientes afectados pueden recuperar. Incluso hay un proyecto de ley en el Congreso, que apunta a imponer límites de tiempo a las víctimas que gestionan reclamaciones por errores médicos y restringir los daños no económicos a $250,000.

En realidad, no solo es el número de reclamaciones por errores médicos que disminuyen, sino también la reforma de agravios crea una mayor responsabilidad en el sistema de salud.

Las considerables limitaciones impuestas como parte de la reforma de agravios, en los estados de Texas y Wisconsin, a menudo perjudican a los pacientes que están gravemente lesionados y que tienen una dependencia médica de por vida, la cual los incapacita para poder trabajar. En vez de obtener justicia en la corte, estas personas tienen que depender de los seguros médicos y en muchos casos, de Medicare o Medicaid, para pagar sus facturas médicas. La nación y sus contribuyentes terminan pagando por el error que cometen los individuos culpables.

Defendiendo a las víctimas de los errores médicos

Si sospecha que ha sido objeto de un negligente cuidado médico, lo primero que debe hacer es comunicarse con un abogado.

Un abogado asegurará el historial clínico de los pacientes, realizará entrevistas y lo guiará a través de las normas de prescripción del estado. Morgan & Morgan cuenta con un equipo de experimentados abogados, especializados en errores médicos, que han probado la negligencia de los profesionales de la salud. Si le preocupa la calidad de atención recibida por alguna condición médica, complete nuestro formulario para una gratuita y confidencial revisión de su caso.

Comments

comments