Filtros IVC: ¿Cura o enfermedad?

medicina FDA demanda legal muerte enfermedad

Muy utilizados por la medicina en los Estados Unidos, los filtros de IVC, también denominados Filtros Greenfield, son dispositivos cónicos que pueden ser implantados en la vena cava inferior.

La vena cava inferior es una vena de gran tamaño que canaliza la sangre sin oxígeno que se encuentra en la parte inferior al corazón. Estos implantes se hacen a través de una compleja cirugía a la que se someten pacientes con grandes riesgos de sufrir una embolia pulmonar (un coágulo de sangre en los pulmones).

Embolia pulmonar

Se trata de coágulos sanguíneos que pueden desprenderse de venas profundas en las piernas, venas que llevan la sangre al corazón y a los pulmones. Los filtros IVC fueron desarrollados con el objetivo de atrapar estos coágulos y evitar que invadan órganos esenciales para la vida tales como el corazón o los pulmones.

Lesiones

En la mayoría de los casos, estos filtros no son retirados por los médicos una vez pasado el peligro de una embolia. ¿Qué sucede entonces? Estos aparatos pueden tornarse extremadamente peligrosos. En algunos casos, estos dispositivos se rompen en varios pedazos, provocando serios daños. En otros, comienzan a generar efectos contraproducentes. En cualquiera de estos escenarios, el filtro IVC puede ocasionar graves lesiones que, en ocasiones, pueden acabar con la vida de quienes los tienen en su cuerpo. Los efectos secundarios pueden llegar a ser devastadores.

Efectos secundarios

Los daños que los filtros IVC pueden ocasionar se suceden a partir de la fractura, la migración y/o la perforación del filtro. El filtro también puede desajustarse. Cuando el filtro se fractura, las partes sueltas del filtro comienzan a diseminarse por el cuerpo, lesionando así los pulmones, el corazón y/o las venas. En otros casos, el filtro puede perforar el corazón y, como es lógico, las consecuencias son mortales.

Otra de las complicaciones que estos filtros pueden provocar es la de obstaculizar las funciones del corazón. Se conoce a esta infeliz posibilidad como el taponamiento cardíaco.

Antecedentes

La FDA (Food and Drug Administration), el órgano gubernamental regulador que se ocupa de estos asuntos en los Estados Unidos, ha lanzado varias alertas relacionadas a los filtros IVC, pero no ha prohibido su uso.

Este organismo ha aprobado varios de los filtros ICV que han dado buenos resultados, pero también ha aprobado otros que derivaron en la muerte de varios pacientes. Algunos de los filtros que han estado bajo la mira del FDA y que han causado graves lesiones o el fallecimiento de pacientes son:

  • Stainless Steel Over-the-Wire Greenfield, desarrollado por la empresa Boston Scientific. Este filtro fue aprobado por la FDA a mediados de los años ‘90.
  • El G2, desarrollado por la compañía C.R. Bard, fue aprobado por la FDA en el 2005.
  • El Gunther Tulip, fabricado por la empresa Cook, fue aprobado por la FDA en el 2000.
  • También fabricado por Cook, el Cook Celect fue aprobado para su uso permanente por la FDA en el 2007.
  • Por último, el Titanium Greenfield, desarrollado por la compañía Boston Scientific con base en Massachusetts, fue aprobado en 1989.

Advertencias

Luego de ser aprobados por la FDA, la mayoría de estos filtros comenzaron a traer inconvenientes. A mediados del 2010, la FDA se pronunció por primera vez acerca de los peligros que estos filtros podrían ocasionar en caso de no ser removidos a tiempo. Así, la FDA advertía a los pacientes los peligros de que estos filtros permanecieran en sus cuerpos, pudiendo representar un problema para la vida de los portadores del mismo.

El organismo regulador recibió, solamente entre el 2005 y el 2010, casi mil quejas de usuarios. Estos reclamos incluían fractura de los filtros, migraciones y perforaciones. A raíz de las precauciones publicadas por la FDA, a empresas como Cook, Bard y Boston Scientific, comenzaron a lloverles las demandas.

Demandas

Las víctimas de los filtros IVC defectuosos tienen derecho a reclamar por los daños. Víctimas y familiares de víctimas pueden presentar demandas a los fabricantes de estos filtros, pidiendo que se los indemnice por los daños ocasionados.  

En caso de que usted o alguno de sus familiares haya sido perjudicado por la impericia de los dispositivos comercializados por estas compañías, no dude en contactarse con nosotros. En abogados.com tenemos experiencia lidiando con este tipo de empresas que sólo buscan beneficiarse económicamente sin preocuparles la salud de los seres humanos.

Ayuda legal

Recuerde que en en abogados.com sólo le cobramos si ganamos su caso. Contáctese con nosotros, nuestros especialistas bilingües estarán encantados de atenderle, escuchar su historia e informarle si efectivamente tiene un caso en el que podría recibir compensación.

Comments

comments