Estrés postraumático ¿qué es y cómo tratarlo?

hispanos ley ayuda stress

Cuando sobrevivimos una situación en la que nuestra vida o la de otros peligra, tales como una guerra, un accidente de auto, un desastre natural o un ataque sexual, el daño puede ser más que físico. De hecho, es bastante común que las personas que experimentaron esta clase de desafíos sufran luego estragos en su salud mental.

Recuerdos dolorosos, problemas para dormir, pesadillas e irritabilidad son algunos síntomas normales cuando hemos vivido situaciones extremas. Estos síntomas pueden interferir con nuestras labores cotidianas, tales como ir a trabajar, estudiar y compartir momentos con nuestros seres queridos, pero por lo general empiezan a atenuarse y desaparecer luego de algunas semanas o meses.

Sin embargo, en algunos casos, estos síntomas persisten, y es allí que hablamos ya de Estrés Postraumático, o PTSD por sus siglas en inglés: Post Traumatic Stress Disorder. En este post, que compartimos uniéndonos a los esfuerzos de concientización por el mes del PTSD, aprenderemos un poco más sobre este mal, sus síntomas, tratamientos y aspectos legales.

¿Quiénes son más propensos a sufrir PTSD?

Toda persona que vive un a experiencia cercana a la muerte es propensa a sufrir de estrés postraumático. El PTSD no es, bajo ningún criterio, un signo de debilidad de carácter, sino todo lo contrario: que la persona fue capaz de sobrevivir bajo condiciones extremas. Pero existen factores que pueden hacer a una persona más propensa a sufrir de este mal. Por ejemplo, cuando el evento traumático duró mucho tiempo o fue extremadamente intenso. También cuando la situación extrema resulta en una lesión o daño físico de largo plazo o permanente.

Podemos mencionar también factores de tipo personal, como exposición anterior a otras situaciones extremas, la edad y personalidad. Vale considerar también el tipo de vida que la persona encuentra después de la experiencia traumática. Las situaciones de alto estrés hacen más probable que la persona desarrolle PTSD, mientras que un ambiente de apoyo, soporte y ayuda reducen las posibilidades de sufrir este mal.

¿Cómo lo identificamos?

En muchas personas, los síntomas de Estrés Postraumático se manifiestan de inmediato, pero en algunos casos no se presentan sino hasta meses e incluso años después de sobrevivir una experiencia traumática. Hay también personas cuyos síntomas van y vienen en forma esporádica.

Si bien cada persona experimenta el PTSD de manera diferente, este cuadro puede manifestarse de cuatro maneras principales:

  1. Revivir el incidente. Los recuerdos del evento pueden volver a nuestra mente tanto cuando estamos despiertos como cuando dormimos, a manera de pesadillas. Es posible incluso sentir que estamos otra vez viviendo la situación desgarradora que nos impactó, a manera de reviviscencias o flashbacks.
  2. Evitar compulsivamente situaciones que nos recuerdan la experiencia. Lugares, olores, sonidos, incluso personas podrían servir como detonante para desencadenar malas memorias. Cuando esto ocurre, no es raro que la persona evite incluso hablar sobre su experiencia, aún con personas cercanas como familiares o amigos íntimos.
  3. Sentimientos y pensamientos negativos. El trauma puede afectar la manera en que nos vemos a nosotros mismos y a los demás. Es común sentir vergüenza y/o remordimiento tras lo que pasó, así como desconfianza en todo y en todos. Puede también impedirnos disfrutar actividades que antes nos agradaban, o quitarnos por completo el interés en ellas. Estos síntomas podrían compararse a una situación de adormecimiento, en la que nos cuesta mucho sentirnos felices.
  4. Vivir en estado de alerta permanente. Una experiencia cercana a la muerte puede dejarnos en  constante sensación de peligro, lo cual puede manifestarse con nervios incontrolables, problemas para conciliar el sueñO, e irritabilidad. Este estado puede también desencadenar en conductas imprudentes, como conducir el auto de manera irresponsable, o nocivas para la salud física, tales como fumar, abusar del alcohol,  o consumir drogas ilegales.

¿Cómo se cura el PTSD?

Cuando hablamos de una “cura” podemos estar hablando de cosas diferentes para diferentes personas. Para algunos, la cura puede significar la desaparición completa de los síntomas. Para otros, un tratamiento exitoso podría ser aquel que reduzca los síntomas a niveles manejables, que permitan llevar a cabo una vida normal, sin entrometerse en las relaciones interpersonales, el trabajo y la vida de pareja.

Existen muchos tipos de tratamiento para el estrés postraumático, pero podemos dividirlos en dos categorías principales: la psicoterapia y la medicación.

Los tratamientos de psicoterapia implican visitas o conversaciones con un terapista profesional. Dentro de esta categoría, existen diversas técnicas, como la terapia cognitiva-conductual, terapia de procesamiento cognitivo, terapia de exposición prolongada, entre otras.

Por el lado de la medicación, es necesario contar con la receta o prescripción de un médico especializado antes de adquirirlas. Tanto los ansiolíticos como los antidepresivos pueden ayudar muchísimo a las personas que sufren de PTSD.

¿Qué dice la ley?

Cuando una persona ha sufrido una experiencia cercana a la muerte, como un accidente de tránsito, un accidente grave de construcción, o un ataque sexual, el PTSD es uno de los factores que su abogado tomará en cuenta al momento de buscar una compensación justa para la víctima. El estrés postraumático puede ser una de las principales causas de pérdida de la capacidad de disfrute de la vida, además de implicar tratamientos y terapias que no son gratis para el paciente.

Si usted sufrió una experiencia extrema por negligencia de otros o en horas de trabajo, contacte a un médico para un chequeo preliminar. Una vez que reciba ayuda profesional, hable con un abogado. Un abogado sabrá respetar su espacio y su privacidad en los momentos difíciles, al mismo tiempo que trabaja por recuperar lo que le pertenece y así lograr que se haga justicia.

En abogados.com le ofrecemos una consulta gratis y en español. Es tan simple como completar nuestro formulario online, y un miembro de nuestro equipo se pondrá en contacto con usted para escuchar su historia con todo el profesionalismo que usted merece.

Comments

comments