(VIDEO) El plomo es mortal. ¿Lo están respirando en casa?

Muchas casas, sobre todo aquellas construidas antes de 1978, llevan pintura a base de plomo (lead paint en inglés). Desde ese año el uso de la pintura con plomo en viviendas está prohibido a nivel federal, ya que el plomo constituye un serio peligro para la salud. Las causas más comunes de intoxicación por plomo son justamente por la pintura hecha con este elemento químico y el polvo que contamina.

El plomo puede traer gravísimas consecuencias para la salud de nuestras familias y no se necesitan grandes cantidades para que los daños ocurran. Los niños son especialmente vulnerables: comer o chupar pedazos de pintura con plomo o respirar el polvo de plomo en el aire son maneras comunes de sufrir una intoxicación por plomo. Algunos juguetes y productos para niños también llevan pintura de plomo, sobre todo los juguetes antiguos. Los pequeños, además, pueden llegar a absorber una cantidad de plomo entre cuatro y cinco veces mayor que los adultos. Por si esto fuera poco, los niños suelen ser más curiosos y muchas veces tienden a llevarse cosas a la boca, lo cual los hace más propensos a intoxicarse.

vivienda plomo 1978

En este post le damos algunos datos para evitar intoxicaciones y tomar acción en caso de que un ser querido se vea afectado por este problema.

¿Qué daños ocasiona el plomo?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el plomo “es una sustancia tóxica que se va acumulando en el organismo  afectando a  diversos sistemas del organismo, con efectos especialmente dañinos en los niños de corta edad”. Una vez que el plomo ingresa a nuestro cuerpo, ya sea por ingesta o por inhalación, se distribuye por todo el organismo hasta llegar al cerebro, el hígado y los riñones, causando muchas veces daños irreparables.  La sustancia también se aloja en dientes y huesos, donde se va acumulando con el paso del tiempo. Si el grado de exposición al plomo es mayor, puede llegar a provocar coma, convulsiones e incluso la muerte. Los niños que sobreviven a una intoxicación severa pueden padecer serias secuelas, como retraso mental o trastornos del comportamiento.

En el caso de los  pequeños el elemento químico ataca al desarrollo del cerebro, lo que resulta en una disminución del cociente intelectual, pérdida de la capacidad de concentración, así como conductas antisociales y un desempeño escolar deficiente. Otras consecuencias en la salud que puede provocar la intoxicación con plomo son: anemia, hipertensión, disfunción renal, inmunotoxicidad y toxicidad reproductiva.

Los adultos no están libres. Una intoxicación con plomo en adultos puede causar dificultades durante el embarazo, problemas reproductivos tanto en mujeres como en varones, presión alta, problemas digestivos, desórdenes nerviosos, problemas con la memoria y la concentración, y dolor en los músculos y las articulaciones. Algunos datos de la OMS para tomar en cuenta:

  • La exposición al plomo es la causa de muerte de 143 mil personas cada año.
  • Se estima que la exposición al plomo causa unos 600 mil nuevos casos de discapacidad intelectual en niños cada año.
  • No existe un nivel de exposición al plomo que pueda considerarse seguro.
  • La intoxicación por plomo es totalmente prevenible.

¿Cómo evitamos exponernos al plomo?

Primero que nada, es bueno saber en qué año fue construida la casa en la que usted vive o en la que sus hijos pequeños pasan mucho tiempo (como la guardería, la casa de los abuelos o la escuela). Si la construcción ocurrió antes de 1978, la casa muy probablemente cuenta con pintura a base de plomo y es preciso tomar las precauciones correspondientes.

Es importante contactar a las autoridades locales (la ciudad o condado) y averiguar si sus servicios incluyen la inspección para descartar la presencia de plomo en hogares. Muchos de ellos lo ofrecen de manera gratuita.

Asegúrese de que sus pequeños no tengan acceso a pintura que se pela o despega, o a superficies que ellos podrían morder o chupar, ya que muy posiblemente estas se encuentren infectadas con plomo.

Cuando una vivienda construida antes de 1978 está siendo renovada o se le están haciendo trabajos de reparación, es mejor mantener fuera a niños y mujeres embarazadas, ya que el plomo podría emerger hacia la superficie. Una vez terminados los trabajos, la limpieza de los restos de polvo o pintura no debe ser realizada ni por menores ni por madres gestantes, ya que es muy probable que en estos residuos el plomo se encuentre presente.

Enseñe a sus hijos a lavarse las manos regularmente. Mantenga también limpios sus juguetes y otros objetos que ellos utilicen, así como los pisos y las ventanas. Se recomienda utilizar un trapo húmedo, para así limpiar las superficies de polvo. Como sabemos, el plomo se encuentra muy presente en el polvo.

Evite que sus niños jueguen sobre tierra, barro o polvo. De ser posible, siembre pasto donde ellos suelen jugar. En cualquier caso, es preferible que al entrar a la casa después de jugar fuera, se quiten los zapatos para no traer consigo partículas de plomo.

¿Qué hacer si sufrimos una intoxicación con plomo?

Lo primero es la salud: acuda de inmediato a un hospital o llame al 911 para recibir atención de emergencia. Asegúrese de obtener copias de todos los reportes y documentos médicos sobre la situación de la persona intoxicada y las posibles causas.

Si usted cree que la intoxicación ocurrió por negligencia del dueño de la casa, de la escuela, o del constructor de su vivienda, usted podría presentar un caso legal y ganar compensación económica por los daños. Para presentar una demanda, contar con la ayuda de un abogado será fundamental. En abogados.com le ofrecemos una consulta gratuita en español, en la que usted podrá conversar con un miembro de nuestro equipo que escuchará su historia y evaluará sus opciones ante la ley. Es tan simple como llamarnos por teléfono o completar nuestro formulario online, y estaremos en contacto con usted para velar por sus intereses.

 

Comments

comments