ASISTENCIA POR DISPUTA DE RECLAMACIÓN DEBIDO A DAÑO DE HURACÁN Y TORMENTA TROPICAL

Los huracanes son una de las fuerzas más destructivas en la naturaleza, tienen la habilidad de destruir casas y comunidades enteras en tan solo unas pocas horas. Esta repentina pérdida de su propiedad y el daño emocional que puede causar es debastador, sin embargo, contando con una póliza de seguro como propietario debería ofrecerle cierta tranquilidad, sabiendo que aquel daño debido a un huracán o a una tormenta tropical está cubierto.

No obstante, ese no podría ser el caso. Incluso cuando usted está pagando por un seguro cada mes, cuando más lo necesita, la compañía de seguro simplemente podría tratar y encontrar una manera de pagarle lo menos posible o evadir el pago total por los daños sufridos a su propiedad.

La temporada de huracanes dura desde el principio de junio hasta el final de noviembre, según el Centro Nacional de Huracanes. Desde 1968, el promedio de número de tormentas reconocidas que se forman cada año es de 11.8 y el número de fuertes huracanes es alrededor de dos en promedio.

Frente a estas frecuentes devastadoras tormentas, los dueños de propiedades a lo largo de la costa y otras áreas susceptibles a los huracanes deben cerciorarse de conocer lo que la póliza de seguros cubre y que hacer después de una tormenta, de esta manera, ellos pueden empezar con la reconstrucción.

Tipos comunes de daños causados por huracanes y tormentas tropicales  

Los huracanes traen consigo fuertes vientos y pesadas lluvias. Después de que estas fuerzas naturales se mueven hacia un área inhabitada, el lugar podría parecerse a una zona de guerra. Por ejemplo, fuertes vientos podrían dejar las calles cubiertas con tejas desprendidas de las casas, fuentes de energías derrumbadas, árboles arrancados y señales de tráfico destrozadas.

La magnitud del daño dependerá de la fuerza del huracán, el cual puede ser numerado entre uno a cinco basado en la velocidad del viento de la tormenta. Independientemente de la fuerza, los huracanes tienen cinco principales niveles que las personas deben tener en cuenta cuando se trata de daños a la propiedad.

La velocidad del viento es un factor determinante en la fuerza del huracán y probablemente su más peligroso riesgo. La fuerza del huracán está basada en la escala de viento de Saffir-Simpson, que determina el número de la categoría y el tipo de daño que podría esperarse de acuerdo con cada nivel.

Categoría 1: Tormentas con ráfagas de viento por encima de 74 millas por hora son consideradas huracanes de categoría-1 y son tan fuertes como para destruir techos, tejas, revestimiento de vinilo y canales. Las ramas grandes de los arboles podrían quebrarse y las raíces superficiales de estos serían mandadas a volar. Habría incluso daños en líneas eléctricas y postes que resultarían en cortes de luz.

Categoría 2: Tormentas con ráfagas de viento por encima de 96 millas por hora son consideradas huracanes de categoría-2 y pueden causar un mayor daño a los techos y revestimientos de las casas, arrancar árboles y dañar severamente las líneas de luz.

Categoría 3: Tormentas con ráfagas de viento por encima de 111 millas por hora son consideradas huracanes de categoría-3. Estas tormentas pueden arrancar las raíces profundas de los árboles y probablemente dejar sin electricidad y sin agua.

Categoría 4: Tormentas con ráfagas de viento por encima de 131 millas por hora son consideradas huracanes de categoría-4 y pueden causar daños graves a casas con pérdidas totales en la estructura del techo e incluso de algunas paredes exteriores.  La mayoría de los arboles serán quebrados o arrancados y los postes derrumbados, lo que le dificultaría al personal de rescate llegar a áreas residenciales.

Categoría 5: Tormentas con ráfagas de viento por encima de 155 millas por hora son consideradas las más peligrosas. Solo tres huracanes de categoría-5, han aparecido en los EE. UU., siendo Andrew el más reciente en 1992. Estos huracanes tienen el poder de destruir casas bien construidas, causando daños como la pérdida total del techo y el colapso de las paredes, mientras que también arrancan las raíces más profundas de los árboles y hacen que las señales de tránsito se conviertan en peligrosos proyectiles.

Los huracanes son también conocidos por traer con ellos lluvias torrenciales que pueden caer entre pocas pulgadas hasta diferentes pies en un corto periodo de tiempo. La cantidad de lluvia no tiene nada que ver con la fuerza de la tormenta, pero sí con la velocidad en que esta se mueve.  Tormentas que se mueven lento perduran sobre una determinada área más tiempo y por lo tanto más lluvia cae.

La cantidad de lluvia puede ser un agravio para otros factores que destruirían carros, causarían daños de agua en las casas, agrietarían los cimientos de los edificios y en el peor de los casos llevarían al ahogamiento de las personas.

Pasos a seguir después de un huracán

Desafortunadamente, incluso con el mejor intento para proteger la propiedad de alguien, esta probablemente terminará con algún tipo de daño con el paso de un huracán. Si su casa o negocio son dañados en la tormenta, usted querrá cerciorarse de tomar los siguientes pasos para asegurarse que su reclamación de seguro es manejada de una manera rápida y justa.

Cubra su propiedad afectada: Es importante que si su propiedad sufre cualquier daño, esta sea cubierta con un toldo o algo similar para prevenir la intrusión del agua o cualquier tipo de daño posterior. Recuerde, la compañía de seguros tomará cualquier razón para evitar pagarle y si ellos declaran que su propiedad está más deteriorada después de la tormenta, ellos lo culparían por el daño y negarían su reclamación.

Documente todo: Es recomendable que usted comience desde afuera y recopile toda la casa en cada toma, los cuatros lados y todo lo que pueda del techo. Asegúrese también de tomar fotos de todo el jardín. Empiece tomando fotografías panorámicas, después acérquese para sacar más detalles. Luego diríjase hacia adentro y tome fotos allí. Comience con fotos completas de las habitaciones y luego desplácese para tomar fotos individuales de los artículos. Un completo registro fotográfico es importante para poder probar las pérdidas en el caso que necesite presentar una reclamación. A medida que vaya tomando las fotos, realice un inventario de la propiedad afectada. Esto también ayudará con su petición.

Interponga su reclamación de seguro lo antes posible: Las pólizas de seguro por lo general exigen que usted actúe rápido después del daño de una tormenta. Por eso es de suma importancia que usted reúna sus fotografías, escriba su inventario y presente su queja tan pronto como sea posible.

¿Qué cubre mi seguro?

Generalmente, no existe como tal un seguro contra huracanes, porque la póliza normal de propietario típicamente cubre daños por el viento y un seguro contra inundación es algo que se compra por separado. Lo que cubre la póliza de propietario difiere según el lugar, así que asegúrese de conocer cuáles son las reglas que se rigen según su estado.

Por ejemplo, en Florida una póliza de propietario cubrirá el daño causado por el viento, lo que quiere decir que, si su techo o revestimiento es arruinado por este, el daño será cubierto. Sin embargo, hay un deducible especial por daño de huracán en Florida, el cual es establecido a un determinado porcentaje basado en el monto total de la póliza y debe ser cumplido antes de que el seguro empiece a pagar por los daños.

Claro, esto es en un solo estado y si usted vive en otro lugar las reglas serán diferentes.

Esta incertidumbre es buena para la compañía de seguros, porque intentará aprovecharse y manifestar que no es responsable de algunos daños. Cuando muchas personas están ejecutando la reclamación de un seguro debido al paso de un huracán, la compañía de seguro está buscando limitar la cantidad real de dinero que realmente debe. Esto causará que ellos rechacen reclamaciones y otorguen bajas ofertas incluso cuando ellos no deberían.

Por tal razón es crucial leer minuciosamente la póliza de seguro, teniendo claro lo que cubre y si requiere otra póliza por separado. Esto es también importante ya que, si la compañía de seguro rechaza su reclamación u otorga una baja oferta, usted sabrá que están siendo deshonestos.

Tácticas de las compañías de seguros

Aquí se describen algunas tácticas que las compañías de seguros usarían para hacer que el reclamo de dinero sea más complicado:

  • Negar incluso que existe un cubrimiento del seguro.
  • Negar su reclamación porque esta es excluida o parcialmente excluida conforme a su póliza.
  • Rechazar alguna parte de su reclamación.
  • Demorar el proceso, ajuste o el pago de su reclamación, sin razón justa.
  • Hacer declaraciones engañosas o falsas hacia usted.
  • Rehusar el pago bajo una cobertura (póliza) e intentar forzarlo a consolidar el cubrimiento de otra póliza.
  • Tratar de rebajarle con subvaloradas estimaciones, ofertas o pagos.
  • Decir que usted no necesita a un abogado para resolver la reclamación.
  • Requerir un comunicado por escrito de cualquier reclamación adicional como condición de acuerdo o forma de pago de su reclamación.
  • El cheque de pago de la compañía de seguros o la carta que acompaña a esta, usa términos como “total” o “final” cuando razonablemente usted piensa que tiene una reclamación suplementaria o adicional por la pérdida.

Si usted se encuentra con cualquiera de estos problemas, o alguna otra disputa con su compañía de seguros, manejar la situación por su propia cuenta podría costarle más tiempo y ser dificultoso. Si usted no tiene los ahorros para hacer las reparaciones por usted mismo, el dinero del seguro es esencial para poder empezar la reconstrucción. Alternativamente, usando los ahorros que usted ha trabajado durante toda su vida para reparar el daño causado por el huracán, afectará la habilidad para pagar por la educación de su familia o incluso para tomar las vacaciones que se merece.

Aunque este no será el caso, porque la compañía de seguros muy probablemente le debe su dinero. Si usted experimenta alguno de los problemas anteriormente mencionados por parte de su compañía de seguros no dude en contactarnos para una evaluación gratuita y sin riesgo de su caso. Estamos aquí para ayudar a que las compañías de seguros sean responsables y darle la oportunidad de que usted pueda continuar con su vida.

Comments

comments